El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

La izquierda latinoamericana está de derecha – Prensa Libre

A principios de este mes, la justicia nicaragüense ordenó la captura del escritor Sergio Ramírez, exvicepresidente del Sandinismo original y crítico de su reencarnación dictatorial, por, dicen, «traición». Y en el medio, como parecía que el peronismo ganaría las primarias abiertas de Argentina, la empresa se hartó y dio su voto de centroderecha para castigar al gobierno por su manejo cínico de la pandemia.

El rechazo unánime del mundo a la persecución de Ramírez simboliza la derrota moral de la izquierda latinoamericana y el resurgimiento de la sociedad civil argentina es una bofetada política a uno de los proyectos más agresivos de la llamada ‘marea rosa’ Regional.

El siglo XX y las dos décadas del presente han aportado pruebas suficientes: con pocas excepciones, la izquierda latinoamericana no ha sido democrática sino autoritaria. La gran mayoría de la izquierda nunca se preparó para gobernar, solo para llegar al poder. No generó propuestas de crecimiento, solo de redistribución de la pobreza. No piensa en el futuro desde el presente, vive armada con un pasado desfasado, encerrada en dogmas de los que pontifica con superioridad moral.

Es el elefante en la habitación del que no estamos hablando: la izquierda latinoamericana viene de la derecha. Cuando tuvo que demostrar de qué estaba hecha, en los primeros veinte años del siglo XXI, cuando gobernó gran parte de la región, demostró que ama a los gobiernos fuertes, que no cree en los acuerdos y no tiene imaginación cuando ella carece de dinero.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dio el último ejemplo del amor de la izquierda por el autoritarismo de los cuates: recibió con honores a dos autócratas -Nicolás Maduro y Miguel Díaz-Canel- y los aplaudió y felicitó. La crisis pandémica, por otro lado, fue un recordatorio de la ineptitud administrativa de la «marea rosa»: América Latina se benefició de los buenos precios de las materias primas durante la primera década del siglo, pero la izquierda, que en gran medida reinó supremacía de sus países. , nunca se ha planteado cómo gestionar las expectativas sociales una vez finalizado el ciclo.

El resultado: países más pobres con culturas políticas menos democráticas. Me enseñaron que la izquierda representaba el pináculo de los valores humanistas e intelectuales. Solidaridad, inclusión, equidad. Creatividad e inteligencia. Honestidad. Defensa de la democracia igualitaria. Diálogo. Vocación por el cambio.

Pero en su mayor parte, la izquierda latinoamericana ha estado lejos de estas ideas. Vive en conflicto con la novedad y disfruta de los juegos de suma cero, por lo que si incluye algunos, excluye a otros. Un dolor. La izquierda latinoamericana, tan vieja y machista, se ha encontrado un poco menos esclerótica y prostática que la derecha. Milita retrasada: moral de los cuarenta, cosmovisión de la guerra fría de los cincuenta y, sé amable, un libro de texto de economía de los sesenta. Nunca ajustó su lente política más allá de los setenta, está tan perdido como los ochenta y es deprimente y oscuro como los noventa. Con el tiempo, entró en un siglo de rápidos cambios de miedo, por lo que se refugió en el dogma. Como no quiere reconocer que tiene que diseñar el futuro reformando el capitalismo, ha decidido que haría mejor en tomar el poder y vivir de los ingresos estatales.

Hace unos días, me preguntaba por qué el debate público sobre nuestro progreso de izquierda era de tan mala calidad. Como una vez fui parte de él, fue difícil para mí admitir que este amor era una ilusión: la izquierda latinoamericana es intelectualmente mediocre y políticamente infantil. Nunca abordó la victoria del neoliberalismo, no como modelo económico sino como construcción cultural que baña las decisiones de las personas, y de ahí fracasa en todo, desde el diagnóstico hasta la planificación y ejecución.

Una región tan desigual como la nuestra necesita una nueva izquierda. Y ser realmente de izquierda hoy, creo, es asumirse como socialdemócratas. No es casualidad que los proyectos más serios de la izquierda sean moderados: la Concertación chilena, Lula da Silva y Dilma Rousseff en Brasil, los uruguayos Pepe Mujica y Tabaré Vázquez. Todos abrazaron el gradualismo, entendieron que la inversión social debe ser responsable y, a diferencia de sus extravagantes camaradas, aprendieron a convivir con el capital. En Brasil y Chile, por ejemplo, sus líderes entendieron que promover la internacionalización reduce el peso político local de las empresas, ya que son menos dependientes del mercado interno, y contribuye a la competitividad general del país: ninguna economía se desarrolla excluyéndose de un mundo interdependiente. .

Pero en la inmensa mayoría de los casos, la izquierda latinoamericana piensa y actúa mal. No está de acuerdo, impone. No dialoga, arenga. No le dé la mano, levante el dedo. Cuando negociar, dividir. En lugar de proponer, basta con oponerse.

Las sociedades más estables y justas son consensuadas y no adoran el conflicto. Cuando se acabe la derecha, el ostracismo será el destino del vulgo.

vs. 2021 The New York Times Company


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.