El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Bukele, el rey

En El Salvador, Nayib Bukele está dando los pasos necesarios para perpetuarse en el poder, como lo han hecho tantos otros dictadores populistas en América Latina. Aunque lo siento mucho por los salvadoreños, debo decir que lo que más me preocupa es que, según diversas encuestas, a muchos guatemaltecos les gustaría que alguien como Bukele gobernara nuestro país. Al parecer, no hemos aprendido nada de la historia. Lo peor es que ni siquiera tienes que remontarte demasiado en la historia, solo mira lo que ha sucedido en Venezuela en las últimas dos décadas o lo que está sucediendo en Nicaragua ahora mismo. Para saber que ninguna gente termina bien con un dictador. ¿Es esto lo que muchos quieren para Guatemala?

Hasta ahora, los presidentes salvadoreños no podían renovar sus mandatos consecutivamente, sino que debían esperar dos períodos, o 10 años.

Sin embargo, Bukele tomó las medidas necesarias para su incorporación. Aprovechando la mayoría absoluta que obtuvo su partido en la Asamblea Legislativa, pasó a la Sala Constitucional nada más tomar posesión de sus diputados. A partir de ahí, no esperó mucho para atacar. La semana pasada, aprovechando un caso de pérdida de nacionalidad, la Sala Constitucional argumentó con dureza «reinterpretar» la Constitución, dictaminando que el período durante el cual se aplica la limitación de «piedra» no es el que se da durante la campaña. progreso electoral, pero «el precedente», y con ello concluyó que un presidente puede ser reelegido para un segundo mandato, pero no para un tercero.

Sin conocer a fondo el marco constitucional de El Salvador, con solo leer la sentencia que aprovecharon para establecer su nueva doctrina, me parece que hay mucha manipulación de conceptos. Comparto aquí algunos párrafos de la sentencia para ilustrar la manipulación que hizo la Sala Constitucional electa por Bukele:

“Estamos en un escenario regido por una premisa básica: ‘el poder está en el pueblo’, y una cosa es cierta, es que ‘el pueblo’ cambia, que lo único cierto es el cambio. Así, vincular la voluntad popular a un texto que respondiera a las necesidades, el contexto o las circunstancias de hace 20, 30 o 40 años ya no es una garantía, sino una restricción excesiva disfrazada de «seguridad jurídica», y la actuación de representantes que Resistir al cambio de soberano, que se nieguen a escuchar la voluntad del pueblo es sin duda la mayor violación del respeto a la soberanía ”.

“… La composición de este tribunal ha cambiado en su totalidad con respecto a la composición que estaba vigente al momento de la interpretación en cuestión. En consecuencia, esta Sala por esta resolución se aparta de la jurisprudencia anterior 16… Así, se entiende por “período inmediatamente anterior” al período presidencial anterior al que se pretendía ser candidato a la Presidencia ”.

De todos modos, creo que hicieron un argumento espurio para permitir que Bukele se postulara para un segundo mandato. Hay que hacer la salvedad de que en esta sentencia se indica claramente que no puede postularse para un tercer mandato, por lo que seguramente, si Bukele triunfa y es reelegido para un segundo mandato, bastará con cambiar los miembros de la Sala Constitucional para que que pueden argumentar que pueden tomar una decisión diferente a las anteriores -como lo hicieron las actuales- y que, por tanto, ella puede postularse para un tercer mandato, y así sucesivamente. En otras palabras, vemos cómo un nuevo aspirante a dictador pone las piezas en su lugar para mantenerse en el poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *