Dosis diaria de salud mental y su importancia para cuidarla - Prensa Libre

Dosis diaria de salud mental y su importancia para cuidarla – Prensa Libre

Hablar de salud mental fue un tema marcado por prejuicios y secretos que despertaban sentimientos de malestar y vergüenza. Hoy, veo que se han logrado grandes avances en la sensibilización sobre este tema. Además, la pandemia ha permitido medir la relevancia de la salud mental en nuestras vidas. Si bien todavía queda mucho trabajo por hacer, ahora nos enfrentamos a otro desafío: ¿cómo y qué debo hacer para estar mentalmente sano?

Comencemos con lo básico, según la Clínica Mayo, la salud mental es el bienestar general de cómo pensamos, regulamos nuestros sentimientos y nos comportamos. Para la Organización Mundial de la Salud, OMS, la salud mental es un estado de bienestar en el que una persona expresa sus capacidades y es capaz de afrontar las tensiones de la vida normal, trabajar de forma productiva y desempeñarse bien. Contribuir a su comunidad.

Los trastornos mentales, neurológicos y por abuso de sustancias representan el 10% de la mortalidad y el 30% de las enfermedades no mortales. La depresión es la principal causa de discapacidad en todo el mundo. (Cifras de la Organización Panamericana de la Salud 2020).

Me gustan las definiciones y los números, pero eso siempre nos deja con las preguntas: ¿cómo, qué debo hacer, cuándo, cuánto?

En primer lugar, la salud mental es un resultado, no un proceso. Para entenderlo mejor, los invito a pensar en la salud bucal. Todos sabemos que la salud de nuestros dientes y encías es importante. Pero lo más importante, todos conocemos las “prácticas de higiene bucal” que debemos aplicar a diario: cepillar los dientes, usar hilo dental y enjuague bucal, y visitar al dentista periódicamente.

Los invito a reflexionar sobre las “prácticas de higiene mental”. Un kit básico de tres prácticas diarias, sencillas y gratuitas. Para empezar, recomiendo crear un espacio, lugar y tiempo seguros que puedan ser tan cortos como 10 minutos o tan largos como sea necesario.

  • El propósito principal de nuestras emociones es sentirse. Reprimir las emociones hace que se acumulen y nos enfermamos. Empezar a familiarizarnos con lo que sentimos y en qué parte del cuerpo lo sentimos nos permite liberarnos de esta presión interna y evitar el aburrimiento emocional. También nos permite perder el miedo a nuestras emociones.
  • No todo lo que pensamos es verdad. Todo lo que pasa por nuestras mentes no son «nuestros» pensamientos. Mirar nuestro diálogo mental como si estuviéramos escuchando una radio nos permite encontrar un espacio de claridad mental y elegir qué pensamientos nos funcionan y cuáles dejar ir.
  • Identificar a las personas con las que realmente nos sentimos conectados. y sentimos la libertad de ser auténticos. Reconocer esto y dedicar tiempo a estas relaciones nos da una dosis de conexión que hace maravillas en nuestra salud mental.

Julita Alonzo

Sobre todo, los invito a tener curiosidad. Hay miles de recursos gratuitos que proporcionan valiosos conocimientos y práctica. Cual funciona para ti?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.