Estado de Nicaragua ignora audiencia de la Corte Interamericana que pide la liberación de cinco presos políticos

Estado de Nicaragua ignora audiencia de la Corte Interamericana que pide la liberación de cinco presos políticos

Familiares y defensores de derechos humanos denunciaron ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH), durante una audiencia pública de supervisión, que el Estado de Nicaragua «no respetó» las medidas provisionales otorgadas por este tribunal a favor de los presos políticos Juan Sebastián Chamorro, Félix Maradiaga, Tamara Dávila, José Adán Aguerri y Violeta Granera y, por el contrario, los acusó de diversos delitos sin darles acceso a una defensa adecuada.

La Corte Interamericana había ordenado al Estado nicaragüense la liberación “inmediata” de los cinco beneficiarios de las medidas provisionales. Además, se les pidió que adoptaran medidas para proteger eficazmente su vida, su integridad personal y la de sus familias. Sin embargo, la respuesta del Estado hasta el momento ha sido la acusación formal contra los cinco beneficiarios por delitos de “conspiración”, sin que la defensa elegida por sus familiares tenga acceso a ella.

La Comisionada Antonia Urrejola, Presidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Relatora para Nicaragua, denunció ante la Corte Interamericana que el Estado de Nicaragua «no respetó» ninguna de las medidas otorgadas por esta Corte, señalando que «Los beneficiarios continúan privados de su libertad, en condiciones iguales o peores que las que motivaron el otorgamiento de las medidas de protección».

Asimismo, destacó que el Estado de Nicaragua “no ha brindado información específica sobre sus actuales condiciones de detención ni la ubicación exacta de su paradero, ni sobre las medidas tomadas para proteger sus derechos en riesgo; por el contrario, han persistido en su detención y en el aislamiento total de estas personas, que incluye el aislamiento con sus familiares y representantes legales ”.

La abogada Vilma Núñez, presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), dijo que las condiciones actuales de aislamiento y el desconocimiento de la suerte corrida por los cinco beneficiarios reúnen todas las características de las «desapariciones forzadas». Además, expresó que el estado de salud en el que pueden encontrarse los beneficiarios es «preocupante», ya que «la mayoría de ellos padecen enfermedades crónicas adquiridas durante el parto».

La jueza Elizabeth Odio Benito, Presidenta de la Corte Interamericana, quien fue la encargada de presidir la audiencia, destacó la ausencia del Estado de Nicaragua, lamentando su «no comparecencia».

Cenidh subrayó que esta ausencia “reafirma el incumplimiento de estas medidas y su obligación de informar a la Corte de la suerte y situación de los beneficiarios”.

Los familiares piden «prueba de vida»

Los familiares de los cinco presos políticos expresaron ante la Corte su preocupación por las condiciones físicas, psíquicas y de salud en las que pueden encontrarse sus familiares presos. Bertha Valle, esposa de Félix Maradiaga, en medio de las lágrimas, pidió a la Corte Interamericana exigir que el Estado nicaragüense dé «prueba de vida», porque durante más de dos meses que han estado presos, no han podido. No los ven, no los ven, dan información sobre su estado de salud, no los dejan ir sin medicación y solo obtienen agua en las tres comidas.

Carolina Jackson, hija de José Adán Aguerri, pidió que «muestren» a su padre ya los demás presos políticos, encarcelados durante los últimos tres meses, porque desde que estuvo detenido «no sabemos nada de él, tememos por su salud».

En tanto, Javier Hidalgo, hermano de Tamara Dávila, aseguró que como padres viven en constante ansiedad por la condición de sus presos políticos. El hombre dijo que la hija de Dávila había tenido episodios de ansiedad e incluso preguntó «si su madre está muerta» porque no podía verla.

Julio Sandino, hijo de Violeta Granera quien se encuentra en el exilio por constantes amenazas de muerte en su contra, denunció el estado de salud de su madre, aunque no le dejaron ver «la alarma», ya que la policía les pidió «ansiolíticos» y Temía que esto se debiera al deterioro de la salud.

«Queremos ver a nuestra madre, saber cómo está y dónde está, que se respeten sus derechos humanos», exigió.

Solicitan ingreso a la CIDH en Nicaragua

El Comisionado Urrejola instó a la Corte Interamericana a «reiterar al Estado de Nicaragua su deber de implementar las medidas en todos los términos establecidos por la Corte». Además, le pidió que se pronuncie “sobre la solicitud de la Comisión de requerir al Estado que autorice tanto a una delegación de la Comisión como de la Corte Interamericana a ingresar a territorio nicaragüense, para que ‘puedan verificar la implementación de estas medidas y buscar su eficacia ”.

En consecuencia, Carlos Quesada, director de Raza e Igualdad, solicitó a la Corte Interamericana que «»emitir resolución indicando la falta de implementación de las medidass, reconocer la detención y desaparición forzada de los beneficiarios, ordenando una vez más al Estado su liberación inmediata ”.

También solicitó que, mientras se libera a los beneficiarios, se solicite al Estado que “informe sobre el estado de salud y las condiciones en que se encuentran; poner fin al aislamiento, garantizando visitas a sus representantes y visitas a sus familiares; y garantizar el acceso a los expedientes judiciales ”.

Quesada destacó la importancia de exigir al Estado que garantice «el respeto al derecho a la vida, a la integridad personal ya la salud física y mental de los beneficiarios de dichas medidas».

Manifestación ante la Corte Interamericana

Mientras se realizaba la audiencia virtual de la Corte Interamericana, sobre el respeto a las medidas otorgadas a los cinco presos políticos, un grupo de exiliados nicaragüenses se manifestaba frente a la sede de este tribunal en San José, Costa Rica, exigiendo la libertad de todas las personas que el régimen de Daniel Ortega injusta y arbitrariamente mantiene presas en las distintas cárceles del país.

Los exiliados nicaragüenses en las afueras de la Corte Interamericana en Costa Rica exigieron la libertad de los más de 140 presos políticos detenidos por el régimen de Daniel Ortega. Foto: Elmer Rivas / Confidential.

Hansel Vásquez, preso político del régimen de Daniel Ortega, indicó que conocían esta apreciación hecha por la Corte Interamericana, porque consideran que «es importante decirle al mundo, decirle a esta Corte, que ‘Ortega está culpables de todos los crímenes de los imputados, del encarcelamiento arbitrario de tantos nicaragüenses, de torturas, por eso es importante que tomen acción en este asunto ”.

Maryorit Duarte, integrante de la Unidad Nacional Azul-Blanca (UNAB), dijo que protestaba para exigir «la liberación de todos los presos políticos». Además, explicó que eligieron la sede de la Corte Interamericana para «presionar estas demandas de libertad y alzar la voz por nuestros hermanos secuestrados por la dictadura» Ortega-Murillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.