Diario nicaragüense "La Prensa" despide a más de la mitad de sus empleados por persecución a Daniel Ortega - Prensa Libre

Diario nicaragüense «La Prensa» despide a más de la mitad de sus empleados por persecución a Daniel Ortega – Prensa Libre

Ahogado por la persecución del régimen del presidente Daniel Ortega, el diario La Prensa, el más grande y antiguo de Nicaragua, anunció el despido de más de la mitad de sus empleados, entre ellos personal vinculado a editorial, finanzas, distribución, marketing, almacenes e imprenta. . prensa, para «garantizar la supervivencia», 33 días después de que la Policía Nacional allanara y ocupara sus instalaciones, mientras detenía a su director general, Juan Lorenzo Holmann Chamorro.

El diario, que es crítico con el gobierno del presidente Daniel Ortega, informó en su sitio web que la situación «lo ha obligado a tomar la dolorosa decisión de operar solo en cantidad suficiente para seguir informando desde nuestro sitio web y garantizar la supervivencia del negocio». en el área. de un ambiente hostil que nos impuso la dictadura ”.

La Policía Nacional allanó «La Prensa» el 13 de agosto para investigar sospechas de fraude aduanero, lavado de dinero, bienes y activos, un día después de que el diario anunciara la suspensión de su edición impresa porque el gobierno, a través de la Dirección General de Servicios Aduaneros, retiene su papel.

“Nuestras instalaciones, donde operan la prensa, la imprenta comercial, la redacción y las oficinas administrativas de Editorial La Prensa, permanecen incautadas y no hay indicios de que la dictadura esté dispuesta a devolverlas a sus legítimos dueños, nuestro director gerente. permanece detenido y por el contrario, ha sido absurdamente acusado del delito de «blanqueo de capitales» y se han congelado las cuentas de la empresa «, detalló el diario.

El gerente de «La Prensa», detenido en la madrugada del 12 de agosto, fue imputado por el Ministerio Público el 11 de agosto por el delito de «lavado de dinero, bienes y activos, en perjuicio del Estado de Nicaragua y la sociedad nicaragüense».

El directorio del periódico ha garantizado que los empleados despedidos recibirán sus beneficios legales, aunque no informó el número de personas que han estado en paro, han asegurado fuentes cercanas a los medios.Emplea alrededor de 110 empleados, incluidos 11 periodistas.

Lea también: Estados Unidos denuncia «autoritarismo» en Nicaragua y advierte de este riesgo en Centroamérica

Algunos de los trabajadores afectados confirmaron haber recibido sus cartas de despido, en las que «La Prensa» explica que la decisión fue tomada luego de acciones del gobierno contra la empresa.

La crisis del diario se produce en medio de lo que algunas organizaciones, como el Colectivo Nicaragüense de Derechos Humanos Nunca Más, han calificado de «represión a periodistas y medios independientes», a menos de dos meses de las elecciones parlamentarias en las que Ortega busca la reelección.

“Hace 42 años titulamos ‘Fueron los que fueron enterrados’, cuando el somocismo intentó acabar con La Prensa asesinando a nuestro director mártir, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal. Hoy esta otra dictadura despiadada está tratando de destruirnos de nuevo, pero como sucedió con la dictadura de Somoza hace más de 40 años y con la primera dictadura sandinista hace 30 años, La Prensa l ‘llevará a contar la caída de Ortega ”, concluyó el diario. .

Historia de la represión

La Prensa fue fundada en 1926 y ha sido protagonista de los principales hechos que han marcado la historia reciente de un país tan convulso como Nicaragua. La dictadura de Somoza, que gobernó la nación caribeña durante más de cuatro décadas, ordenó en 1978 el asesinato de su director, el periodista Pedro Joaquín Chamorro, la voz más crítica contra el régimen.

También cerró el periódico en varias ocasiones y lanzó artillería de la Guardia Nacional y fuerza aérea contra su cuartel general en junio de 1979, pocas semanas antes de que la dinastía fuera derrocada por las guerrillas del Frente Sandinista.

Lea también: «Me persiguen por mi novela»: Sergio Ramírez denuncia en Madrid el exilio forzado que le impuso Daniel Ortega

El gobierno revolucionario de los ochenta también asedió el periódico, que sufrió censura y bloqueó el suministro, y cuyos periodistas fueron objeto de represión. Una historia que se repite desde 2007, cuando Ortega regresó al poder e impuso el hostigamiento a medios y periodistas como política de Estado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *