Los datos del IPC llegarán justo antes de la reunión de la Reserva Federal. ¿Esto cambiará la situación?

Los funcionarios de la Reserva Federal insisten en que son “dependientes de los datos” cuando elaboran su política de tasas de interés. Este mes, los datos de los que dependen llegan en el último momento posible.

La última cifra de inflación de EE.UU. –el informe del Índice de Precios al Consumidor de mayo– se publicará a las 8:30 a. m. del miércoles, pocas horas antes de que la Reserva Federal publique su decisión política y sus nuevas proyecciones económicas a las 2 p. m.

Es poco probable que los datos de inflación cambien los planes de la Reserva Federal para este mes. Se espera ampliamente que los funcionarios dejen las tasas de interés sin cambios pase lo que pase. Pero las nuevas cifras de inflación podrían ayudar a dar forma a las estimaciones de los funcionarios sobre cuántas veces recortarán las tasas este año, ya que las autoridades tendrán la oportunidad de actualizar sus pronósticos en respuesta a los datos.

Las autoridades comenzaron el año esperando recortar las tasas de interés tres veces en 2024, pero los economistas esperan que la Reserva Federal cambie esas proyecciones el miércoles para predecir dos recortes. Algunos ven una pequeña posibilidad de que los funcionarios planeen sólo un recorte de tasas.

La mayor cautela de la Reserva Federal ante los recortes de tasas se debe a que la inflación ha demostrado ser sorprendentemente tenaz. Aunque ha disminuido drásticamente desde su punto máximo (el IPC alcanzó un máximo del 9,1% en 2022), los banqueros centrales han estado preocupados por la reciente falta de progreso. La inflación ha caído de manera constante en 2023, pero recientemente se ha estabilizado.

El informe del miércoles mostrará si esta rigidez persiste. Los economistas encuestados por Bloomberg esperan que el índice general de precios probablemente haya subido un 3,4 por ciento respecto al año anterior, lo que igualaría el de abril. Una medida de inflación “básica”, que no tiene en cuenta los volátiles precios de los alimentos y los combustibles, probablemente se sitúa en el 3,5 por ciento. Eso sería poco menos del 3,6 por ciento en abril.

La Reserva Federal establece su objetivo de inflación anual del 2% utilizando una medida diferente pero relacionada, el Índice de Gastos de Consumo Personal, que se publicará a finales de este mes y en abril se situó en el 2,7 por ciento.

La desaceleración del progreso en materia de inflación no fue suficiente para impulsar a las autoridades de la Fed a aumentar aún más las tasas de interés, pero sí les proporcionó un incentivo para no bajarlas. Las autoridades han dejado claro que en una economía fuerte con un mercado laboral fuerte, tienen el margen de maniobra que necesitan para esperar hasta que la inflación reanude su descenso antes de bajar las tasas de interés.

«Tendremos que ser pacientes y dejar que la política restrictiva haga su trabajo», dijo el presidente de la Reserva Federal, Jerome H. Powell, a mediados de mayo.