La dictadura aliada a la pandemia del covid-19

La dictadura aliada a la pandemia del covid-19

Las crisis se resuelven, o se agravan, y en Nicaragua nos hemos visto obligados a vivir una vida sin fecha de vencimiento, con un menú prescrito del barrio El Carmen: no más pobreza, cárcel, exilio y muertos.

Cuando pensábamos que estábamos muy mal con la recesión económica y la suspensión de las libertades democráticas, llegó la emergencia sanitaria mundial. Desde entonces, el país ha enfrentado una dictadura y una pandemia, y para colmo, una dictadura aliada a la pandemia.

En marzo de 2020, Daniel Ortega y Rosario Murillo enfrentaron el dilema de mantener el poder absoluto a costa de la salud y la vida de los ciudadanos. En ese momento, el mundo estaba comenzando a experimentar los momentos más graves de la emergencia sanitaria, y ningún gobierno del mundo podía y no podía hacer frente a la pandemia del covid-19.

Por ello, asumir la responsabilidad de la lucha por la prevención del contagio y la ayuda humanitaria significó para Ortega la restitución de lo que le había arrebatado al país mediante actos desde abril de 2018: las libertades públicas.

Libertad de reunión, movilización, prensa y articulación de la sociedad civil para trabajar en acciones coordinadas entre Gobierno, Estado, Empresa privada, Iglesia católica y evangélica, en una cruzada por la promoción de la vida. Esto significó que Ortega actuara como estadista; y no lo es.

Los espacios de libertad no son tolerables en un régimen que radicaliza su control, aunque la vida de la población esté en peligro. Es cuando Ortega y Murillo deciden sellar esta alianza de circunstancia con la pandemia, que por defecto trae una condición: negar la realidad para prolongar su agonía política. Promueve el contagio y no lo reconozcas.

A partir de entonces, ya no necesitarían admitir la ineficiencia del sistema de salud, garantizarían la continuidad del estado de sitio policial, el encarcelamiento de los presos de conciencia y la persecución política contra opositores, médicos, periodistas y sacerdotes que advierten en contra. la pandemia, y denuncian violaciones de derechos humanos.

Derivado de esta decisión política de desprecio por la vida, se explica que los nicaragüenses no tienen derecho a saber cuál es su verdadero diagnóstico de salud, se han centralizado las pruebas de covid-19, y las causas de muerte de los pacientes más. justifíquelos con los efectos de la enfermedad: diabetes mellitus, infarto agudo de miocardio, crisis hipertensiva y neumonía bacteriana. Como si la gente no estuviera muriendo por el daño causado por la propagación del virus.

Desde el inicio de la pandemia el 18 de marzo de 2020, los políticos del FSLN en el Ministerio de Salud admiten solo 202 muertes hasta el 14 de septiembre de 2021, y reportan la muerte semanal de un ciudadano desde octubre de 2020. Mientras que el Observatorio Ciudadano Independiente de COVID-19 confirmó 329 muertes durante el mismo período; y en el norte del país, fuentes médicas de dos hospitales, en Estelí y Jinotega, confirmaron a CONFIDENCIAL, la muerte de 315 pacientes entre agosto y septiembre de 2021.

Pero la mentira oficial ya no es discutible, nadie les cree, ni siquiera los partidarios de Ortega, que han visto morir a sus líderes, a sus vecinos, a sus familias.

No se trata de una negligencia oficial, sino de una política deliberada de contagio y por tanto de muerte, que se convierte en delito contra la población.

Así que salva a quien puede y a quien quiere. A pesar de que Ortega y Murillo promueven actividades de reunión masiva, usted tiene el poder de optar por no participar. Aunque el personal médico lo ha dado todo en su vocación de servicio a la vida; no pueden resistir el aumento acelerado de las tragedias en los hospitales. No le demos la espalda a la realidad y respetemos la vida de quienes evitan contagiarse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.