El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Negociando elogios por la independencia – Prensa Libre

El bicentenario estuvo marcado por la pandemia. Estaba desprovisto de conmemoraciones culturales que celebraran la fecha. La incapacidad y los cambios en el Ministerio de Cultura y Deportes fueron determinantes. Lidiette Silvana Martínez Cayetano, la ministra inicial, estaba agotada por los mezquinos argumentos acompañados del grupo monopolista de cargos en funciones de promoción cultural. Su sucesor, Felipe Amado Aguilar Marroquín, cumplió con lo esperado, trató de no agitar demasiado las aguas por temor a las escandalosas críticas a las comunicaciones de la red.

No había precio por los ensayos o las ediciones facsímiles. Juez para elegir al presidente de Miguel Ángel Asturias, signo representativo de la nacionalidad. Se prefiere lo sórdido, entre cientos de obras. Pueden ser antiguos, como Rabinal Achí o crónicas indígenas, o autores del siglo pasado como Flavio Herrera, Virgilio Rodríguez Macal u otra obra asturiana. Por no hablar de los talentosos escritores de hoy. La fascinación por los indignos, expresa la autodenigración como motivo del cumpleaños.

Tampoco hubo coordinación con el resto de países centroamericanos, como si no fuera una celebración compartida. Mucho menos, con otras naciones del mundo. En parte por la crisis de salud, pero también por la indiferencia en la valoración de la soberanía popular. Tal apatía resulta de la negación del coraje de los antepasados, empeñados en rechazar la monarquía y los privilegios de la sangre azul. La indiferencia se alimenta del desprecio al gobierno popular, a quienes fueron resultado de la manipulación del proceso electoral.

El actual líder de los diputados es Aldo Iván Dávila Morales, con gritos que denuncia el exceso de tiempo, se mueve de asiento en asiento para discutir con otros representantes, regaña al presidente del Congreso y ataca a la junta directiva. Protestó contra el contrato de un cuadro por 1,3 millones de Q al dentista Christian Escobar Martínez, por el ministro Aguilar Marroquín. Aunque no le pidió al funcionario que asistiera a la convención; El diputado Carlos Alberto Barreda Taracena, indicó que apoyan cualquier acción realizada por su colega. Por último, una posición afirmativa en el banquillo de la UNE, cuya actuación se puede resumir en la frase del ordenador: para nada. A partir de ahora, Sandra Torres Casanova se unirá a ellos para estar completos en la cultura del rechazo. Finalmente, el Ministerio de Cultura y Deportes canceló todas las actividades de celebración.

Está viviendo una etapa desagradable de marchitamiento de la vida cívica y de la propuesta política. Parece una virtud lanzar insultos. Cualquier invectiva contra las autoridades deja una huella imborrable porque nunca se defienden. Por un lado, esto puede deberse a la veracidad de las acusaciones e insultos; pero, por otro lado, también destaca la cobardía de los favorecidos con ingresos legales e ilegales, esperando terminar en su cargo el corto período presidencial.

Al final, la celebración del bicentenario más común fue la niña de 6 años, vestida con un traje regional con cartulina al fondo y un quetzal de papel recortado. Recita un discurso en el que admite con franqueza amar a su país. La reproducción en plataformas de video de Internet está evolucionando.

Más para adultos, negación y vergüenza. Los negadores de la independencia se resumen en un artículo de periódico, en el titular se describe al país como estiércol. El desacuerdo genera un miedo a la reverencia, una fascinación por la vulgaridad indignante. Somos un país, donde una mayoría cívica no logra imponerse a la capitulación y a la gente desvergonzada.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *