Esperan que la quiebra de Wang Jing entierre la concesión del canal en Nicaragua

Esperan que la quiebra de Wang Jing entierre la concesión del canal en Nicaragua

La expulsión de Wang Jing y el grupo Xinwei de la Bolsa de Valores de Shanghai –Y la quiebra económica que esto implica– debe llevar a la reflexión a Daniel Ortega, opina el director del Movimiento Campesino, Nemesio Mejí, por quien Ortega también debería pedir disculpas a la nación, por creer en las fantásticas historias que le contaba el asiático, y por causar tanto sufrimiento a los campesinos nicaragüenses.

En junio de 2013, convencido por su propio hijo y asesor presidencial para inversiones, Laureano Ortega, el dictador hizo que sus diputados en la Asamblea Nacional aprobaran la llamada ley del «canal», que otorgó una concesión a Wang Jing, para construir un canal interoceánico. . en todo el territorio nacional, así como otras obras afines, lo que le permite expropiar todos los terrenos requeridos por el proyecto.

Nemesio Mejía, director del Consejo Nacional para la Defensa de nuestra Tierra, Lago y Soberanía, también llamado “Movimiento Campesino”, dijo en una entrevista con el programa Esta noche, que solo se transmite en línea debido a la censura televisiva de la pareja gobernante nicaragüense, que Ortega «cometió muchos errores».

“Es prudente que admitas que te equivocaste. Que tu gobierno estaba equivocado. Que sus asesores lo mandaron a equivocarse, y ahora debe rectificar, mandando a derogar esta ley, que eso es lo mejor para él, no solo para el mismo Ortega y su gobierno, sino para todo el país y la región ”, dijo. adicional.

“Cuando las cosas empiezan mal, terminan mal. Bueno para el sector campesino, que se oponía al canal; malo para el gobierno porque lo engañaron. El sector campesino le dio una silla a Ortega. El gobierno debe ser humilde, y reconocer que se equivocó con un extranjero que lo robó, y que si no se robó a los campesinos es porque nos opusimos, pero le robó al estado … y dejó las cosas mal, por eso el gobierno debe responsabilizarse de sus fallas ”, insistió.

“Nos mantenemos organizados. Seguimos resistiendo y no permitiremos que nuestras tierras y la soberanía nicaragüense sean entregadas a manos desconocidas y a nadie. Nicaragua es de los nicaragüenses ”, dijo.

Mérito al coraje campesino

El anuncio de la aprobación de la ley del canal, con su amenaza de expropiar tanta propiedad como fuera necesario -aunque fuera del área cedida- generó una ola de desacuerdos que afectó principalmente a los sectores campesinos, al constatar que existía riesgo de desarraigo, hasta el punto de organizar un centenar de marchas contra la iniciativa judicial impulsada por Ortega.

Mejía cree que “el sector campesino jugó un papel muy importante, porque le dio vida a Nicaragua cuando nos opusimos a algo ilegal, que no iba a funcionar, y tomamos esa soberanía de Nicaragua, que el gobierno había cedido a un desconocido”.

«Por eso, quién se lo merece, y no hablo de Nemesio, ni de Medardo [Mairena], pero humildes campesinos que dejaron los últimos rincones de Nicaragua, para ir a manifestarse. Me refiero a ellos. A las mujeres que se quedaron para cuidar a los niños, las propiedades, las cosas, cuando el marido fue a manifestarse ”, declaró.

El jefe campesino cree que han hecho su trabajo, como el periodismo de nica que «la noticia del movimiento que hemos hecho nosotros los campesinos, pero el que se equivocó se llama Daniel Ortega, y debe admitir su error», así como los diputados del PLI que votaron a favor de esta ley, «Y ahora están jugando como demócratas», dijo. .

Si bien la concesión sigue vigente, Mejía excluye que tenga algún uso, porque «no tiene vigencia, sobre todo cuando se tiene un país desmantelado, una economía trastornada, una comunidad internacional que ya no reconoce los proyectos de Daniel Ortega, y en el país agobiado por covid – 19, con el nivel más bajo de inmunización ”del continente.

“Significa que el gobierno de Nicaragua no puede pensar en un proyecto. Se acabó para él y para Nicaragua. Claro que se va a redactar la ley, pero también creo que un gobierno democrático tendrá que borrarla del mapa, porque al final, un canal por Nicaragua, según estudios, no nos conviene ”, dijo.

Reorganizar el movimiento campesino

Después de lo que parece ser el golpe final a los asuntos de Wang, llevado por la Bolsa de Valores de Shanghai, la comunidad anticanal nicaragüense, liderada por el movimiento campesino, puede enorgullecerse de haber cumplido su misión, sin necesariamente ser ‘hora de disolverse’. Al contrario, están trabajando para desarrollarse, incluso en Centroamérica.

Mejía dijo que el Movimiento Campesino sigue fortaleciendo sus bases, aunque las cosas son diferentes, no solo porque parte de su liderazgo está fuera del país, y los de adentro no pueden ni salir a caminar, sino también porque quieren extender la organización con el campesinos, que no viven en las zonas que habría sido usurpadas por Wang Jing, sino también con sus compañeros del istmo.

El movimiento se está reorganizando, ampliando la obra a bases territoriales, “no solo a las de la ruta del canal, sino también extendiéndose a otros departamentos en los que estamos presentes. El movimiento debería haberse extendido antes, porque los campesinos están por todas partes ”, recordó.

Y este “en todas partes” es algo más, mucho más que solo Nicaragua.

Argumentando que la construcción del canal perjudicaría a todos los países de la región de diversas formas, Mejía, que reclama el honor de ser «el movimiento más importante y organizado de América Latina», reconoce que «tenemos más responsabilidades», entre las cuales comprende, sumando a sus hermanos de Centroamérica.

“Estamos tratando de acercarnos a otros movimientos campesinos en Costa Rica, Honduras, Guatemala y El Salvador. Estamos avanzando, porque debe haber un bloque de campesinos a nivel centroamericano, y no pensar solo en un bloque de campesinos en Nicaragua. Los problemas de la región conciernen a todos los campesinos, y es posible que necesitemos la sabiduría, la experiencia de otros países, para desarrollar el campesinado en Nicaragua ”, reconoció.

“Hasta 2013, el campesino no existía en Nicaragua, excepto para trabajar la tierra, pero desde esa fecha hasta este momento, el sector campesino es una línea muy importante para el país”, que ha ganado el reconocimiento de los nicaragüenses, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.