Declaran abandono de la Fundación contra el terrorismo como demandante en el caso de compra del inmueble MP - Prensa Libre

Declaran abandono de la Fundación contra el terrorismo como demandante en el caso de compra del inmueble MP – Prensa Libre

Sergio Vega, juez del Juzgado Séptimo Penal, declaró este miércoles 1 de septiembre el abandono como peticionario de la Fundación contra el Terrorismo (FCT), en la demanda contra Mynor Lobos Agustín, por la compra de un edificio para el Ministerio Público, ubicado en la zona 5 y evaluado en 35 millones de Q.

Según el juez, la decisión fue defraudada porque los representantes de la FCT fueron advertidos antes del inicio del debate e incluso se les dio un margen de tiempo, pero ninguno de ellos se presentó.

Además, la audiencia fue suspendida porque el abogado de Lobos Agustín, quien era el representante legal de la empresa encargada de la venta del inmueble, acababa de iniciar la defensa y solicitaba tiempo para estudiar el caso. La audiencia ha sido reprogramada para el 13 de septiembre a las 8:30 a.m., fecha prevista para el inicio del juicio.

Según investigaciones de la Fiscalía General de la Diputación para Asuntos Internos, hubo irregularidades en la compra del inmueble, que se llevó a cabo durante la gestión de la exfiscal general Thelma Aldana, en octubre de 2017.

Según informó el diputado, la compra del inmueble se realizó a pesar de que no se cumplieron los requisitos de la ley de adquisiciones, además de que se señaló que no estaba presupuestado en el plan anual de adquisiciones de la la oficina del fiscal. tampoco hubo requisición dentro de la institución antes de proceder con la negociación.

La negociación para la compra del inmueble se realizó a través de la entidad Invermo Corp., la cual no se encuentra registrada, y estuvo representada por William Balz Gallardo, para lo cual se utilizó como titular a la entidad Beltram, SA encargada de la venta del edificio. medio anormal de tramitación del inmueble, cuyo representante legal fue Mynor Lobos Agustín.

Sin embargo, en 2020, la procuradora general Consuelo Porras declaró lesivo el contrato de compraventa firmado con la empresa Bertram, SA.

El caso

El 13 de septiembre de 2019 el Juzgado Undécimo Penal firmó, a solicitud del diputado, la orden de aprehensión contra Thelma Aldana, exfiscal general de 2014 a 2018, por supuestas irregularidades en la compra del inmueble en la zona 5 por 35 millones. P. Los delitos son abuso de autoridad y fraude.

La orden contra Aldana está justificada, porque ella, siendo la máxima autoridad de la diputada, tenía que velar por el cumplimiento de la ley, lo que no sucedió, dijo el fiscal Marlon Pacheco en conferencia de prensa este 13 de septiembre.

Lea también: Cinco capturados por blanqueo de capitales: así se enteró el diputado cómo trabajaban

Manifestó que la compra se realizó a pesar de que no se cumplieron los requisitos de la ley de adquisiciones y algunas conclusiones son que no hubo necesidad ni justificación antes de la compra, es decir, no estaba presupuestada en el plan anual de compras de Ni siquiera hubo una requisa dentro de la institución antes de la negociación.

La propiedad estaba en obra gris, no tenía acabados; No tenía agua propia, tenía una hipoteca de Q10 millones y el área no es segura para este tipo de instalaciones.

Lo anterior quedó registrado en las opiniones de un jefe del departamento legal, quien fue destituido de su cargo. El sucesor ha dado luz verde para concretar la compra, según la investigación.

La responsabilidad de Aldana, según Pacheco, radica en que firmó una resolución el 27 de diciembre de 2017 aprobando la compra y delegando esta gestión al gerente administrativo, lo cual es ilegal, según Pacheco.

Lea también: MP presenta denuncia por instalación de cámaras CCTV en el anexo de Feci

La negociación del MP se realizó a través de la entidad Invermo Corp., la cual no está registrada, y estuvo representada por William Balz Gallardo, para lo cual se utilizó la entidad Beltram, SA encargada de la venta del inmueble, como medio anormal de negociando el edificio, cuyo representante legal era Mynor Lobos Agustín.

Además, de acuerdo con una auditoría de la Contraloría, hubo una sobrevaloración de Q 3.5 millones en la evaluación realizada por la Sección del Departamento de Avalúos Oficiales del Ministerio de Hacienda.