Havana reopens

La Habana reabre: salarios bajos, precios altos

Cervezas a 135 pesos, platos de cerdo, pollo o pescado hasta 300, algunos platos gourmet más entre 400 y 500 pesos… Esto es lo que vio Irene Mendoza en la carta de un restaurante privado cerca de Galiano, La Habana Vieja, en un día. antes de reabrir paulatinamente en la capital cubana después de meses de ofrecer solo servicios de entrega a domicilio y comida para llevar.

«Aquí los precios no eran tan caros: los platos eran más baratos, el bife de cerdo costaba 180 pesos», recuerda Mendoza.

En general, la gente se sorprendió por los precios después de la reapertura de los servicios, especialmente después de la foto de un billete de 11.000 pesos en un pequeño restaurante en el Pasaje marítimo on 1st y 70th Streets se ha vuelto viral en las redes sociales.

Esto no es nada nuevo

A fines de 2020, el alto funcionario económico Marino Murillo hizo una aparición en televisión y dijo que «el diseño del Tarea de clasificación (reformas económicas) “estimaron que los precios de los productos y servicios en el sector privado podrían incluso triplicarse, mientras que el salario mínimo al menos se cuadriplicaría. Según cálculos del gobierno, los aumentos salariales serían suficientes para cubrir la canasta de alimentos racionada y otros productos y servicios no especificados.

Estos pronósticos se tomaron como referencia para el tipo de cambio que entraría en vigencia en enero de 2021: 24 pesos cubanos equivalentes a 1 USD. Sin embargo, a principios de año, los precios del dólar en el mercado negro rondaban los 40 pesos. Nueve meses después, el dólar vale ahora alrededor de 74 pesos, mientras que el tipo de cambio oficial no se ha debilitado.

Hoy en día, el mercado ilícito es la forma más rápida de obtener dólares o su equivalente en otras monedas extranjeras, pero la persona pierde más de dos tercios de su valor oficial en este tipo de transacciones. Los bancos cubanos no venden divisas. Sin embargo, desde septiembre de 2020, las empresas privadas los han estado utilizando para el aprovisionamiento, especialmente en tiendas mayoristas que venden precios en dólares y a través de la empresa importadora ITH, que también involucra compras en dólares. Pero las empresas se ven obligadas a mantener sus propios precios en pesos cubanos.

Mercabal es la única empresa mayorista que vende a empresas privadas en moneda nacional; pero, según dijeron algunos entrevistados a Cubadebate, solo vende azúcar y harina de vez en cuando, y solo por internet. La tienda no tenía ningún producto a la venta al momento de escribir este artículo.

« Le pays rouvrira comme il le faut, mais avec beaucoup d’autogestion, en accédant au marché de gros en devises étrangères, avec des relations avec les forces productives, avec des relations avec des producteurs indépendants, et bien sûr, cette autogestion va pousser hacia arriba. Los precios y el panorama de los precios cambiarán, dijo la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz, horas antes de la reapertura de La Habana.

Menús en la mesa

El Toque tuvo acceso a los menús de diez establecimientos en La Habana que venden helados, pizzas, pastas, carnes y refrescos, etc. Los menús fueron desde octubre de 2019 y septiembre-octubre de 2021, tras la reapertura.

Las versiones 2021 de los menús de nueve de estos establecimientos tenían un total de alrededor de 660 elementos menos que las versiones 2019. Las bebidas alcohólicas con ingredientes importados, panqueques, refrescos, postres y derivados del cerdo han desaparecido, por nombrar algunos.

Otros productos han triplicado o cuadriplicado su precio en algunos establecimientos; por ejemplo, cerdo, suplementos de ajo, champiñones, panqueques, pescado, bebidas nacionales, Nutella adicional, bebidas de malta importadas, queso mozzarella y shots de Havana Club de 3 años.

Los precios no variaron mucho con los siguientes productos (aumentaron pero no se duplicaron): pizzas, bebidas como caipirinhas y caipiroskas, croquetas, té, café, jugos, batidos y algunos helados.

La percepción generalizada de que los precios superan el poder adquisitivo de la mayoría no se basa solo en los menús de bares y restaurantes, sino también en la escasez generalizada de productos y el costo de obtenerlos, incluso con dinero caro.

“Los salarios nunca fueron suficientes para cubrir el costo de vida, pero antes eran mucho mejores. Veo mucha escasez. Antes había escasez, pero no así ”, dice Jennifer Pérez. Después de la reapertura de la ciudad, se dirigió a una de las tiendas del Paseo Marítimo en las calles 1 y 70 de Miramar. Tres micheladas y dos entradas cuestan el equivalente a casi un tercio de lo que recibe como subsidio mensual durante la licencia de maternidad. “Las personas que solo tienen su salario para vivir no pueden ir a ningún lado”, dice.

“Nunca hubo una relación consistente entre los precios y los salarios que recibíamos los cubanos”, dijo Hilberto Nistal, quien visitó un café que reabrió alrededor de la Catedral de La Habana. «Ha habido un gran desajuste, una inflación que se ve en el precio de todo: desde la pasta de dientes hasta una bebida en cualquier bar».

“Hoy consumir en cualquier restaurante o bar es gastar la totalidad del salario mensual de una persona”, explica Daniela Niebla, quien recientemente visitó Café Fortuna. «En mi propia experiencia y en la de mis amigos, los precios son muy altos comparados con el salario promedio de cualquier cubano».

El gobierno y algunos empresarios creen que la situación cambiará después del 15 de noviembre. José Peon, dueño del bar / restaurante El Tablazo dijo a Cubadebate que espera que la situación de la oferta mejore y que si algunos costos bajan, él también puede bajar algunos precios. Los clientes cubanos no son tan optimistas.

“No creo que lleguen muchos turistas cuando se vuelvan a abrir las fronteras”, dijo Jennifer. «No tengo demasiadas esperanzas», admite Irene. «No creo que el dólar baje pronto, o que los precios bajen de la noche a la mañana».

A medida que nos acercamos al primer año después de las reformas monetarias y la reestructuración de precios y salarios, hay indicios de que tomará tiempo para que los salarios satisfagan las necesidades básicas de los trabajadores. La reapertura inicial de La Habana es prueba de ello.

Este artículo apareció originalmente en El Toque y fue traducido por Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *