La lista electoral del CSE tiene 750.000 ciudadanos menos que en 2017

La lista electoral del CSE tiene 750.000 ciudadanos menos que en 2017

Dentro Elecciones nacionales del 7 de noviembre, el universo total de votantes podría ser menor que el de las elecciones generales de 2016 y las municipales de 2017, al menos eso es lo que indican los datos de la lista electoral provisional que entregó el Consejo Supremo Electoral (CSE). a los partidos políticos el 9 de julio. Las reglas electorales también son diferentes, aunque prima la gestión discrecional sobre los aspectos técnicos aplicados por los magistrados de la Tribunal electoral impugnado limpiar el padrón y modificar el mapeo electoral.

Expertos en organización electoral consultados por CONFIDENCIAL Difieren sobre la idoneidad de los cambios en el padrón electoral y el mapeo, pero coinciden en que el secreto oficial es parte del ocultamiento sistemático de datos en el CSE. En opinión de los especialistas, los cambios en el registro podrían deberse a una medida de austeridad o una estrategia para ocultar la abstención o dificultar el sufragio universal en poblaciones ampliamente opuestas.

La presidenta del CSE, Brenda Rocha, informó -antes del día de verificación- que hasta el 3 de julio se permitió votar a 4.347.340 ciudadanos, pero será hasta el 8 de septiembre (60 días antes de la votación) que ‘establecerá un estándar definitivo’. Sin embargo, los datos proporcionados por el magistrado son inferiores a 4.990.020 personas que componían el universo de votantes en las elecciones nacionales de 2016 y eso no explica qué pasó con las 642.680 personas que salieron del padrón.

Al comparar los datos del magistrado Rocha con las elecciones municipales de 2017, el universo cada vez menor de votantes es más notorio. A esta fecha, 5.095.747 personas fueron elegibles para votar, lo que representa una reducción del padrón de 748.497 inscritos, pero no es posible «determinar si pertenecen a ciudadanos registrados (registro pasivo) o si fueron removidos del padrón». ‘, afirmó la Alianza Ciudadana por la Libertad (ACxL) en carta enviada al director de atención a partidos políticos del CSE, Julio Acuña, semanas antes de ser excluido de la carrera electoral.

Un anuncio desconocido

En sus declaraciones a los medios de propaganda del gobierno, la jueza Rocha no explicó qué sucedió con el registro de personas que aparecieron en el registro pasivo creado en 2012; OMS en teoría desapareció con la reforma de la ley 331 o ley electoral.

Un experto en materia electoral dijo que aún existe un registro de votantes poco frecuentes y que los cambios realizados en el apartado referente a la lista de electores fueron sólo «superficiales».

Antes de la reforma electoral, existía un “registro activo” de votantes regulares y un “registro pasivo” con la lista de quienes no votaron en las dos últimas elecciones nacionales o municipales. «La reforma dejó las mismas dos categorías, pero cambió su nombre», dijo el experto.

“Ya no es un registro activo y pasivo; ahora hay un modelo, que era el modelo activo, y lo que era el modelo pasivo, ahora se llama lista. No hay dos estándares porque suena horrible. Ahora esa es la norma y la lista ”, dijo. Sin embargo, el CSE no reveló ningún detalle sobre esta lista.

A medida que más de medio millón de votantes desaparecen de las listas electorales, también se reduce el porcentaje de abstención, que según los informes de observación de las elecciones de 2016 y 2017, elaborados por el consorcio Panorama Electoral, corresponde a nicaragüenses que no participan en cualquier partido, político y los que residan fuera del país.

“Dado que el propio CSE explica que buena parte de esta responsabilidad concierne a personas en el exterior o personas que, por algún motivo, no han podido ejercer su derecho al voto, se debe poner medios en lugar de emitir y contar este voto rápidamente, en lugar de eliminar el registro de quienes tienen sus derechos reducidos ”, recomendó el consorcio en 2016. Sin embargo, el tribunal electoral ignoró la recomendación.

Para las elecciones municipales de 2017, El panorama electoral volvió a subrayar la «amenaza» que representa la depuración de las listas electorales. «Es urgente depurar la lista electoral y tirar los actuales mecanismos de depuración, que apuntan a eliminar la oposición o los votantes independientes», se lee en su informe final.

Frente a la papeleta del 7 de noviembre, el país atraviesa una profunda crisis sociopolítica provocada por la represión y la masacre de Ortega frente a las manifestaciones masivas de 2018. Situación que hizo 325 asesinados entre abril y septiembre del mismo año, decenas de desaparecidos, miles de heridos, más de 1.600 presos políticos, de los cuales más de un centenar permanecen en prisión, y más de 100.000 exiliados que difícilmente podrían votar y que, de no hacerlo, aumentarán el porcentaje de abstención.

El mapeo electoral no coincide con el registro

La ACxL denunció -antes de ser despojada de su personalidad jurídica el 6 de agosto- que existen «serias inconsistencias» entre el padrón preliminar y el mapeo electoral emitido por el CSE, que se reflejan incluso en el universo de votantes. Por un lado, el mapeo refleja un total de 3.894.104 inscritos y, por otro lado, el registro asciende a 4.347.340, por lo que “hay una diferencia de 453.236 registros que no se reflejan en los datos consolidados del mapeo, es decir que este número de registros no se contabilizan en las estadísticas, aunque existen en los archivos ”, recalcó el partido.

Por otro lado, la latente ACxL señaló que el registro omite varios campos de información como: la fecha de ingreso, el año completo de nacimiento de la persona inscrita, si pertenece al registro o a la lista de ciudadanos certificados. Esto «no permite realizar los análisis necesarios para determinar el correcto flujo de inscripciones en el registro», especifica la carta entregada el 20 de julio.

Para estas elecciones, el CSE también abolió 1.199 centros de votación en todo el país, pasando de 4.309 centros de votación activados durante las elecciones municipales de 2017 a 3.110 para la votación del 7 de noviembre. Una medida que según el juez Rocha se tomó para garantizar «mejores condiciones» a los votantes.

Augusto Valle, quien fuera fiscal nacional de CxL, explica que el descenso de los colegios electorales «afecta el principio del voto a domicilio» y estima que 693.887 personas, o el 16% de los empadronados, han sido desplazados de su centro de votación. Los más afectados son los que viven en zonas rurales, donde las escuelas y las casas comunales, donde normalmente se ubican los colegios electorales, se encuentran a gran distancia.

El especialista en temas electorales valoró que la reducción de los colegios electorales y comisiones de recepción de votantes (JRV) se asocia a una medida de austeridad por parte del CSE y considera que la compactación se hizo para que cada JRV tuviera unos 400 votantes.

Fue «un ejercicio de compactación que, por lo que pudimos ver en la auditoría, no cambió la vida de nadie», dijo el especialista. Pero en toda esta lógica “se trata de ahorro y también de bandidaje, porque los centros privados asumen por definición que son menos controlables que los públicos, desde el punto de vista del partido en el poder. Pero no parece algo tan dramático, parece más una cosa de austeridad que aún es rara con la nueva administración ”, enfatizó.

Además, el total de 13.296 Oficinas Receptoras de Votos (JRV) reflejadas en el mapa consolidado no coincide con el detalle de la información. “En cuanto al número de JRV, por cada centro de votación, esto apenas hace un total de 10.672 JRV, con una diferencia de 2.624 JRV que no están en este mapa consolidado”, leemos en la carta dirigida al CSE.

No parece una purga masiva

A pesar de la reducción de la lista electoral y los cambios en el mapeo electoral, los nicaragüenses llegaron a verificarse el 24 y 25 de julio y, según informes de los partidos políticos, lo hicieron bastante bien. “Al menos su gente estaba en el registro donde correspondía. Más allá -quizá- cambiaron de centro de votación, pero una vez que encontraron el centro de votación llegaron y se revisaron ”, comentó el experto.

Al parecer, durante la sesión de verificación, el experto consideró que «no parece que haya habido una purga masiva de no votantes en los últimos años ”. Situación que fue «curiosa» porque significa que probablemente «en algún momento el CSE no llevó las cuentas de quienes irían en la lista y que quedarían en el registro, por lo que no todos son ni son todos los que son». añadió. Es decir, algunas personas que no habían votado durante mucho tiempo estaban en la lista y, por otro lado, había casos de personas que habían votado recientemente y estaban en la lista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.