"Argentina no es un pueblo que respetemos"

«Argentina no es un pueblo que respetemos»

El canciller nicaragüense Denis Moncada Colindres volvió a llamar al gobierno argentino un «instrumento del imperialismo norteamericano» y reafirmó que el régimen de Daniel Ortega no apoyaría la administración del peronista Alberto Fernández, ex aliado político de la región, para que asumiera en 2022 la presidencia pro tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

Moncada acusó a Argentina de «violar nuestra dignidad» al supuestamente idear, con el gobierno de Estados Unidos, «una estrategia para violar y negar la soberanía» de Nicaragua. Para que el país sudamericano «se atreviera a inmiscuirse en nuestros asuntos», declaró el Ministro de Relaciones Exteriores de Nicaragua en referencia a las críticas a las constantes violaciones a los derechos humanos cometidas en Nicaragua.

«El gobierno de Argentina no es un pueblo que respetemos, ha contradicho, negado, las bases de Celac, con declaraciones públicas de su presidente y canciller, informando con gran ruido mediático, que» están trabajando con Estados Unidos para resolver el situación en Nicaragua ”, subrayó Moncada durante la VI Cumbre Celac que se realizó este sábado en la Ciudad de México.

El régimen de Ortega se ha negado a aceptar el llamado de la comunidad internacional para poner fin a las violaciones de derechos humanos por ser víctima del intervencionismo. Incluso hace meses, el régimen llamó a sus embajadores en Argentina, Colombia, Costa Rica y México para consultas.

Por su parte, el canciller argentino, Felipe Solá, rechazó las acusaciones de su homólogo nicaragüense y argumentó que uno de los principios de la política exterior de su país es el de la no injerencia en los asuntos internos de otras naciones.

“Argentina no ha apoyado ninguna de las iniciativas 2020-2021 destinadas a aislar al gobierno de Nicaragua. No lo convencimos de que ese no es el camino ”, dijo Solá.

El canciller argentino dijo que su país, al igual que México, no estaban a favor de la posibilidad de que Nicaragua fuera suspendida de la Organización de Estados Americanos (OEA).

“Tenemos políticas coordinadas con nuestro país hermano, México, y queremos ser claros al respecto. Hubo un intento no hace mucho por parte del Secretario General de pedir la suspensión del país (de la OEA) e hicimos todo lo posible para que no prosperara y lo hace ”.

Criticas a Nicaragua, Venezuela y Cuba

La reunión de Celac estuvo marcada por las críticas de algunos líderes por la participación del presidente venezolano Nicolás Maduro y por la falta de democracia en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El presidente uruguayo Luis Lacalle, por ejemplo, cuestionó directamente a Cuba, Venezuela y Nicaragua, y dijo que no se puede ser complaciente «cuando no hay democracia plena, se utiliza la separación de poderes y el aparato estatal para reprimir a los disidentes y encarcelar a los opositores».

Como parte del proceso electoral en Nicaragua, el régimen de Ortega encarceló y procesó a 36 opositores y profesionales independientes por los delitos de «conspiración» y «lavado de dinero», entre ellos siete candidatos presidenciales.

Por su parte, la Cancillería colombiana dijo en un comunicado que el país desconocía el «poder de facto que ejerce Nicolás Maduro en Venezuela luego de las elecciones presidenciales del 20 de mayo de 2018» y expresó su «rechazo a su participación en la VI Cumbre». de Jefes de Estado y de Gobierno de Celac «.

En respuesta, Maduro dijo que «hay que pasar la página de la división que se ha apoderado en América Latina, del acoso a la revolución bolivariana y ahora del acoso implacable a la revolución cubana y nicaragüense, este no es el camino», declaró.

Maduro desafió a los presidentes uruguayo y paraguayo a fijar «la fecha y el lugar para un debate» sobre la democracia.

Integración regional

Los jefes de Estado también discutieron una posible integración política y económica para enfrentar la crisis que dejó la pandemia del coronavirus, la urgencia de la solidaridad regional y el papel de la Organización de Estados Americanos (OEA).

VI Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac). Foto: EFE

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, propuso en su discurso de bienvenida al evento «construir en el continente americano algo parecido a lo que fue la comunidad económica que dio origen a la actual Unión Europea» e insistió en que para lograrlo , deben consensuar tres temas fundamentales: no intervención y autodeterminación de los pueblos, cooperación para el desarrollo y ayuda mutua para luchar contra las desigualdades y la discriminación.

Por otra parte, el presidente de Bolivia, Luis Arce, fue el primero en alzar la voz contra la OEA al asegurar que esta organización «no funciona» y exigió una organización «que funcione con prácticas democráticas y que responda a la realidad apoyando la soberanía de los países y sin injerencias ”. Instó a los miembros del bloque a fortalecer a Celac para abordar las deficiencias de la OEA.

Por otro lado, Mario Abdo Benítez, presidente de Paraguay, defendió el rol de la OEA al declarar que esta organización y la propia Celac «reflejan la integración de los países» y deben ser fortalecidas para que la región se fortalezca.

En ese mismo sentido, Luis Lacalle, presidente de Uruguay, destacó que la Celac no significa que esté “en desuso” la participación de la OEA y señaló que aunque es criticable también es materia de cambio y representa una oportunidad para resaltar lo bueno y criticar malo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *