Familiares denuncian «actos de tortura» contra presos políticos

familiares de detenidos, Nuevo Chipote, rehenes electorales

Familiares de presos políticos, secuestrados desde mayo pasado, han denunciado múltiples violaciones a los derechos humanos de sus familiares y «actos de torturaContra ellos, quienes estan en «condiciones extremas“En el complejo penitenciario Evaristo Vásquez, conocido como el“ nuevo Chipote ”.

En un comunicado, leído en rueda de prensa, advirtieron del «deterioro físico» de los reclusos, que se traduce en una «pérdida de peso extrema y acelerada», ya que muchos han perdido entre 12 y 36 libras. También pudieron constatar -durante algunas visitas de la semana pasada- que padecían «enfermedades gastrointestinales por mala alimentación, lo que les condujo a un estado de desnutrición severa, palidez extrema como muchos no tenían acceso al sol y esas a quienes se les ha permitido, es sólo una vez a la semana ”.

Algunos padecen enfermedades crónicas preexistentes y podrían desarrollar nuevos efectos en su salud, lo que pone en peligro su vida ”, detallaron.

Mencionaron que los presos de conciencia «sufren un frío extremo por las bajas temperaturas de las celdas», ya que no se les permite ingresar ropa de cama, mantas o ropa abrigada.

Las luces de las celdas permanecen encendidas las 24 horas del día, además de ser sometidas a un exhaustivo interrogatorio en ausencia de sus abogados, en todo momento, dos y hasta tres veces al día. Esto los pone en un estado de alerta constante, negándoles su derecho al descanso ”, explicaron.

«Estamos profundamente preocupados de que puedan causar daños irreversibles tanto física como psicológicamente», dijeron. Pese a ello, corroboraron que los detenidos «fueron firmes y obstinados, con plena certeza de su inocencia y con la esperanza de justicia y pronta libertad».

Sufren de aislamiento

También encontraron que hay un «lío en la administración de medicamentos», ya que quienes padecen enfermedades crónicas «no están seguros de los medicamentos que se les administran porque no tienen nombre ni etiqueta, e incluso se ha podido identificar un exceso de -medicamento «.

“El centro de detención solicitó nuevos medicamentos para quienes no los necesitaban antes de su arresto. No se aceptaron las evaluaciones médicas que permiten conocer las condiciones reales de salud en las que se encuentran ”, insistieron durante la conferencia.

Según familiares, los detenidos «se encuentran en celdas que no cumplen con los estándares internacionales para mantener a las personas encarceladas por períodos prolongados, ya que son pequeñas, con camas de concreto y esteras muy finas, en algunos casos con instalaciones. Instalaciones hidrosanitarias inadecuadas, como como agujeros en el suelo en lugar de retretes ”.

“No tienen acceso a material de lectura, ni a ninguna otra actividad que los conecte con el mundo, les permita ocupar su mente y mantenerse lúcido ”, señalaron.

Señalaron que algunos de los detenidos «fueron confinados en régimen de aislamiento durante dos meses» y fueron cambiados de celda «unos días antes de la visita», por lo que «el aislamiento en el que continúan algunas de estas personas es motivo de preocupación y preocupación». ”.

«Esta situación es similar a la de los 28 presos políticos que se encuentran en cárceles de máxima seguridad en condiciones de aislamiento en los sistemas penitenciarios nacionales», lamentaron.

Ensayos sin evidencia real

Los familiares recordaron que desde la semana pasada comenzaron a celebrarse las primeras audiencias en el marco de un proceso judicial contra los detenidos «sobre la base de argumentos falsos y sin pruebas reales».

Llamaron la atención sobre el cambio de «última hora» en la sede de las audiencias, cuando los tribunales se trasladaron a la Dirección de Asistencia Jurídica, en el «nuevo Chipote», que, a su juicio, atestigua «proceso falaz y sin fundamento jurídico». que la apoye, además de no permitir que los miembros de la familia ingresen a las audiencias, aunque la Constitución política así lo establezca ”.

Ante esta realidad, exigieron “la publicidad de los juicios, así como el ingreso de familiares y medios de comunicación a ellos”.

Por tal motivo, hicieron un llamado al Estado de Nicaragua, al Poder Judicial y a la Dirección de Asistencia Legal para la “liberación inmediata e irrestricta de los presos políticos secuestrados desde mayo de 2021, así como la libertad para los más de 130 presos políticos, quienes también sufren de muchas de estas violaciones a sus derechos humanos ”.

“Que las familias puedan proporcionar al menos una comida al día a nuestros seres queridos para garantizar comidas saludables y completas adaptadas a sus necesidades particulares”, dijeron.

También exigieron el fin inmediato del aislamiento y los interrogatorios sin la presencia de sus abogados.

Exigieron que se reciban mantas, colchas y ropa de abrigo para combatir el frío que sienten los detenidos todas las noches; garantías de entrega de paquetes y que se benefician de al menos 20 minutos de sol al día; y permitir la entrada de material de lectura.

Visitas sin acoso

Los familiares también exigieron el derecho a «visitas frecuentes, periódicas y en condiciones de confidencialidad«, y que somos «actuar sin acoso para familiares y abogados«, incluido el acceso para que los niños pequeños se comuniquen con sus padres.

«En la primera visita nos grabaron y fotografiaron de forma exagerada, sobre todo en los primeros y últimos momentos del encuentro, el más íntimo y conmovedor de todos y que merece respeto y privacidad.«se lamentaron.

Dina Medrano, esposa de Mauricio Díaz, dijo que podría «habla poco ”durante el recorrido de 30 minutos. «Me dijo que hablara en voz baja, que me callara, sentí que tenía mucho miedo ”, denunció.

Peltier Barahona, hermano de Suyén Barahona, insistió en que no saben si hay «trato diferencial o peor ”para algunos presos. «Las violaciones son para todos los detenidos ”, denunció.