lote de vacunas Sputnik V

La OMS suspende la aprobación de la vacuna Sputnik V, utilizada en Nicaragua

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que la aprobación del uso de emergencia de la vacuna Sputnik V, producida por el Instituto Gamaleya de Rusia, está suspendido temporalmente porque una de las fábricas donde se produce no ha pasado un control de calidad. Esta vacuna ya se ha administrado en Nicaragua, y es la única que ha sido comprada por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“Se encontró que esta planta no cumplía con las buenas prácticas de fabricación. Próximo, el productor debe tomar las medidas, realizar los cambios necesarios y solicitar una nueva inspección ‘, El subdirector de la OMS, Jarbas Barbosa, explicó.

Para que las vacunas sean aprobadas por la OMS Deben pasar tres aspectos: la calidad del proceso de fabricación, la seguridad de la propia vacuna y su eficacia.

La aprobación de la OMS sirve para asegurar que las vacunas se incluyan entre los sueros que se distribuyen a través del mecanismo Covax, y al mismo tiempo agilizar la autorización regulatoria para importarlas y administrarlas en los países. Sin embargo, cada nación, por ser independiente, puede aprobar su candidatura aunque no esté en la lista de esta organización.

En el continente americano, Sputnik V está aprobado en 12 países: Argentina, Brasil, Bolivia, Chile, Ecuador, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua, Paraguay, Venezuela y Panamá.

Aunque Sputnik V fue la primera vacuna contra el covid-19 que se fabricó, hace un año no se incluyó en la lista de sueros aprobados por la OMS. Tampoco se encuentra entre los productos biológicos autorizados para que la población ingrese a Europa y Estados Unidos.

Nicaragua apuesta por las vacunas rusas

Para inmunizar a la población nicaragüense, el gobierno de Ortega prometió en enero pasado comprar 7,4 millones de dosis de tres tipos de vacunas: Covishield / AstraZeneca, Moderna y Sputnik V. Sin embargo, nueve meses después del anuncio, las únicas compras que se han realizado, y que se han anunciado públicamente, son 1,9 millones de dosis de Sputnik V y 800.000 de Sputnik Light.

Del número total de vacunas Sputnik V compradas en Rusia, solo el 22% llegó a Nicaragua. Solo se conoce la llegada de cinco lotes, con aproximadamente 426.000 dosis. No se conoce la cantidad exacta porque el gobierno ha retenido la cantidad de dosis recibidas de uno de los lotes y no se sabe cuántas vacunas hay en el componente uno o dos. Además, se ha anunciado el próximo envío de vacunas monodosis.

La vacuna Sputnik Light fue aprobada como dosis única en Rusia en mayo de 2021 y no es un suero nuevo; más bien, es la aplicación de la primera dosis de Sputnik V, en una sola dosis. Al administrar un solo componente, el porcentaje de efectividad aumenta del 91,6% (con dos dosis) al 79,4%. Sin embargo, aunque el porcentaje es menor, sigue siendo alto en comparación con otras vacunas; por ejemplo, AstraZeneca tiene una eficiencia de hasta un 76%.

El uso de un solo componente puede deberse, como explican las empresas rusas contratadas para fabricar la vacuna a la agencia de noticias Reuters, a la dificultad de crear dos componentes diferentes, porque a diferencia de otros biológicos, Sputnik V requiere dos vacunas diferentes y la creación del segundo componente es más difícil. Esto ha provocado retrasos en la entrega de estas vacunas.

Los países que han aprobado el uso de Sputnik Light son Nicaragua, Palestina, Mauricio, Rusia, República del Congo, Mongolia, Kirguistán, Kazajstán, Angola, India, Filipinas, Armenia, Venezuela, Irán.

Solo el 4.16% de los nicaragüenses están vacunados

Si bien el gobierno de Ortega tiene $ 100 millones para comprar vacunas covid-19, que inmunizarían al 69,2% de la población, no hay avances claros en el proceso de adquisición. Hasta el momento, el 70% de las vacunas que han llegado provienen de donaciones de los gobiernos de India, España y Suiza, y del mecanismo Covax. Se esperan otras donaciones.

Mientras tanto, el presidente se justifica asegurando que no pudieron comprar más vacunas porque los países ricos las monopolizaron. “No es una cuestión de voluntad de los gobiernos, es un problema de acceso a los recursos donde están los que están en el poder (…) Lo que se discute entre ellos es quién compra esta vacuna y quién la compra. ‘Otros’, dijo. .

En todo el continente americano, Nicaragua ocupa el segundo lugar entre los países con el porcentaje más bajo de vacunados. Según datos proporcionados por el Ministerio de Salud (Minsa) a la Organización Panamericana de la Salud (OPS), solo el 4.16% de los nicaragüenses están completamente inmunizados.

Según declaraciones del presidente Ortega, la meta de vacunación es de 2,8 millones de personas, lo que representa el 32% de la población total, e incluye solo a los mayores de 30 años. No se sabe cuándo planean vacunar a los más pequeños.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *