El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

México y la migración: Quid pro quo

El traslado del estado policial y militar a la frontera sur de México es un proceso gradual que se ha producido durante la última década, hasta el punto que Guatemala es hoy llamada «la última frontera real del norte». En un marco de expulsiones masivas de Estados Unidos que no solo no han cesado, sino que se han multiplicado en las últimas tres administraciones gubernamentales de ese país, una de las interrogantes es por qué México se prestó a reprimir, primero, y luego abandonar a los deportados de ese país. diferentes nacionalidades en Guatemala, sin siquiera garantizarles el derecho a una solicitud de asilo inmediata o una atención humanitaria digna en medio de una crisis migratoria sin precedentes?

Las deportaciones masivas se realizaron bajo el Título 42, que no forma parte de ninguna política migratoria, sino una medida sanitaria ordenada desde marzo de 2020 por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, con el fin de prohibir el ingreso por tierra de extranjeros, sin autorización legal, en el país. Por otro lado, cabe recordar que la mayoría de los trabajadores migrantes en Estados Unidos son mexicanos y que la garantía de sus oportunidades laborales en el Norte depende de que México ayude a su vecino del Norte a deportar a los migrantes mexicanos no migrantes. sin ninguna consideración. . Así es como los funcionarios de los dos países llegaron a un acuerdo. Una cosa por la otra.

Ante esto, ¿qué papel juega el gobierno guatemalteco? El enviado de turno no ha ido recientemente a Washington para retirar la orden del Título 42, detener los desalojos masivos o garantizar los procedimientos administrativos o los derechos humanos. Solo fue a pedir desalojos “dignos”. Por lo demás, la corrupción sigue estallando de manera descarada en todos los niveles y poderes del Estado guatemalteco y la ausencia de políticas sociales que se traduzcan en acciones en los territorios sigue siendo rara o nula.

Hoy, la dependencia de la economía nacional de las remesas de los migrantes guatemaltecos es absoluta. Olvidemos los clichés y mitos que afirman que las grandes empresas y la industria apoyan la economía del país. De hecho, y según expertos economistas, lo único que está creando la clase media en Guatemala hoy son las remesas; ni el mercado ni las políticas públicas. Según el banco central, las remesas del año pasado representaron el 14,6% del producto interno bruto (PIB), lo que ayudó a que más de seis millones de nosotros sobrevivamos en esta narcocleptocracia que nos define.

¿Qué hacemos con un país colapsado que recibe una gran cantidad de migrantes de El Salvador, Honduras, Nicaragua y Haití, entre otros, además de nuestros compatriotas deportados? Creo que votando, los migrantes guatemaltecos en Estados Unidos deberían poder expresarse y participar más en esta farsa de la Realpolitik. Recordemos que Estados Unidos, al ser una potencia, no tiene amigos, sino aliados por intereses, lo que nos hace poner los pies en la tierra y saber que políticamente juegan un doble papel: «necesitamos mano de obra, pero queremos sacar inmigrantes indocumentados de nuestro país ”, lo que los lleva a negociar cómodamente con México para que sólo unos pocos, los necesarios para cubrir una necesidad de mano de obra, trabajen que asciende a unos 13 millones de puestos de trabajo.

Esta es la razón objetiva de la migración: allí, en el Norte, hay trabajos y oportunidades que no hay en Guatemala. Y si quisiéramos crearlos, con esta falta de educación, nutrición y oportunidades, ¿de qué profesiones estamos hablando? ¿Más guardias de seguridad? Generar un país de oportunidades es una enorme tarea estratégica a corto, mediano y largo plazo. Eso es lo que toca.