Los vikingos llegaron a América mucho antes que Colón, confirma nuevo estudio - Prensa Libre

Los vikingos llegaron a América mucho antes que Colón, confirma nuevo estudio – Prensa Libre

Cristóbal Colón no fue el primer europeo en llegar a América, según los científicos.

Cristóbal Colón no fue el primer europeo en llegar a América, según los científicos.

Mucho antes de que Cristóbal Colón cruzara el Atlántico, ocho edificios con entramado de madera cubiertos de turba se encontraban en una terraza sobre un pantano y un arroyo en el extremo norte de la isla canadiense de Terranova, en el pueblo de L’Anse aux Meadows. Sin embargo, hasta ahora no estaba claro cuándo viajaron los vikingos para asentarse en el sitio histórico.

471 años antes del primer viaje de Colón

Ahora, un equipo de científicos de la Universidad de Groningen (Países Bajos) dijo el miércoles (20/10/2021) que un nuevo tipo de técnica de datación por radiocarbono, que utilizó una antigua tormenta solar como punto de referencia, reveló que el asentamiento fue ocupada en 1021 d.C., hace exactamente un milenio y 471 años antes del primer viaje de Cristóbal Colón.

Los vikingos viajaron grandes distancias;  al oeste, establecieron colonias en Islandia, Groenlandia y, finalmente, una base en L'Anse aux Meadows (en la foto) en la isla de Terranova, Canadá. Los vikingos viajaron grandes distancias; al oeste, establecieron colonias en Islandia, Groenlandia y, finalmente, una base en L’Anse aux Meadows (en la foto) en la isla de Terranova, Canadá.

La técnica se utilizó en tres piezas de madera, de tres árboles diferentes, cortadas para soporte, y todas indican el mismo año. Los científicos, liderados por Margot Kuitems, publicaron sus resultados en la revista La naturaleza.

«Cada uno de ellos presentó una clara evidencia de cortar y rebanar con cuchillas de metal, un material que la población indígena no producía», dijo el comunicado de la Universidad de Groningen.

Imagen microscópica de un fragmento de madera de los estratos septentrionales de L'Anse aux Meadows.
Imagen microscópica de un fragmento de madera de los estratos septentrionales de L’Anse aux Meadows.

El viaje vikingo representa múltiples etapas para la humanidad. Las regulaciones ofrecen la primera evidencia conocida de un viaje transatlántico. También marca el lugar donde el mundo finalmente estuvo rodeado por humanos, que miles de años antes habían ingresado a América del Norte a través de un puente terrestre que conectaba Siberia con Alaska.

Gran tormenta solar en 992

La fecha exacta, 1021, se pudo determinar porque ocurrió una gran tormenta solar en 992, que provocó una clara señal de radiocarbono en los anillos de los árboles al año siguiente.

“El aumento en la producción de radiocarbono que ocurrió entre 992 y 993 se detectó en grabaciones de anillos de árboles en todo el mundo”, dice Michael Dee, director de investigación.

Un edificio reconstruido de la época vikinga junto al sitio de L'Anse aux Meadows.
Un edificio reconstruido de la época vikinga junto al sitio de L’Anse aux Meadows.

Se desconoce el número de expediciones vikingas a América y la duración de su estancia sobre el Atlántico. Todos los datos actuales sugieren que este esfuerzo duró poco y es probable que el legado cultural y ecológico de esta primera actividad europea en las Américas fuera bajo. Sin embargo, las pruebas botánicas en L’Anse aux Meadows confirmaron que los vikingos exploraron tierras más al sur de Terranova.

Interpretaciones anteriores basadas en sagas islandesas

El año 1021 es el primer año en el que se puede demostrar científicamente la presencia europea en América, señala la universidad, para la cual las fechas previas de la presencia vikinga en América se basaron en gran parte en las sagas islandesas.

Artistas de Parks Canada con trajes de época que realizan tareas tradicionales dentro de una casa comunal vikinga reconstruida en el sitio histórico nacional L'Anse aux Meadows.Artistas de Parks Canada con trajes de época que realizan tareas tradicionales dentro de una casa comunal vikinga reconstruida en el sitio histórico nacional L’Anse aux Meadows.

Estos comenzaron, agrega, como historias orales y solo se escribieron siglos después de los eventos que describen. Aunque contradictorias y en ocasiones fantasiosas, las sagas también sugieren que se produjeron encuentros, tanto violentos como amistosos, entre europeos e indígenas de la región. Sin embargo, se ha encontrado poca evidencia arqueológica para confirmar estos intercambios, señala la universidad.


Deutsche Welle

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *