Masacre de indígenas en Bosawás Nicaragua

Estado guarda silencio ante otra masacre de indígenas en la reserva Bosawas

Al menos trece personas fueron asesinadas en una nueva masacre perpetrada por colonos contra los indígenas mayangnas y miskitos, en la reserva de la biosfera Bosawas, en la noche del lunes 23 de agosto, denuncia organizaciones de defensa de los pueblos indígenas y ambientalistas. Sin embargo, siete días después del crimen, la Policía Nacional aún no ha pronunciado declaración, a pesar de que se conoce que ya ingresó una comisión a la zona para investigar.

El Centro de Asistencia Legal para Pueblos Indígenas (CALPI) explicó, luego de la denuncia recibida por los indígenas Mayangnan, que el número de víctimas aún es impreciso, ya que hay entre 11 y 16 personas. El joven Albert Hernández Palacios, enterrado el 26 de agosto, y Armando Pérez Medina, de 48 años, de la comunidad Mayangna Sauni As, fueron los únicos identificados.

CALPI también denunció que durante el ataque “los cuerpos de dos mujeres indígenas fueron agredidos sexualmente frente a las otras víctimas y quedaron desnudas; un KG inicial de 31 años, cuyo cuerpo también fue desmembrado; y la otra mujer, de 42 años, con las iniciales BC, cuyo esposo fue asesinado frente a ella ”, indica en un comunicado publicado con la poca información que lograron recabar, desde la masacre ocurrida en el cerro Kiwakumbaih, Mayangna. Territorio Sauni.

Los indígenas aseguraron a CALPI que los responsables del ataque fueron la banda “Kukalón”, integrada por 40 o 100 hombres, que no son nativos y que portaban “armas de guerra”. El grupo está liderado por Isabel Meneses, alias Chabelo, a quien la policía ha señalado como responsable de los delitos de homicidio, lesiones, incendio premeditado y daños. contra la comunidad de Alal, ocurrido el 29 de enero de 2020. En este ataque, según la confirmación de los indígenas, hubo cuatro muertos, dos heridos y doce casas incendiadas. La policía aseguró que no hubo muertos.

El ambientalista Amaru Ruiz, director de la Fundación del Río, explicó que el ataque ocurrió en un cerro histórico, considerado sagrado para los pueblos indígenas y reconocido como un lugar de caza y pesca tradicional. “Es un sitio en el corazón de la reserva de Bosawas. Está a unas siete horas de la comunidad de Alal, donde tuvo lugar el otro ataque en enero de 2020.

Ruiz explicó que KiwaKumbaih había sido tomado por colonos armados para desarrollar la minería artesanal, pero fueron desalojados en noviembre pasado por miembros de la comunidad, y luego un nativo fue asesinado en represalia.

Cuatro ataques en un año

CALPI enfatiza que los pueblos indígenas han sido víctimas sistemáticamente de los ataques de los colonos. Hasta ahora, solo en 2021, la reciente masacre marca el cuarto ataque.

La organización precisa que el 22 de enero en la comunidad de Karah Wilú, en el Cerro Tubuyna, tres guardabosques indígenas resultaron heridos por armas de fuego de gran calibre; El 4 de marzo, en la comunidad de Kimakwas, dos miembros de la comunidad resultaron heridos; y el 10 de mayo en la comunidad de Silamwas, otros dos miembros de la comunidad fueron agredidos.

«Estos ataques se suman a otros incidentes de amenazas e intentos de asesinato y secuestro por parte de colonos armados en otros territorios indígenas», dice el documento.

María Luisa Acosta, coordinadora de CALPI, explicó que la impunidad prevalece en las masacres contra los pueblos indígenas, lo que significa que los ataques continúan ocurriendo, mientras las víctimas se encuentran en extrema vulnerabilidad.

El Estado no se ha pronunciado sobre este nuevo ataque, que, en primer lugar, tiene la obligación de prevenir su ocurrencia. Si esto sucede, como sucede, está obligado a investigar a fondo, de forma independiente, porque las víctimas tienen derecho a la verdad. Debe procesar los casos e indemnizar plenamente a las víctimas.

“Aquí vemos que el estado está fallando en todo; proteger, investigar, juzgar y asegurar la no repetición de estos hechos, que son crímenes de lesa humanidad porque se llevan a cabo con armas de guerra contra grupos humanos de la población civil indefensa; son asesinatos, son torturas ”, dijo Acosta.

Análisis de datos CONFIDENCIALES de informes de ataques En los últimos años, confirma que, desde abril de 2018 hasta enero de 2021, las invasiones de colonos se han incrementado, desde un puesto sangriento que ya deja a 17 indígenas asesinados, sin que hasta el momento se conozca la detención o condena de los responsables.

No más condena por masacre

Este nuevo ataque también fue condenado por el Centro de Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan), que también denunció que la situación de violencia en los territorios indígenas persiste sin que el Estado de Nicaragua «tome medidas concretas para erradicar y reducir violencia generada por terceros o colonos que han usurpado ilegalmente tierras indígenas, dejando impunemente estos atroces hechos ”, dice un comunicado.

Un total de trece indígenas fueron asesinados en 2020, según un informe publicado por el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), en colaboración con el Centro de Asistencia Legal a los Pueblos Indígenas (Calpi), el Centro de Justicia y Derechos Humanos de la Costa Atlántica de Nicaragua (Cejudhcan) y el Observatorio para la Protección de Defensores de Derechos Humanos (OMCT).

El documento especifica que, De 2011 a 2020, un total de 49 indígenas fueron asesinados, 49 resultaron heridos y 50 fueron secuestrados o desaparecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.