El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Las inversiones necesitan certeza y sostenibilidad – Prensa Libre

Las previsiones de potenciales inversiones de empresas estadounidenses en el país son alentadoras, expectativa anunciada por las autoridades que han organizado giras informativas en este país, ofensiva que se da en medio de la administración de Giammattei Falla y cuyos resultados reales serán corroborados en 2022. .Para fines promocionales, el anuncio luce fantástico, pero la clave del largo plazo no está solo en las nuevas entradas de capital, sino en su permanencia, éxito y expansión, lo que requiere certeza jurídica, credibilidad institucional, coherencia de las políticas gubernamentales y el fortalecimiento de factores de competitividad.

No se debe descuidar la lucha contra posibles focos de conflicto, lo que requiere una gestión jurídica, social y humana de concesiones y beneficios para los municipios y comunidades involucradas en potenciales proyectos. Asimismo, la seguridad civil garantizada es necesaria, porque en ocasiones existen grupos irregulares, vinculados a mafias, que buscan mantener el estado de pobreza, aislamiento y marginación de los territorios, como es el caso de la central hidroeléctrica. Mucho de los ataques y sabotajes que no solo tuvo que suspender operaciones, sino que también desencadenó un proceso de arbitraje por pérdidas que podrían costar al país millones de dólares.

Ignorar los análisis del contexto nacional y regional es mucho más caro que hacerlos e implementar las mejoras necesarias, que incluyen optimizar la red vial, mejorar las posibilidades de conectividad y asegurar la competencia real, aspecto en el que el país se encuentra en desventaja.

Señalar brechas estratégicas específicas molesta a quienes promueven una Guatemala desde una perspectiva única. El optimismo no es malo y no hay nada que reprochar al plantearse nuevos horizontes, es un ejercicio necesario y voluntarista, pero que no se puede aislar de los desafíos ignorados por este gobierno, como el retraso escolar, el mayor de América Latina, que pesa sobre las capacidades – comunicativas, matemáticas, multilingües, tecnológicas – de la futura población económicamente activa, el mayor capital que ofrece el país a los potenciales inversionistas y al mismo tiempo el principal beneficiario en puestos de trabajo y oportunidades para tales expansiones empresariales.

Una referencia objetiva a este gran panorama es lo que el presidente del Banco Mundial, David Malpass, informó al presidente Alejandro Giammattei Falla en la reunión celebrada en Washington el pasado martes. Malpass reafirmó su compromiso de apoyar al país en «inclusión social, nutrición, agricultura, cadenas de valor y cambio climático». Según el comunicado, el funcionario del Banco Mundial instó al líder guatemalteco a «fortalecer las reformas anticorrupción y promover el estado de derecho» para lograr mejores resultados de desarrollo para «el pueblo de Guatemala».

El enfoque competitivo no es una disputa con los humanos. Malpass, al frente de una entidad financiera global, subrayó «la necesidad de acelerar la implementación del proyecto Crecer Sano», centrado en la lucha contra el retraso en la talla y el peso en niños que padecen desnutrición crónica, cuyos fondos son otorgados por la Banco Mundial y que además constituyen una inversión, la más importante, la más vital, la más futurista: acabar con este flagelo de tener una población económicamente activa sostenible.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *