La Fraternidad reconoció la conciliación obligatoria y estas partes cumplieron con normalidad

El sindicato de maquinistas, La Fraternité, llevó a cabo la conciliación obligatoria dictada por la Secretaría de Trabajo y debido a que los trenes habían estado circulando a velocidad normal durante estos meses, había anunciado una medida contundente para exigir aumentos salariales.

El gremio de los choferes y auxiliares había decidido que la velocidad máxima de los trenes en todas las líneas para ese día fuera de 30 kilómetros por hora. De manera similar había implementado el sindicato de Omar Maturano el 30 de mayo, día en que el viaje en tren se convirtió en un caos, con solicitudes y cancelaciones.

Sin embargo, en las primeras horas de estos días, la Fraternidad anunció “a la opinión pública” que la “Secretaría Nacional” había decidido “adoptar” la resolución de la Secretaría de Trabajo, siguiendo “su costumbre centenaria”.

“Dentro de la ley todo, fuera de la ley nada, preservando todos los aspectos de la paz social”, expresó el gremial en un texto en el que quiso que “el diálogo de este nuevo escenario pueda asegurar que las partes lleguen a la recomposición salarial”.