No es liderar sino estar en el montículo – Prensa Libre

El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

El grupo de trabajo de Biden Sanders definió las causas fundamentales de la migración: violencia, inseguridad asociada con la pobreza, corrupción generalizada, bajo nivel de educación asociado con la falta de oportunidades económicas y el impacto del cambio climático. Con su sistema de inmigración de ganso del siglo XXI, estableció un seguimiento acrítico. Según ellos, la primera herramienta será la diplomacia para sumarse a la respuesta humanitaria. En otras palabras, ante los males, un banquete de embajadores.

Uno de los impulsores es el colombiano, originario de Cartagena de Indias, Juan Sebastián González, actual asistente adjunto de la Secretaría de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental. Fue voluntario del Cuerpo de Paz de 2001 a 2004, en 7 Pinos, Chiantla, también colaboró ​​en una toma de agua del río Magdalena Pep Ajau. Cuando compareció el 25 de septiembre de 2015 ante la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso, señaló que lideró al embajador Stephen McFarland durante su visita a Huehuetenango y descuidó el control de los fondos de la AID dentro del gobierno departamental.

Se graduó con honores de la primera universidad católica de Estados Unidos, la Universidad de Georgetown, donde también es profesor. Ha hecho una carrera como asesor del Senado, diseñando políticas para combatir el narcotráfico. Valió la pena ser nombrado coordinador de los planes antinarcóticos para Bolivia, Colombia, Perú y Venezuela. En 2013, se desempeñó como asesor del entonces vicepresidente Joe Biden sobre este tema.

Director entre 2017 y 2020 de WOLA, la oficina de Washington para asuntos latinoamericanos, conocida por su sesgo progresista en ciertas luchas políticas. Escribió en la influyente revista del Council on Foreign Relations, a favor de los inmigrantes, pero sin romper con la declaración de su gobierno: ¡no vengas! Por lo tanto, no incluye fuertes intereses nacionales, para aprovechar la mano de obra extranjera.

El 9 de agosto, como funcionario cercano al presidente Biden, en una conferencia de prensa, dijo: Presentaré al Congreso nuestras estrategias para abordar las causas fundamentales de la migración y trabajar juntos en el Congreso.

Los casos firmados por el gobierno de Estados Unidos solo proyectan culpa sin considerar responsabilidad alguna por el efecto llamado. Esta actitud es explícita, en el caso venezolano, donde González no nota la profunda implicación de su gobierno. En su artículo titulado Con las gafas de Salvador Allende, proclama el horror de un regreso a la guerra fría, del que resume la parte principal de la intervención. Ignora la participación de Estados Unidos en ejecuciones hipotecarias de activos corporativos, controversias diplomáticas y patrocinio monetario de la oposición. En lugar de asumir el compromiso de establecer las etapas y objetivos de la política internacional, declara a la oposición interna venezolana como directora del proceso.

En el Triángulo Norte, todo se resolverá localmente. Ante las barreras al comercio internacional y la promoción industrial bloqueada, los migrantes llegan a Estados Unidos a trabajar. Se ganarán la vida con un esfuerzo desinteresado y sus empleadores, que necesitan mano de obra, se beneficiarán. En definitiva, no rompe con las afirmaciones formalistas de Trump y los supremacistas. Tal omisión está barnizada por un discurso supuestamente amable; pero sin una propuesta realista, capaz de movilizar al pueblo interesado. Los funcionarios estadounidenses se niegan a reconocer la unidad macrorregional, que incluye tanto al Triángulo del Norte como a América del Norte. Es la humanidad misma, cada vez más cercana debido al avance de las comunicaciones.