Estimular la agresión solo empeora los conflictos – Prensa Libre

Congreso incapaz de modernizar legislación - Prensa Libre

El que siembra los vientos cosecha las tormentas dice un viejo refrán que me viene a la cabeza al observar la sospechosa organización de grupos de supuestos vendedores en La Terminal, zona 4, con el único objetivo de ir a expulsar a los manifestantes de la calle Martí. En cualquier caso, un obstáculo al derecho a la libre circulación es tolerable, pero las tareas de diálogo y el posible uso de la fuerza pública incumben a las autoridades para allanar el camino, en particular en las carreteras con mucho tráfico. El derecho a manifestarse está consagrado en la Constitución, pero nunca debe infringir el derecho al trabajo y la libre circulación de personas fuera de la protesta.

Esta no es la primera vez que los inquilinos de La Terminal han mostrado una actitud de apoyo tácito al gobierno en el poder o incluso han sido instados a tomar la justicia en sus propias manos. Sucedió en 2019, cuando salieron a expresar su apoyo al expresidente Jimmy Morales, y también en 2016, cuando un alcalde de la capital, ya fallecido, ofreció entregar troncos a la gente. Vendedores para desalojar a otros comerciantes de un mercado. con el fin de evitar el control de la acción de la policía municipal.

En el presente caso, las sospechas de un movimiento brusco de autodefensa -término que recuerda amargos recuerdos de la historia nacional- apuntaban al presidente del Congreso, Allan Rodríguez, quien fue fotografiado hace unas semanas durante conversaciones con vendedores. Negó haber pedido tal apoyo, argumentando que fue una llamada de cortesía hecha a partir de una de las muchas invitaciones que recibió. Es muy bueno saber que el señor Rodríguez va donde está invitado y sin duda habrá lugares del país que anhelen su presencia, como su distrito, Sololá.

Es importante que las autoridades municipales y centrales se pronuncien con vehemencia para exigir respeto a la libre circulación, pero también para recomendar cautela a los grupos que pueden convertirse en fuerzas de choque improvisadas, porque, aunque no haya instigadores responsables, podrían retroceder. omisión de tarea. Aquí nuevamente, las autoridades de seguridad son las encargadas de manejar este tipo de situaciones y evacuar, preferiblemente a través del diálogo, las arterias bloqueadas.

Enfrentar a hermanos contra hermanos es lo que sucedió en el conflicto armado interno y una pesadilla tan mortal nunca debe volver a ocurrir en Guatemala. Colocar a un grupo afectado por bloqueos contra quienes llevan a cabo tales acciones no solo será contraproducente, sino que a la larga también causará desgaste en el gobierno, debido a la supervisión e incapacidad de los funcionarios para manejar el orden público vial.

Si quizás el movimiento de los vendedores fue espontáneo, por el cansancio por el daño causado por los bloqueos, lo correspondiente fue presentar una denuncia ante el Ministerio Público para investigar a los responsables de impedir el movimiento y a los jefes policiales que no actuaron. correctamente. Nótese que el 19 de agosto, que casi se convirtió en otro «Jueves Negro», la policía actuó adecuadamente interponiéndose entre los dos grupos de ciudadanos y evitando así una pelea. Por otro lado, crece la necesidad de abrir cauces de diálogo para encontrar soluciones efectivas a la tensión y crisis que vive la ciudadanía, agravada por la virulencia de las recientes epidemias. No hay tiempo para arriesgarse a más contagios, pero no para sembrar vientos que acaben desencadenando tragedias.