Acciones virtuosas – Prensa Libre

El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Día a día y a lo largo de los años hay acciones positivas que, quizás por repetición, forman parte de rutinas, virtuosas sí, pero desapercibidas en el maremoto de coyunturas, precipitaciones y capítulos políticos de la historia. Tales actos, quizás pequeños, quizás personales, quizás de sólo unos momentos, marcan vidas y futuros, es decir, décadas completas. La corrección oportuna de un padre, los consejos de una madre, preparar una comida con cariño, explicar que un maestro repite al alumno que no ha entendido completamente un concepto son aspectos destacados e importantes.

Y si bien las interacciones formativas y emocionales son tan importantes en la realidad familiar diaria, el impacto es mucho más encomiable en los casos en que una persona decide dedicar su vida a servir a los niños y jóvenes que han perdido a sus familias biológicas, que es lo que se vive en los Niños SOS. Sistema de Aldeas, entidad que opera en el país desde hace 45 años.

Sin intereses políticos ni mecenazgos, sin ideología que no sea el amor, esta entidad asistencial ha salvado la vida de miles de niños y jóvenes a los que ha brindado cobijo, alimento, vestido, educación y, sobre todo, el ambiente más armonioso. como una familia, para que crezcan con plenitud y valores. A la luz de estos hallazgos, las historias de adultos que vivieron su niñez en estos programas y que ya criaron a sus propias familias, que trabajan, producen y contribuyen a esfuerzos que de otra manera sería poco probable que existieran en otras circunstancias. No es la única institución que ofrece este tipo de apoyo a niños y jóvenes. Hay muchos otros que operan eficazmente con discreción y humildad, a pesar de las dificultades.

Los procesos constructivos no se limitan a la paternidad o la educación. A nivel comunitario, también hay ejemplos de diálogo renovado y decidido. Estas iniciativas están impulsadas por convicciones de responsabilidad ciudadana, visiones de un futuro sostenible y objetivos específicos de beneficios productivos, culturales, turísticos y de integración social.

Un ejemplo de estos esfuerzos son los talleres de inteligencia colectiva que integran a actores de la sociedad civil, empresarios, autoridades municipales, activistas deportivos y promotores turísticos, con el fin de desarrollar un proyecto de ciclovía global que conecte pueblos y municipios cercanos a Antigua Guatemala, para que la ciudadanía pueda ir en bicicleta. todos los días, ya sea para recreación o para ir al trabajo. El plan aún tiene varios aspectos pendientes, pero un objetivo claro: generar transformación en la vida urbana de decenas de miles de personas. La clave está en este diálogo entre sectores que encuentran acuerdos y se comprometen con ellos. Aquí radica la importancia del modelo que podría aplicarse para resolver otros desafíos.

Las diferencias de opinión o perspectiva no son el problema, son el desafío. La apertura a la búsqueda de soluciones para el bien común y una transformación visionaria no es un desafío, sino una necesidad. Las divisiones y los prejuicios ya no son un medio, salvo para quienes no quieren que esta familia, es decir, este país, avance.