El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

La calamidad del estado de Calamidad – Prensa Libre

Hoy, mientras se discute otra ley de emergencia para dotar de medicamentos a los hospitales, recordamos la vergonzosa manifestación de la política criolla del pasado, cuando pretendía imponer el estado de Calamidad como panacea. lógica de una historia falsa. El decreto justificó la calamidad sobre la base de una declaración del Colegio de Médicos y Cirujanos, dirigida al presidente Giammattei y al ministro de Salud; y una carta de los jefes de la comisión del Congreso, apoyando la solicitud del sindicato médico.

Si bien se podría deducir que al pedir “medidas más drásticas, mecanismos de cumplimiento y sanciones” se solicitó un estado de emergencia con toque de queda, el comunicado de prensa en cuestión “no lo decía explícitamente”; más bien enfatizó que “se debe lanzar una campaña para comunicar sobre la evolución de la pandemia; evitar multitudes; y la importancia de enfatizar los beneficios de las vacunas ”.

Todo lo anterior son acciones que podrían tomarse, pero el gobierno no ha demostrado la capacidad para implementarlas en un grado aceptable. Al contrario, ha perdido la confianza del público, porque después de dos años y miles de millones de quetzales invertidos, no hay resultados concretos y tangibles. El programa de vacunación está retrasado. Se administran la mayoría de las vacunas. Responsabilidad, problemas. El equipamiento hospitalario, el suministro de medicamentos y la contratación de personal son problemas continuos que incluso los trabajadores del sistema de salud informan y clasifican como deficientes.

Siempre será un error intentar promover un «estado de calamidad» porque le da demasiado poder al ejecutivo. Centralizar todos los servicios públicos, estatales y «privados»; limitar el derecho de circulación; prevenir concentraciones; prohibir espectáculos públicos y “todo tipo de reuniones” para “establecer precios máximos o mínimos para las necesidades básicas y evitar el acaparamiento”. En otras palabras, es un cañón de alto calibre para un sello delicado.

Considerar los toques de queda siempre será absurdo. Cerrar a las 8 p.m. significaría dejar de trabajar a las 6 p.m., con todas las consecuencias en términos de pérdida de productividad y generación de ingresos. El agotamiento de la demanda actual de transporte comienza a las 4 p.m. y continúa hasta las 9 p.m. Esto generaría una fuerte demanda de transporte público y privado, provocando aglomeraciones; contrariamente a la lógica misma de la disposición que consiste en limitar el requisito de espacio tanto como sea posible.

Las calamidades que vivimos hoy como país no se deben únicamente a los efectos de la pandemia; tampoco pueden ser curados por decreto. Estos son problemas sistémicos y estructurales que hemos estado arrastrando como un yunque al cuello durante décadas. La fórmula para atraer inversiones, generar empleo y desarrollo económico sigue ligada a la gobernanza y el estado de derecho. Nadie va a invertir en un país con tales especímenes zoopolíticos que abrazan el mecenazgo con absoluto fervor.

Nuestro sistema político está acabado hasta que se resuelvan estos temas de fondo, y con ellos, las satisfacciones sociales, que cada día acerca el fósforo a la gasolina hasta que el día es perfecto para un Maduro venezolano, un castillo peruano o un Evo. Paraíso bolivariano. Los ideólogos locales ya están salivando para que las soluciones no se apresuren; salta al escenario el emulador salvador de los antes mencionados y toma forma una nueva nación multinacional, inclusiva, socialista, de la mejor manera de estos líderes que tienen sus países en una «supuesta» prosperidad total …
Por cierto … Ha caído el kirchnerismo en Argentina.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.