Opositores detenidos en Nicaragua

Los juicios políticos «apestan», los jueces cometen delitos y pueden ser acusados

El gran número de irregularidades cometidas contra la última ola de presos políticos, no solo marca la nulidad de todos estos juicios, sino que también crea la base para acusar en el futuro, a los jueces que actúen contra la Constitución y las leyes, según criterio de dos abogados entrevistados en el programa Esta Semana, que se transmite sólo en línea debido a la censura televisiva del gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

A fines de mayo, el régimen encarceló a Walter Gómez y Marcos Fletes, dos ex empleados de la Fundación Violeta Barrios de Chamorro, iniciar una búsqueda de líderes opositores, candidatos presidenciales, periodistas, líderes sindicales, sociales y estudiantiles, diplomáticos –e incluso un banquero– a quienes intentaron involucrarse en una serie de delitos que la comunidad nacional e internacional calificó desde un principio como prefabricados.

En entrevista con el programa Esta Semana transmitido este domingo, el exfuncionario judicial Yáder Morazán, especialista en administración de justicia, y el exfiscal Boanerges Fornos, detallan sus criterios legales para calificar como nulo todo lo que se hizo, y por qué son criminales las decisiones de los jueces cómplices de la dictadura, al continuar los juicios contra este nuevo grupo de rehenes.

“Desde el día en que se ha obtenido cada una de estas pruebas, si se han realizado en violación de las garantías constitucionales, estas pruebas no pueden producir efectos válidos sobre el objeto de la evaluación. Aparte de eso, también pueden provocar grandes nulidades en el proceso ”, explicó Morazán.

Fornos, por su parte, habló del camino secreto en el que se llevaron a cabo las audiencias, asegurando que “no existe una justificación legal previa emitida por los tribunales para que estas audiencias hayan tenido lugar en secreto. Lo importante aquí también es que estas audiencias son nulas, porque no fueron con su abogado defensor ”, subrayó.

Defectos de nulidad

Lo sucedido en los tribunales es una prueba más del proceso de radicalización que atraviesa el Poder Judicial a partir de 2018, “en la medida en que antes los jueces esperaban la llamada telefónica actuar anormalmente dentro de un proceso, y hoy es al revés: el juez visibiliza lo que está haciendo contra cualquier opositor, «para complacer al régimen», dijo Morazán.

“El desempeño de estos funcionarios judiciales es claro, en el sentido de que cometen delitos como procrastinar, por haber emitido resoluciones contra la constitución política y las leyes; denegación de justicia, por denegación de resolución; hay retrasos maliciosos. Los jueces cometen delitos en el desempeño de sus funciones ”, cuando deben sancionar la delincuencia, agregó.

Morazán recuerda el comportamiento observado en 2018, y posteriormente en 2000, cuando fue acusado de posesión de drogas, posesión de armas, “pero estos patrones no se observaron. Los abogados tuvieron acceso a los archivos ”. Desde el contexto electoral, «jueces que no tienen el poder de prevenir el poder de postularse para cargos públicos, lo hacen a expensas de lo que dice la propia ley. Estamos ante una radicalización de la justicia, que está en proceso de instrumentalizarse como cuerpo represivo ”, explicó.

Desde su experiencia previa en el marco del sistema, Fornos asegura que «todos estos procesos son nulos, y cuando la justicia funcione efectivamente, se declarará la nulidad de todos estos procesos, y como son nulos, las personas que participaron en ellos. tienen responsabilidades, civiles, y tienen responsabilidades penales, y es importante recalcar que ”.

“Si estuviéramos en un estado de derecho, muchas de estas autoridades estarían detenidas por haber cometido una gran cantidad de delitos contra los imputados y contra la administración de justicia. Sin embargo, hemos visto que los jueces que no querían jugar a este juego delictivo contra los acusados ​​fueron destituidos. Mañana, cuando estemos en estado de derecho, esta gente tendrá que responder ”, condenó Morazán.

¿Dónde están los rehenes?

El abogado Fornos comparte la opinión expresada por los abogados de derechos humanos, e incluso por Amnistía Internacional, quienes argumentan que los últimos detenidos están en estado de secuestro y desapariciones forzadas, aunque hay declaraciones de la Policía Nacional y del Ministerio Público, asegurando que se encuentran en las celdas de Chipote,

“El Estado nicaragüense -ya sea la Policía Nacional o el sistema penitenciario- está obligado a mostrar a estas personas porque hasta ahora solo se sabe por los documentos que están detenidos, que están acusados, que están ‘se ha tomado una audiencia lugar, sino el estado físico y psicológico de estas personas, y si realmente están donde dicen estar. En virtud de esta premisa, se puede calificar como desaparición forzada, ciertamente sí ”, dijo.

Citando el Código Procesal Penal, Morazán recordó que para estas audiencias debían estar presentes los abogados de los imputados. Además, el 4 de marzo de 2021, la Corte Suprema de Justicia elaboró ​​una circular en la que orienta a los jueces, para que autoricen la intervención de defensores.

«Esta misma circular dice que para imponer una detención de 90 días debe existir un peligro inminente de evasión de la justicia, o que esa persona puede representar un peligro en términos de injerencia en el sistema de justicia, o que puede continuar cometer un delito y nada de esto se ha visto. Por eso podemos decir categóricamente que el régimen ni siquiera cumple con sus propias leyes, por nuevas y represivas que sean ”, señaló.

Morazán dijo que en ambos tipos de imputaciones -tanto por “blanqueo de capitales”, como en la “ley de soberanía” – “a la fecha, no sabemos qué pruebas ha presentado la fiscalía”.

Lo que sabemos es que un ampliación de la acusación inicial contra Cristiana Chamorro, en el que se señala a varias personas y se imputan los delitos de blanqueo de capitales, mala administración, apropiación indebida y detención, y falsificación ideológica, pero «los cargos deben establecer cuáles son los hechos por los que acusan a estas personas, y las supuestas pruebas que existen debe ser reportado ”, dijo.

Asimismo, el pruebas que puedan tener contra los imputados bajo la Ley 1055, los cuales se señalan en conspiración para socavar la integridad nacional.

En cualquier caso, el abogado asume que el pruebas son “testimonios, tal vez una fotografía… un tipo de video o declaración pública que brindaron los imputados… probablemente, algún tipo de información financiera que obtuvieron bajo las solicitudes que se hicieron a los bancos, para brindar información sobre estas personas, pero a esto día que no sabemos ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.