Joe Biden acusa a China de retener «información crucial» sobre el origen del coronavirus

Joe Biden acusa a China de retener "información crucial" sobre el origen del coronavirus

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, acusó a China de retener «información crucial» sobre los orígenes de la pandemia del covid-19, luego de un informe de inteligencia que no resolvió el problema de la aparición del virus.

«Hay información crucial sobre los orígenes de esta pandemia en China, pero desde el principio los funcionarios del gobierno chino han trabajado para evitar que los investigadores internacionales y miembros de la comunidad de salud pública mundial accedan a ella», dijo Biden en un comunicado.

«Hasta el día de hoy, China sigue rechazando los llamamientos a la transparencia y la retención de información, incluso cuando el número de víctimas de esta pandemia sigue aumentando», añadió.

En respuesta, la embajada china en Washington acusó a los servicios de inteligencia estadounidenses de «manipulación política».

«El informe de la comunidad de inteligencia de Estados Unidos muestra que Estados Unidos está decidido a tomar el camino equivocado de manipulación política», dijo la legación diplomática en un comunicado.

El texto «se basa en una presunción de culpabilidad por parte de China y solo apunta a convertir a China en un chivo expiatorio», continuó.

El informe clasificado fue entregado a Biden el martes, quien había dado a los servicios de inteligencia estadounidenses 90 días para «redoblar sus esfuerzos» para explicar el origen de la pandemia.

Según un resumen del informe publicado el viernes, los investigadores concluyeron que el SARS-CoV-2, el nombre científico del virus, no se había desarrollado «como un arma biológica» y «probablemente» no estaba «genéticamente» «modificado.

Pero siguen divididos sobre si el primer caso fue causado por la exposición natural a un animal infectado o por un accidente de laboratorio.

Sin explicación «definitiva»

Específicamente, cuatro agencias de inteligencia estadounidenses y el Consejo Nacional de Inteligencia creen con «un bajo grado de confianza» que la hipótesis animal es la más «probable».

Para justificar su evaluación, se basan en particular en «los numerosos vectores de exposición animal» que existen, así como en la ignorancia de China de la existencia del virus antes de su aparición.

«La comunidad de inteligencia de Estados Unidos cree que los funcionarios chinos no tenían conocimiento previo del virus antes de que comenzara el brote», dice el resumen.

Sin embargo, otra agencia de inteligencia encuentra creíble con «un nivel moderado de confianza» la tesis de una filtración de laboratorio, «probablemente» a través de «experimentos, manipulación de animales, o muestras del Instituto de Virología de Wuhan».

Finalmente, otras tres agencias no comentan ninguna de las dos hipótesis.

Se cree que la inteligencia «no puede proporcionar una explicación más definitiva» del origen de COVID-19 sin «nueva información» proporcionada por China, según el resumen publicado.

Dos hipótesis

Un equipo de expertos internacionales enviados por la Organización Mundial de la Salud (OMS) viajó a Wuhan en enero de 2021 para llevar a cabo la «primera fase» de un estudio sobre el origen del virus. Pero su informe, escrito en colaboración con especialistas chinos, ha sido ampliamente criticado.

El estudio consideró que el paso del virus del murciélago a los humanos a través de un animal intermedio era la hipótesis más probable. En cambio, consideró «extremadamente improbable» que el virus procediera de un laboratorio.

A mediados de agosto, China rechazó la solicitud de la OMS de una nueva investigación en su territorio.

Determinar cómo se transmite a los humanos el virus que ha matado a más de 4,47 millones de personas en todo el mundo se considera crucial para tratar de prevenir la próxima pandemia.

La hipótesis de una fuga de laboratorio fue descartada en gran medida por la comunidad científica al comienzo de la pandemia.

Pero con el famoso animal intermedio aún desaparecido, esta teoría ha vuelto con fuerza en el debate público en los Estados Unidos.

A mediados de mayo, una decena de expertos publicaron un artículo en la prestigiosa revista Science pidiendo una seria reflexión sobre esta teoría.

Sin embargo, la comunidad científica vuelve a parecer reacia. La semana pasada, en la misma revista, seis científicos publicaron un artículo con el título revelador: «El origen animal del SARS-CoV-2».

Y en otra publicación científica, Cell, 21 destacados investigadores concluyeron: «Actualmente no hay evidencia de que el SARS-CoV-2 se haya originado en un laboratorio».