Exiliados nicaragüenses exigen ignorar el circo electoral

Exiliados nicaragüenses exigen ignorar el circo electoral

Una representación de la diáspora nicaragüense se manifestó este domingo 12 de septiembre en las calles del centro de San José, capital de Costa Rica, para exigir que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo libere a los presos políticos; al tiempo que exige que la comunidad internacional ignore el llamado proceso electoral que culminará con la votación el 7 de noviembre.

Al igual que en los años 70 y 80 del siglo pasado, el vecino sur es el destino buscado por la mayoría de los ciudadanos que se ven obligados a salir del país, ya sea para proteger sus vidas o para buscar mejores horizontes económicos, pues se considera que el número de ciudadanos Los nicaragüenses que viven en este país son cerca de medio millón de personas, y su número aumenta cada día.

Ciudadanos nicaragüenses residentes en Costa Rica se manifiestan en las calles contra el gobierno del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, en San José, Costa Rica. El líder del exilio nicaragüense Joao Maldonado recibió un ataque de bala el sábado mientras se movilizaba en su vehículo en Costa Rica, informó la Unidad de Exiliados Nicaragüenses (UEN). Este ataque ocurrió en vísperas de la marcha de la UEN. EFE / Jeffrey Arguedas

La marcha, que comenzó con poco más de una hora de retraso, dejó la estatua del expresidente costarricense León Cortés y recorrió todo el Paseo Colón y la avenida central, un recorrido de 3,5 kilómetros, que no estuvo exento de incidentes, especialmente durante la primera parte. del recorrido.

En dos ocasiones, transeúntes de origen nicaragüense aprovecharon el paso de la caravana para gritar consignas a favor de Daniel Ortega, con respuestas dispares de los manifestantes.

En la primera oportunidad, la madre de Orlandito Córdoba, Yadira, se acercó para demandar a una mujer que le gritaba vítores a Ortega, reprendiéndola porque «no sabes lo que es tener un hijo asesinado». Poco después, otros manifestantes corrieron a concederlo, por lo que la mujer se refugió en el interior de una iglesia protestante, provocando un incidente que duró unos minutos, en el que se refugió la policía que acompañaba la actividad.Tuvo que intervenir.

Unos cientos de metros después, un grupo de mujeres que ofrecían zapatos y calcetines de mujer en una acera comenzó a gritar a los manifestantes que Ortega «es el mejor presidente que ha tenido Nicaragua».

Ante lo que algunos vieron como una provocación, los líderes de la marcha se apresuraron a pedir a los participantes que ignoraran a las mujeres, para que no se generaran incidentes, más allá de la decisión policial de coaccionar a las mujeres para recuperar su mercancía, y que dejen de ofrecerla en público. carreteras.

Visite a los presos políticos

Al finalizar el evento, se realizaron bailes típicos y se entregó la bandera de Nicaragua a un grupo de Madres de Abril, así como a periodistas, mientras se leyó un comunicado en el que se indica que si bien Centroamérica celebrará el bicentenario de su independencia, Nicaragua «. No podremos conmemorar este acontecimiento capital que debe recordarnos el esfuerzo y la lucha por la libertad de los fundadores de nuestro país ”.

La razón es que “después de dos siglos de tiranías reiteradas… que han quitado la vida, la libertad y la construcción de una verdadera república, persiste en nuestro país una nueva dictadura que niega nuestros derechos y libertades. Por eso, continuaremos exigiendo que la comunidad internacional, sus autoridades políticas, humanitarias y financieras, escuchen el clamor del pueblo nicaragüense, que cada día es sofocado por el régimen de Ortega ”.

Los nicaragüenses que marcharon el 12 de septiembre en una de las avenidas centrales de San José. Foto: Ivan Olivares

El documento leído al final de la actividad insta a «la comunidad internacional, en particular la CIDH, y las Naciones Unidas, a solicitar el ingreso al país, para verificar in situ el estado de los presos políticos», al tiempo que pide al Mundo – y A la Organización Panamericana de la Salud, acudir a Nicaragua para confirmar «la grave crisis de salud de la pandemia del covid-19, que sigue cobrando víctimas, dada la ineficaz labor de la dictadura de Ortega Murillo».

Ante este escenario, reiteraron la exigencia de ignorar el proceso electoral, y «declarar ilegítimo el ejercicio del poder de Daniel Ortega y Rosario Murillo, enfocado al asesinato, secuestro, desaparición y exilio de todas las expresiones políticas de la oposición».

La represión “ha sepultado por completo la democracia de nuestro país, por lo que exigiremos siempre, que se desconozca el próximo período presidencial autoimpuesto de Daniel Ortega, quien mantiene secuestrados –y enjuiciando- a precandidatos presidenciales, ya cientos de nicaragüenses opositores”, lee El documento.

Una X en la cara de los asesinos

La lucha por la reconstrucción del país «requiere continuar en esta resistencia contra el poder político y económico, que no quiere una verdadera república». Por ello, optan por mantener la demanda ante la comunidad internacional, y por enseñar a las nuevas generaciones que “la causa de la libertad, la democracia y la justicia es estrictamente inalienable. No descansaremos hasta obtener la justicia que reclaman las madres de April, porque sin justicia no hay independencia ”.

Crédito de la foto: EFE / Jeffrey Arguedas

Aprobando este pensamiento, Yadira Córdoba, madre de Orlando, la adolescente asesinada durante la marcha del Día de las Madres, en 2018, pidió a la diáspora que «se una para que tengamos libertad y justicia en nuestra patria para los asesinados, y libertad para todos los presos políticos». sin excepción. Todos merecen ser libres y queremos que los saquen ahora ”.

Agregó que “no estamos de acuerdo con este circo electoral. Las madres repudian estas papeletas, con los rostros de los asesinos representados en ellas. ¡No más sapos y asesinos! Se dice que mi hijo Orlandito Córdoba lo «marcó», y hoy lo gritó con mucha fuerza «.

La señora Córdoba declaró que “querían asesinar a nuestro hermano Joao Maldonado, pero aquí estamos, clamando justicia, libertad…. Aquí está la prueba de que no nos silenciarán, y que no tememos a la represión de la familia Ortega Murillo. Si tenemos que morir, lo daremos todo por nuestro país ”, dijo.

El exiliado prevé realizar otras dos actividades en la capital Josefina, los días 14 y 16 de septiembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *