Muertes de Covid-19 se disparan en septiembre en Nicaragua

Muertes de Covid-19 se disparan en septiembre en Nicaragua

Durante la semana pasada, un total de 329 personas murieron con síntomas de Covid-19 en Nicaragua, un país de 6,7 millones de habitantes. Esta es la segunda cifra más alta de muertos en toda la pandemia registrada por el seguimiento independiente del Observatorio Ciudadano. El mayor número de muertes fue de 351 y se registró el 26 de mayo de 2020.

Las muertes identificadas en el último informe son un 72,2% más altas que hace una semana y tres veces más que hace un mes. La mayoría de las muertes ocurrieron en los departamentos de Managua, Madriz, Matagalpa, León, Estelí y Chontales. Estas muertes incluyen la pérdida de nueve personas a la profesión médica.

Además, se reportaron 1.865 casos sospechosos de Covid-19 entre el 2 y el 8 de septiembre, el récord de infección semanal más alto registrado por el Observatorio Ciudadano de Covid-19, en casi un año y medio de crisis pandémica.

“Ante el pico de la pandemia en Nicaragua y el potencial colapso del sistema de salud, el Observatorio llama a todos los ciudadanos a mantener una cuarentena voluntaria durante el mes de septiembre para salvar la mayor cantidad de vidas posible”, advirtieron sus integrantes.

Caso en el cementerio

En los primeros días de septiembre, un cementerio registró hasta más de 10 muertes por Covid-19. Sin embargo, estas muertes se clasificaron según otras causas, entre ellas: choque obstructivo, cardiogénico o séptico; tromboembolismo pulmonar e infarto agudo de miocardio.

Dos de estas causas de muerte se enumeran como “muertes de seguimiento” en los informes semanales del Ministerio de Salud (MINSA); pero las autoridades no los incluyen en el recuento oficial de muertes por Covid-19 y no revelan el número de pacientes que han fallecido.

La exclusión de estas muertes es una práctica que las autoridades sanitarias han puesto en marcha desde la llegada de la pandemia. Como muestran diversos análisis de exceso de mortalidad nacional e internacional, durante los meses de marzo a agosto de 2020, Nicaragua registró un exceso de más de 7.500 muertes que serían atribuibles al Covid-19, pero que fueron catalogadas como diabetes, crisis cardíacas, neumonía. e hipertensión.

Este superávit ha situado al país entre las diez primeras naciones del mundo que han registrado un exceso de mortalidad (número de muertes por encima de la media histórica), según un análisis de los datos publicados por el prestigioso diario británico Financial Times (FT). Según los certificados de defunción en poder de Confidential, persiste la práctica de ocultar las muertes por otras causas.

Cementerio registra más de 60 muertes desde mayo

Confidencial tuvo acceso a una base de datos que contiene los archivos de 200 personas enterradas entre el 1 de mayo y principios de septiembre. Según los datos, 50 de estas muertes se deben al Covid-19. Una cifra casi cuatro veces superior a las 19 muertes, una por semana, que el MINSA admitió en el mismo período.

Según el registro, durante el mes de mayo en este cementerio hubo más de 40 muertes, pero solo dos requirieron ayuda de emergencia por Covid-19. Sin embargo, en junio, el número de muertes por esta causa fue nueve veces mayor.

Mientras tanto, en julio hubo una disminución en el número de muertes y de los más de 30 entierros que tuvieron en ese mes, casi un tercio se debió a Covid-19. En agosto, el número de muertos aumentó, y se registró el doble de muertes por la pandemia.

Sin embargo, en septiembre, el número de muertes por Covid-19 aumentó al 600%, porque en comparación con los primeros siete días de agosto, cuando se reportaron dos muertes, hubo 14, incluidas hasta tres por día.

Según el análisis de datos, el 36,5% de los entierros que requirieron un protocolo Covid-19 involucraron a personas que murieron, según el certificado de defunción, por shock obstructivo, cardiogénico o séptico. El 23,81% restante se clasificó como muerte por tromboembolismo pulmonar y el 7,94 como infarto agudo de miocardio.

También ha habido muertes por insuficiencia respiratoria, arritmias, síndrome coronario, paro cardiopulmonar, accidente cerebrovascular, diabetes mellitus, enfermedad cerebrovascular, hipertensión pulmonar, síndrome de dificultad respiratoria y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Algunos de ellos también aparecen como otra causa: neumonía atípica o neumonía organizada.

El treinta por ciento de las 63 muertes desde mayo han sido en personas de 70 a 79 años, el 22% entre 60 y 69 y el 17% entre 50 y 59 años. Asimismo, se registró el 7,94% de las personas de 20 a 39 años. Y el 12,70% que tenían más de 80 años.

Entre los que murieron en los primeros días de septiembre en este cementerio había al menos cuatro personas de entre 30 y 50 años.

Comorbilidad utilizada para reducir las muertes

Según la opinión médica, todas estas muertes deberían haberse incluido entre las cifras oficiales de Covid-19 porque el desencadenante de ellas fue Covid-19 y no las enfermedades subyacentes que pueden tener o las causas finales por las que nadie murió.

“Lo que hace el Covid es acelerar la muerte de las personas infectadas, que tenían una enfermedad crónica subyacente mal tratada, y que llegaron tarde al hospital para recibir tratamiento”, explicaron los especialistas al informe. Planificar utilizando la “comorbilidad”. para reducir la letalidad de Covid-19, publicado por Confidencial.

El familiar de un paciente que falleció en agosto de 2021 dijo a Confidencial que si bien fue tratado como un ‘paciente Covid’ y se encontraba en la unidad de cuidados intensivos, dependiente de un ventilador en un hospital de Masaya, cuando finalmente falleció, las autoridades dijeron que no ya tenía el virus y que la causa se debía a su enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Sin embargo, la familia no pudo entrar para reconocer el cuerpo, ya que solo lo mostraron a través de una fotografía y las autoridades ordenaron que lo enterraran de inmediato. “No pudimos vestirlo, en la caja en la que lo enterramos, se podía escuchar el sonido de una bolsa”, dice uno de los familiares.

Según la versión oficial, entre el 26 de marzo -cuando se reportó la primera muerte por Covid-19- y el 7 de septiembre de 2021, 201 personas murieron por el coronavirus en Nicaragua. Sin embargo, aunque la cantidad de personas infectadas y hospitalizadas supera el límite del pico más alto reportado en 2020, sostienen que solo una persona murió cada siete días durante 48 semanas.

“Si queremos comparar con el año pasado, el número de casos es significativamente mayor, la severidad con la que llegan los pacientes a los establecimientos de salud es mayor, la mortalidad es mayor”, dijo un médico en una entrevista con el programa Esta Semana.

Este artículo fue publicado originalmente en español en Confidencial y traducido por Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *