Michelle Bachelet

Bachelet insta a Ortega a liberar a los presos políticos «de forma inmediata e incondicional»

GINEBRA-. El 13 de septiembre, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, denunció el creciente asedio a las libertades en Nicaragua en vísperas de las elecciones del 7 de noviembre, con al menos 36 detenciones arbitrarias desde mayo, invalidaciones de candidaturas y cancelación de partidos políticos. .

Los nicaragüenses, subrayó Bachelet, tienen derecho a postularse a la presidencia, a participar de la campaña, y los medios deben cubrir el proceso, pero «nada de eso está pasando», lamentó. Su informe actualizado sobre ese país a la Comisión de Derechos Humanos. Derechos. Consejo de Naciones Unidas.

La alta comisionada indicó que a los 20 detenidos, en relación con las elecciones que ya había denunciado en junio, se sumaban otros 16, «entre políticos, defensores de derechos humanos, empresarios, periodistas y líderes campesinos o estudiantiles».
Entre los últimos 16 detenidos, hay siete personas que habían expresado públicamente su deseo de postularse para la presidencia de Nicaragua.

«La mayoría de estas personas han estado privadas de libertad hasta por 90 días, incomunicadas y algunas en régimen de aislamiento, sin que las autoridades hayan confirmado oficialmente su paradero a las familias», dijo el alto comisionado, quien también denunció posibles casos de tortura y malos tratos contra algunos. de ellos.

Durante las audiencias de estos detenidos, muchos acusados ​​de conspiración, acceso a familiares, a una prensa independiente y «en la mayoría de los casos, a abogados de confianza», agregó Bachelet.
El expresidente chileno también recordó que desde mayo se han cancelado tres partidos políticos, el último de ellos Ciudadanos por la Libertad (CxL) el pasado mes de agosto, «invalidando sus candidaturas sin poder presentar su defensa».

Bachelet subrayó, por su parte, que los ataques a la libertad de expresión se han intensificado, como lo simboliza el hecho de que el 12 de agosto el diario La Prensa anunciara el cese de su edición impresa por retención de papel por parte de las autoridades aduaneras.

«Un día después, la Policía Nacional y la Fiscalía allanaron sus instalaciones, incautaron bienes materiales y luego detuvieron a su director general», dijo al Consejo de Derechos Humanos.

En este contexto, Bachelet instó al gobierno de Daniel Ortega a «detener las persecuciones contra la oposición, la prensa y la sociedad civil», y «liberar de manera inmediata e incondicional a más de 130 personas detenidas desde abril de 2018», según los periodistas humanos. denuncias de derechos. Organizaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *