El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Periodistas de ataque de derecha e izquierda – Prensa Libre

Ayer leí un mensaje de Jorge Canahuati, presidente de la Asociación Interamericana de Prensa, en defensa de la periodista cubana Claudia Montero Lescalle y su pareja, el activista Fabio Corchado Borroto, ambos acusados ​​de «desorden público», sancionados con «prisión y reclusión domiciliaria». , lo que les impide salir del país «, por el» contenido contrarrevolucionario de sus videos «. El gobierno ha utilizado la persecución judicial para acosar e intimidar a periodistas independientes desde las protestas del 11 de julio, y ya han sido acusados ​​de los mismos «delitos». Hablamos de Cuba y de la dictadura socialista de Miguel Díaz-Canel, sucesor de Raúl Castro.

Otro documento de la SIP señala el reconocimiento del gobierno mexicano al asesinato del periodista Alfredo Jiménez Sosa por no garantizar “su seguridad, integridad, derechos y libertad” en 2015, cuando falleció en Sonora, por escribir sobre actividades de narcotráfico. Su cuerpo nunca apareció. Este no es el único caso porque el ejercicio del periodismo en el vecino país es una de las profesiones más peligrosas del mundo y por eso decenas de hombres y mujeres de la prensa lo han pagado con la vida. En Guatemala, especialmente en los departamentos, trabajar también en los medios de comunicación ha sido la causa de las viudas y los huérfanos, las víctimas más inocentes.

Se ha vuelto común que los gobiernos recurran a amenazas y acusaciones infundadas o débilmente fundamentadas. En Guatemala, uno de los periodistas perseguidos, hostigados y agredidos desde los últimos tres gobiernos es José Rubén Zamora, quien tuvo que salir del país. Hace tres días, Juan Luis Font se convirtió en la más reciente de las víctimas periodísticas de un gobierno autoritario y tiránico, opuesto a la publicación de investigaciones periodísticas mediante las cuales los guatemaltecos pudieran conocer la atroz e imparable corrupción gubernamental, generalizada por todas partes. Por eso, cuando Alejandro Giammattei firma sin sonrojarse el convenio de cooperación internacional contra la corrupción, uno se pregunta si su sentido del humor es oscuro, o si vive en un cielo inexistente.

No solo ataques del gobierno. Las publicaciones anónimas llegan con frecuencia con ataques y mentiras de los centros de red oficiales, y aparecen críticas que no están corrompidas, pero cuya debilidad obliga a sus autores a insultar, hacer generalizaciones erróneas y descalificar. Acusan a toda la gente de la prensa de traidores al país, tan calificados porque no inclinan la cabeza ante los políticos del Ejecutivo, el Congreso y otras instituciones, pero su oscuridad no les permite analizar otros criterios que los propios. y los del gobierno. Sus insultos provocan el rechazo de quienes piensan diferente pero no aceptan la diatriba. Por esta razón, el gobierno está fortaleciendo cada vez más su parecido con Cuba y Venezuela, ambos de extrema izquierda, pero en este caso de extrema derecha.

El periodismo lo hacen seres humanos, por lo que con la posibilidad de cometer errores. Los periodistas y columnistas pueden ser criticados porque sus criterios siempre reflejan una verdad, no la Verdad. Sin embargo, cada uno firma su trabajo y eso implica valentía y aceptación para equivocarse. Los gobiernos casi nunca se equivocan; ellos mienten. Su verdad no se encuentra con la realidad, lo que es posible en el periodismo profesional y bien intencionado. Por otro lado, quienes usan el lenguaje secular pierden. Lo peor hoy es pensar en los netcenters como periodistas. No es así. En resumen, son asesinos a sueldo y cobardes, desafortunadamente un subproducto maligno de los avances tecnológicos positivos para la comunicación, mal utilizados para mentir.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *