Acusan a opositores de conspiración

Fiscalía nicaragüense acusa a tres opositores y un banquero de «conspiración»

Ex guerrilleros sandinistas disidentes Hugo Torres Jiménez y Víctor Hugo Tinoco, el líder de la oposición Suyen Barahona y el banquero Luis Rivas Anduray Fueron acusados ​​este lunes 30 de agosto por la Fiscalía de Nicaragua por el delito de asociación ilícita para atentar contra la integridad nacional.

Torres y Tinoco son los fundadores del Movimiento Renovador Sandinista (MRS), ahora llamado Unión Democrática por la Renovación (Unamos), del cual Barahona fue el exlíder. Los tres están «secuestrados» desde el 13 de junio, investigación por presunta traición.

En tanto, Rivas, presidente ejecutivo del Banco de Producción (Banpro) de Nicaragua, Está detenido desde el 15 de junio.

En un comunicado, la Fiscalía señaló que los cuatro hombres fueron imputados por el delito de asociación ilícita para atentar contra la integridad nacional, de conformidad con los artículos 410 y 412 del Código Penal, en perjuicio de la sociedad nicaragüense y del Estado de Nicaragua.

La acusación fue aceptada este jueves en una audiencia a la que ni la defensa de los imputados tuvo acceso, pero de acuerdo con el artículo 410 del código penal nicaragüense, citado en el comunicado de prensa del Ministerio Público, el imputado podría ser sancionado con penas de diez a 15 años. en prision.

Candidatos de la oposición acusados ​​del mismo delito

La nueva acusación llega cuatro días después de que el régimen cargara, por el mismo delito de «conspiración», a los candidatos presidenciales Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro y Arturo Cruz Sequeira. Acusación que también incluye al exdiputado José Pallais; el ex presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri; Las dirigentes de la Unión Nacional Azul y Blanca Violeta Granera y Tamara Dávila Rivas; y también el politólogo Manuel Salvador Orozco Ramírez, director del Centro de Migración y Estabilidad Económica en Washington, Estados Unidos.

Un día después, el régimen gobernante siguió aumentando las acusaciones contra los opositores. El fiscal -controlado por Ortega- acusó a los dirigentes de Unamos, Ana Margarita Vijil Gurdián y Dora María Téllez Argüello, también por el delito de «conspiración».

Además, la semana pasada la Fiscalía amplió la acusación contra la candidata presidencial Cristiana Chamorro Barrios en la investigación de lavado de activos en curso contra la Fundación Violeta Barrios Chamorro (FVBCh), que se desarrolló en un proceso A. viciado donde abogados denunciaron que no se les había permitido para reunirse con sus clientes o para acceder a archivos.

La Fiscalía también acusó, en el mismo caso de Chamorro Barrios, a sus hermanos Pedro Joaquín y Carlos Fernando Chamorro Barrios, director de CONFIDENCIAL y Esta semana, que el régimen acusa de blanqueo de capitales, aunque no tiene vínculo económico con la FVBCh. El periodista rechazó el juicio político como un intento de silenciar a la prensa independiente.

La fiscalía también imputa a seis ex empleados de la FVBCh por diversos delitos: Walter Gómez, Marcos Fletes, Ana Elisa Martínez Silva, Emma López, Guillermo Medrano y María Lourdes Arróliga, así como al chofer de Cristiana Chamorro, Pedro Vásquez.

Las acusaciones del régimen abren una nueva etapa de represión contra los opositores detenidos, con el argumento de que han sido objeto de investigaciones de conformidad con la Ley 1055, conocida como la “ley de soberanía”.

Por estas indagatorias, siete candidatos presidenciales fueron detenidos, que competían por la oportunidad de competir contra Ortega en las elecciones del 7 de noviembre, consideradas «ilegítimas» por organismos nacionales e internacionales.

Con información de Efe

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.