Denuncian la intubación de un paciente sin autorización familiar

Denuncian la intubación de un paciente sin autorización familiar

Un paciente de 61 años ingresado el 25 de septiembre en el hospital Escuela Óscar Daniel Rosales Argüello (Heodra) de León, fue intubado sin el consentimiento de su familia, ha denunciado CONFIDENCIAL una fuente que pidió no revelar su identidad por temor a represalias.

El diagnóstico del ahora fallecido, cuyas iniciales son JROS, siempre ha sido «grave» y los médicos decidieron intubarlo luego de que padeciera fatiga respiratoria. Sin embargo, sus familiares se preguntan si no los han consultado antes.

«Carlos», como identificaremos la fuente, señaló que los familiares primero decidieron llevar al paciente al centro de salud de Fanor Urroz en Malpaisillo, y de allí lo trasladaron a Heodra por no poder atenderlo en su domicilio. . en razón de la escasez de tanques de oxígeno.

El médico de la sala del covid-19, que llamó a la familia para dar información, explicó que el estado del paciente era grave porque su respiración dependía de 15 litros por minuto de oxígeno y tenía una máscara de reservorio. El paciente ingresó en dicha habitación sin tener certeza de si era un caso positivo o no, se pregunta «Carlos».

A los pocos días de su internación, el médico indicó que el paciente había dado positivo en la PCR y que sería trasladado a la unidad de cuidados intensivos (UCI) porque su estado seguía siendo «muy grave». Desde el hospital informaron que el paciente se estaba quitando la mascarilla reservorio y su cuerpo no respondía como deseaba. Con la mascarilla llegó a la saturación 89 -y la meta era 90- y sin ella llegó a los 66, lo que significó un riesgo para su condición, sobre todo dada su edad, insistió el médico, según el relato de la fuente.

La pregunta de si el paciente había sido infectado con SARS-CoV-2 o no se debía a que no tenía síntomas respiratorios, pero de repente necesitaba oxígeno artificial. Además, ninguno de sus familiares tuvo complicaciones de salud, y aunque ya había sido hospitalizado, dio positivo, el Ministerio de Salud (Minsa) no hizo seguimiento a su núcleo familiar, aseguró «Carlos».

El médico fue interrogado por la familia cuando informó de la intubación. «(Para) cada paciente que ingresa a la zona ‘respiratoria’, se hace todo para tratar de preservar su vida, si no hubiera sido intubado ya habría muerto», respondió, precisando de inmediato que JROS ya saturaba 92% de oxígeno. y fue sedado.

El epidemiólogo Leonel Argüello explicó que el procedimiento médico fue correcto, a menos que hubiera una orden expresa familiar o personal de no intubarlo. «La intubación da un 50% de posibilidades de supervivencia y no se le puede negar al paciente esa posibilidad», dijo.

Sin embargo, la fuente sostiene que hubo un «error» cuando fue intubado sin antes consultar a la familia. El paciente falleció a las 22:00 horas del 1 de octubre y se siguió el protocolo de inhumación inmediata. La fuente denuncia que no hubo transparencia, pues al solicitar al personal de salud el resultado positivo de la prueba del covid-19 y los medicamentos que le administraron al paciente, no recibieron ningún documento, salvo el certificado de defunción.

La muerte del paciente de JROS fue causada por «choque séptico refractario, dificultad respiratoria aguda severa y neumonía adquirida en la comunidad severa», dice el certificado de defunción, donde no se menciona que fue un caso de covid-19 confirmado por una prueba. como informó «Charlie».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *