Los partidos clandestinos no se detienen en Guatemala y persiste poca claridad sobre quién es el órgano de gobierno que impone el orden - Prensa Libre

Los partidos clandestinos no se detienen en Guatemala y persiste poca claridad sobre quién es el órgano de gobierno que impone el orden – Prensa Libre

El viernes y sábado, la Policía Nacional Civil (PNC) reportó 234 personas detenidas por participar en fiestas clandestinas. El denominador común fue el incumplimiento de los protocolos sanitarios para la prevención de la pandemia.

Espacios demasiado reducidos, sin ventilación natural, sin consumo de alcohol y sin máscaras, este es el escenario que prevaleció durante estos eventos.

Según las autoridades, algunos de los detenidos eran jóvenes y otros incluso menores de edad.

En lo que va del año, la PNC reporta más de 8.300 personas que han violado la ley seca.

Sin embargo, este tipo de hechos también ocurrieron en las comunidades de las distintas provincias de Guatemala, lugares en los que se realizaban fiestas sin autorización y que fueron atestiguados mediante transmisiones en vivo en las redes sociales.

Por ejemplo, en San Francisco El Alto, Totonicapán, los lugareños celebraron una fiesta comunal el martes 14 de septiembre, antes del bicentenario de la independencia de Guatemala.

Este sábado 18 de septiembre se llevó a cabo una actividad similar, pero en la vereda Xecoxol, en Tecpán, Chimaltenango.

Este persistente desprecio por las medidas sanitarias podría aumentar en los próximos meses. La situación podría complicarse aún más, considerando que el domingo 19 de septiembre Guatemala superó las 13.000 muertes por covid-19.

Pocas acciones

Una de las mejores herramientas para combatir la pandemia es la educación y la información, explica el epidemiólogo José Ortiz, jefe del Observatorio Nacional de Salud.

Sin embargo, según Ortiz, esto se ha dejado fuera de la estrategia del gobierno para enfrentar la pandemia. El experto considera necesario que las autoridades reorienten sus esfuerzos.

“La población, además de estar mal informada, no ha sensibilizado. En cierto modo, la forma pasiva con la que los alcaldes abordan el problema da la impresión de que están dejando pasar las cosas sin una regulación. También da la impresión de que la PNC no interviene mucho porque hasta ahora vemos que están haciendo capturas masivas, pero esto no se había visto antes ”, explicó el médico.

La desinformación y la falta de acciones de respuesta son dos de los problemas detectados por el observatorio.

El tercer problema, según Ortiz, concierne a las comunidades indígenas, debido a la poca información que existe sobre la situación. Esto, subraya el experto, podría resolverse con una campaña de información que evite barreras culturales contra el uso de la mascarilla o la aplicación de la vacuna.

Para lograr esto, el ministerio de salud debe apoyarse en los líderes locales. Sin embargo, Ortiz sospecha que el desgaste de la actual administración del gobierno podría hacer que los residentes se resistan a las recomendaciones si provienen de una institución donde la confianza no es importante.

Más fiestas clandestinas

Octubre, noviembre y diciembre son los meses en los que la Asociación Nacional de Municipios (Anam) teme que se den a conocer más feriados clandestinos, debido a que hay celebraciones académicas, religiosas y de despedida de los años que podrían provocar más gente, más con frecuencia, para violar los estándares de salud.

“Las ceremonias de graduación se llevan a cabo en octubre y noviembre, así como las celebraciones del Día de los Santos, Navidad y Año Nuevo. Las reuniones del año anterior fueron un poco más pequeñas porque la gente estaba un poco concienzuda. Ahora que el covid-19 ya es ‘normal’ y que ya nos estamos acostumbrando a convivir con él y ya no le tenemos miedo ”, lamentó Marvin de León, director ejecutivo de Anam.

El funcionario es claro al decir que están haciendo recomendaciones y tomando en serio la pandemia, pero es difícil para ellos hacer que todos comprendan el peligro de salir sin máscara.

Por su parte el alcalde de Tecpán, Pablo Puac Puac, explicó que la fiesta que se reportó en redes sociales no tuvo autorización de la comuna, aunque admitió que se enfrentan en ocasiones con organizaciones comunitarias grandes y de varios años que deciden hacer caso omiso a las medidas.

“El caso es que a veces hay hermanos en diferentes comunidades que se arriesgan solos. Allí no podemos hacer mucho más nosotros mismos porque somos conscientes de que hay organizaciones comunitarias muy sólidas, cuando toman la decisión, solo podemos decirles que guarden los protocolos. Pero desde el municipio no hemos autorizado ningún tipo de evento ”, explicó el alcalde.

Dudas sobre los controles

Si bien la Policía Nacional Civil asegura que siempre han realizado operativos para verificar el cumplimiento de las medidas de salud frente a la pandemia, esto no ocurre a nivel departamental donde no se han visto acciones concretas para evitar que ocurran hechos masivos.

Un ejemplo de la situación ocurrió el 14 de septiembre, durante la fiesta no autorizada que tuvo lugar en San Francisco El Alto, Totonicapán. En esta ocasión, el alcalde José Manuel Gómez explicó que no pudo irrumpir con la fuerza y ​​la policía porque se trataba de una gran cantidad de miembros de la comunidad, que también podrían haber reaccionado violentamente porque ‘habían consumido bebidas alcohólicas’.

Edwin Monroy, vocero de la PNC, no supo explicar por qué las acciones de los agentes de la PNC son diferentes en la ciudad y en las provincias, a la hora de controlar los hechos clandestinos. El vocero dijo que debería solicitar informes a las distintas comisarías.

Preguntado quién es el responsable de velar por el cumplimiento de las medidas sanitarias, De León, director ejecutivo de Anam, asegura que los municipios apoyan la labor de las autoridades para tener este control. “Los municipios son los que siempre están ahí, con el apoyo que corresponde a las funciones que tienen, siempre de la mano de las instituciones de la PNC y con el órgano de gobierno que es el Ministerio de Salud”.

De León asegura que apoyan con el personal de la policía municipal, policía de tránsito municipal, juzgados municipales. Sin embargo, reconoce que Salud y la PNC carecen de personal suficiente para cumplir con la orden y ejecución de las medidas.

“El municipio todavía lo hace, son ellos los que apoyan al Ministerio de Salud. Sabemos que la capacidad instalada, la logística dentro de los 340 municipios, pertenece al municipio. El Ministerio de Salud es bastante escaso en personal cuyo órgano de gobierno es; la PNC también ”, declaró el responsable de Anam.

Mitos y vacunas

El plan nacional de vacunación lleva más de seis meses en marcha y no ha podido detener el paso de la pandemia por Guatemala. Los alcaldes dicen que persisten las dudas sobre la efectividad de las vacunas.

“En el municipio -Tecpán- se ha vacunado al 21% de la población. Se ha hecho todo lo posible para que las vacunas lleguen a las comunidades (…) pero también resuena el mito de la infertilidad, de la no reproducción humana en el futuro. Todos estos son mitos que la gente ha creado y que generan ciertas influencias. Pedimos a las personas a través de las redes sociales que se vacunen, para que la mayoría de nosotros podamos inmunizarnos ”, agregó el alcalde de Tecpán, en Chimaltenango.

Ortiz dice que la única forma de eliminar este miedo es tener una buena campaña de información que explique a las comunidades más conservadoras de Guatemala sobre los beneficios de la medicina, mensajes que deben llegar de manera amigable y en el idioma de los pueblos indígenas.

“Hay un componente cultural en el aspecto de las vacunas. En las zonas rurales, es difícil para las personas llegar a los centros de vacunación. Esta parte cultural hace que muchos no comprendan los riesgos reales de la pandemia para su salud, aunque será difícil porque no hemos visto que los mensajes se transmitan en los diferentes idiomas mayas ”, dijo.

Con la reciente ley de emergencia sanitaria aprobada por el Congreso, pendiente de la aprobación del presidente, se ordena la implementación de una campaña nacional para prevenir la pandemia y acceder a la vacuna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *