"No reconocemos las elecciones de Ortega"

«No reconocemos las elecciones de Ortega»

La eurodiputada Soraya Rodríguez, elegida por el partido Ciudadanos de España, es la impulsora de una nueva resolución del Parlamento Europeo sobre la crisis política en Nicaragua, tras la farsa electoral del 7 de noviembre, que será debatida el próximo martes 15 de diciembre y sometida a votación. , con sus modificaciones, dos días después.

En esta entrevista con Esta semanaCONFIDENCIALRodríguez explica las implicaciones políticas de esta resolución en la que, sin reconocer la legitimidad de los resultados de la votación en Nicaragua, proponen al Alto Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Josep Borrell, «utilizar todos los medios para su disposición incrementar las sanciones individuales y denunciar la cláusula democrática del acuerdo de asociación entre Centroamérica y la Unión Europea ”.

«Queremos aislar al régimen de Ortega y Murillo, pero queremos estar muy cerca de la sociedad civil nicaragüense», dijo el eurodiputado Rodríguez.

El próximo martes se debatirá una nueva resolución del Parlamento Europeo sobre la crisis en Nicaragua tras las votaciones del 7 de noviembre, ¿cuál es el alcance de esta propuesta de resolución?

Queremos que el Parlamento Europeo apoye de forma clara y unánime que las últimas elecciones organizadas por el régimen de Ortega fueron en realidad un fraude electoral, teniendo en cuenta que el régimen de Ortega ha aprobado en los últimos meses una serie de leyes que ha adoptado. .permitieron encarcelar a cualquiera que expresara su voluntad de ser candidato en estas elecciones, por lo que hubo más candidatos encarcelados que candidatos en las papeletas.

También teniendo en cuenta el hecho de que los pocos medios de prensa libres que quedaban en Nicaragua fueron cerrados y que, como consecuencia, se violaron todos los derechos civiles y políticos, tanto por el sufragio activo como por quienes quisieron y optaron por participar en este proceso electoral. , como los derechos civiles y políticos del pueblo nicaragüense a quienes de hecho se les prohibió ejercer su libre voto. Por tanto, una condena a este fraude electoral y el reconocimiento de que las elecciones fueron ilegales, así como una declaración clara del Parlamento Europeo de que, por tanto, no reconoceremos a ninguna institución que haya surgido de este proceso electoral ilegal.

¿Qué implicaciones tendría este no reconocimiento político de los resultados electorales para las decisiones de la Unión Europea? ¿Están considerando más sanciones individuales o incluso acciones de presión sobre las instituciones estatales?

En esta resolución, instamos al Alto Representante Josep Borrell a que utilice efectivamente todos los instrumentos a su disposición para incrementar las sanciones individuales de la Unión Europea. Personalmente, siempre he dicho que me parece que también tenemos un amplio margen en el ámbito de las sanciones individuales contra altos funcionarios del régimen. Hay pocos funcionarios sancionados por tanta impunidad, dada la dimensión de corrupción del régimen, queda un largo camino por recorrer; y también, otro tipo de instrumentos. También pedimos en la resolución que todos los Estados miembros puedan supervisar los fondos europeos asignados a través de instituciones multilaterales y financieras como el Banco Centroamericano de Integración Económica, a fin de asegurar que no exista ningún financiamiento de esta manera que pueda fortalecer el esquema tampoco.

Por otro lado, también pedimos que se implemente de inmediato la cláusula democrática del acuerdo de asociación, sin duda, para denunciarlo, para suspenderlo; y por tanto utilizar este amplio margen que también tenemos en el ámbito de las sanciones individuales.

Estas medidas tienen como objetivo debilitar política y económicamente el régimen de Daniel Ortega, aislarlo internacionalmente, pero ¿existe una estrategia del Parlamento Europeo o de la Unión Europea para fortalecer la sociedad civil nicaragüense que también es perseguida y prácticamente prohibida y criminalizada?

En esta resolución, pedimos a la Unión Europea y sus Estados miembros que sigan de cerca, sobre el terreno, a través de nuestros representantes y nuestras embajadas, la situación en la que se encuentran los defensores de la democracia. Muchas asociaciones, por ejemplo, el Cenidh que continúa en Nicaragua; Urnas Abierta, quien informó sobre lo ocurrido el día de la celebración electoral; porque debemos mantener el apoyo a esta sociedad nicaragüense activa y resistente; Y por eso también les pedimos que aumenten nuestra labor de asistencia a los presos políticos que se encuentran en las cárceles, para acompañarlos en las visitas, en los juicios; que establezcamos visados ​​de emergencia para las personas que tienen que salir del país y asilo político para todos aquellos que pueden salir y que tienen que huir por estos motivos en los Estados miembros.

Queremos aislar al régimen de Ortega y Murillo, pero queremos estar muy cerca de la sociedad civil nicaragüense; Por eso también sabemos que luego de la salida del régimen de la OEA el 19 de noviembre, es claro que también vamos a tener más dificultades para saber qué está pasando adentro y, por eso, queremos que nuestras representaciones diplomáticas en Nicaragua realmente sean nuestros ojos.

¿Es la liberación de los presos políticos un tema de negociación o una condición para que se lleve a cabo un posible diálogo político en Nicaragua y para discutir la convocatoria de nuevas elecciones?

En efecto, en esta resolución exigimos la liberación inmediata de todos los presos políticos en Nicaragua y, además, denunciamos una vez más las terribles condiciones a las que se encuentran sometidos. Reiteramos que la única salida posible a esta situación, la dictadura de Ortega y Murillo, es una salida democrática; y esta solución democrática pasa por la realización de elecciones libres, democráticas y transparentes que cumplan con los estándares internacionales, para que sean elecciones verdaderamente democráticas.

¿Cómo reconstruir las leyes que fueron transformadas por el régimen de Ortega, para que este proceso se lleve a cabo? Sin duda, tiene que pasar por un diálogo. Un diálogo amplio e incluyente de la sociedad nicaragüense. Este diálogo debe darse con todas las fuerzas democráticas y, por tanto, para ello, es necesario que la liberación de los presos políticos se produzca como la base mínima sobre la que realmente puede descansar este diálogo.

Por supuesto, queremos que esto suceda porque los protagonistas son el pueblo nicaragüense. Y en este sentido, pedimos y abogamos por este proceso de diálogo amplio y transparente y pedimos a la Comisión Europea, a la Unión Europea, que realmente apoyen, acompañen y ayuden en todo lo que se nos pida en este camino.

Este proyecto de resolución será debatido el próximo martes y, en su opinión, podría aprobarse la semana que viene. Ortega asume el cargo el 10 de enero. Antes de esta fecha, ¿se espera una deliberación de la Unión Europea sobre la legitimidad del régimen y las acciones que van a emprender los gobiernos europeos?

Las declaraciones del Alto Representante fueron muy claras, no reconocemos las elecciones. Antes de que se realizaran estas elecciones, ya habíamos dicho que no las reconoceríamos porque no cumplían con los estándares mínimos para que se llevara a cabo un proceso electoral mínimo competitivo. Y así, tras este fraude electoral, la Alta Representante fue muy clara, no reconocemos estas elecciones y por tanto no reconocemos sus resultados.

En esta línea, existe un amplio consenso, esta resolución se convierte en una declaración formal del Parlamento Europeo, que espero sea ampliamente apoyada por todos los parlamentarios y por todos los grupos políticos, y contribuirá a todos los esfuerzos con la Comisión y la Alta Representante. , y con el resto de la comunidad internacional, por supuesto, como siempre con la sociedad nicaragüense, con sus representantes, en la medida en que podamos ayudar a una salida, una salida a esta situación en la que los nicaragüenses estamos sufriendo mucho. Crisis social consecuencias de la gestión de la crisis sanitaria, que conduce a una situación muy difícil, de colapso económico, y enfrenta una situación en determinadas zonas del país de crisis humanitaria.

Hasta el día de hoy, todas estas demandas de una solución democrática y un posible diálogo político han sido categóricamente rechazadas por Ortega. Lo ha hecho con la Organización de Estados Americanos, ya lo ha hecho con la Unión Europea. ¿Tiene el Parlamento Europeo, la Unión Europea una visión a medio plazo de esta crisis? Porque parece que Ortega solo está tratando de ganar tiempo y dejar que la atención de la comunidad internacional se centre en otros temas y se olvide de Nicaragua.

Creo que el Parlamento Europeo no se olvidará de Nicaragua. Si el objetivo de Ortega es (dejar) pasar el tiempo, porque después de algún tiempo de este fraude electoral la Unión Europea puede cambiar de posición frente a Nicaragua, creo que claramente se equivoca. Las respuestas que ha dado la Unión Europea al régimen de Ortega, al aumento y espiral de la represión, a las reformas legislativas que han permitido todo este contexto de represión, cierre de los medios de comunicación y encarcelamiento de líderes políticos, fueron una respuesta clara y contundente. respuesta. No reconocemos las elecciones y trabajaremos con todos los instrumentos a nuestro alcance para aislar la dictadura de Ortega y Murillo, pero para estar muy cerca, a nuestra vez, del pueblo nicaragüense.

Queremos que la Comisión utilice todos los instrumentos posibles; y al hacerlo, abogar y trabajar en la mayor medida posible por la apertura de un diálogo social con todas las fuerzas sociales y políticas de Nicaragua para avanzar en la senda de las reformas hacia unas elecciones verdaderamente libres; Apoyar la transición democrática que necesita Nicaragua. Pero, en cualquier caso, nuestra posición no cambiará; Y también creo que desde el Parlamento Europeo hemos demostrado en los últimos años que no nos hemos olvidado de Nicaragua, y estamos muy cerca y Nicaragua está en nuestros debates, en nuestros plenarios y en nuestras resoluciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *