¿Por qué se ha intensificado el conflicto en el país?  - Prensa Libre

¿Por qué se ha intensificado el conflicto en el país? – Prensa Libre

Las recurrentes protestas y cortes de ruta, cada vez más largos, son síntoma del aumento de los conflictos sociales, creen los analistas consultados, quienes creen que el Estado no ha podido resolverlos.

Ayer, en El Estor, Izabal, hubo 20 días de bloqueo en una vía que conduce a un campo minero. La Policía Nacional Civil (PNC) despejó el paso luego de un violento enfrentamiento que duró desde el primer intento del viernes.

Días antes, se trataba de presuntos veteranos militares que realizaron dos días de barricadas y, además, incendiaron oficinas y vehículos en el Congreso, exigiendo el pago de Q120.000 por los servicios prestados durante el conflicto armado interno.

También esta semana, en Jutiapa, un grupo de vecinos de una aldea de Quesada bloqueó el camino que conduce a la frontera con El Salvador, exigiendo que se repare el camino.

Mientras que, el 12 de octubre, manifestantes dañaron monumentos en la Avenida de La Reforma.

Institucionalidad débil

Miguel Ángel Balcárcel, quien fuera el comisionado de diálogo presidencial, dijo que en lugar de fortalecer la capacidad del Estado para resolver el descontento, se ha debilitado.

Por ejemplo, dijo, a mediados del año pasado el Gobierno cerró la Secretaría de la Paz (Sepaz), la Comisión Presidencial por los Derechos Humanos (Copredeh) y Secretaría de Asuntos Agrarios (SAA), y creó la Comisión Presidencial por la Paz y los derechos del hombre.

A juicio de Balcárcel, esta comisión no ha jugado «un papel importante» en la generación de soluciones y reducción de focos de conflicto, mientras que la Comisión de Diálogo Presidencial (CPD) también se ha debilitado, por lo que se observan fuerzas en cada evento de seguridad. intenta dialogar.

«Tenemos un riesgo muy alto de conflicto, ya que la situación se ve agravada por el impacto de la pandemia, la contención y la falta de empleo», dijo Balcárcel.

David Casasola, analista de seguridad del Centro Nacional de Investigaciones Económicas (Cien), dijo que la debilidad institucional también significa que carece de capacidad para dar respuestas vigorosas y rápidas a las necesidades de la población, con la que el Estado va perdiendo presencia, mientras otros grupos están ganando terreno.

Balcárcel agregó que en muchos conflictos no es posible organizar el diálogo porque se ha perdido la confianza, ya que no se da respuesta a los problemas que aquejan a la población, y es entonces cuando opta por protestar o bloquear las carreteras.

Piden ser tenidos en cuenta en la consulta

En El Estor, Izabal, el sábado 23 de octubre se completaron 20 días de bloqueo de una vía que conduce a un campo minero, por parte de grupos de comuneros, en tres días hubo intentos de expulsión por parte de la Policía Nacional Civil (PNC), que utilizó a más de 200 agentes y policías antidisturbios.

Te puede interesar: La tensión se vivió en El Estor por la expulsión de la PNC contra manifestantes

Según el vocero de la PNC, Jorge Aguilar, el tramo se hizo público este sábado 23 de octubre, alrededor de las 13:00 horas.

Durante varias horas, hubo un enfrentamiento entre los miembros de la comunidad y la policía cuando intentaron desalojarlos. Los manifestantes denunciaron lesiones por el uso de la fuerza y ​​gases lacrimógenos para dispersarlos y algunos medios bloquearon el trabajo.

En tanto, el vocero de la PNC, Jorge Aguilar, respondió que había alrededor de 200 agentes en el lugar y entre los dos días se reportaron inicialmente 15 policías heridos, tres de ellos el sábado por arma de fuego, posteriormente el dato se actualizó a cuatro.

Luego de varios días de intento de diálogo, se utilizaron medios disuasorios y no letales para avanzar, pero frente a la gente tuvieron que usar botes de gas lacrimógeno, agregó.

Los comuneros piden ser tomados en cuenta por el permiso del proyecto minero y afirman que el Ministerio de Energía y Minas (MEM) y otras entidades les han negado la incorporación.

La Corte Constitucional (CC) dictaminó en 2019 la suspensión de las operaciones mineras y ordenó en 2021 que se realice una consulta comunitaria en el área de influencia del proyecto.

El sábado, la PDH emitió un boletín pidiendo al presidente, Alejandro Giammattei, y al MEM que cumplieran con la decisión del CC que ordena esta consulta, entre otras recomendaciones.

Ex-militar

Además, presuntos veteranos militares realizaron protestas en la pasada y presente semana que han derivado en amenazas, bloqueos de calles y carreteras en varios puntos del país durante varios días y cuyo punto crítico ha ocurrido el 19 de octubre cuando un grupo irrumpió en el edificio del Congreso. e incendiaron vehículos y oficinas, además de agredir a ocho periodistas.

Los ex militares exigen que se apruebe un depósito de 120.000 Q para cada uno por sus servicios durante el conflicto armado interno. Se estima que podría haber hasta 95.000 veteranos.

Lea también: Cuatro veteranos militares capturados tras ataque al Congreso enfrentan juicio por terrorismo

No más cerraduras y daños a los monumentos.

A principios de esta semana, en el pueblo de El Amatón, Quezada, Jutiapa, hubo varios días de bloqueo de la carretera que conduce a la frontera con El Salvador por parte de los lugareños que pedían su reparación.

Mientras que el 12 de octubre, que se celebró con motivo del Día de la Herencia Hispana, un grupo de presuntos manifestantes intentó demoler dos monumentos en la capital, uno dedicado a Cristóbal Colón y al expresidente José María Reina Barrios.

Crítica de la acción policial

Respecto al desalojo de manifestantes en El Estor, el abogado de derechos humanos Jordán Rodas dijo que hubo un exceso de personal policial, muy diferente a la baja presencia en la manifestación de los llamados veteranos militares en el Congreso.

Rodas dijo que la gran movilización hacia El Estor para proteger los vehículos del proyecto minero le parecía «extraña», pues la población se sentía indefensa ante la delincuencia.

La Convergencia por los Derechos Humanos también criticó «el uso desproporcionado y abusivo de la policía contra el pueblo Q’ueqchí».

Al respecto, Aguilar dijo que el Congreso y El Estor actuaron de acuerdo con los protocolos, que primero incluyen el diálogo con los oficiales de uniforme gris, que no portan armas. Si hay ataques, se utilizan unidades de reserva con escudos para proteger a estos agentes y hacer retroceder al grupo.

Explicó que en todos los casos la vida es privilegiada, y que en el Congreso la acción de los manifestantes fue más rápida y en una zona donde confluyen muchos trabajadores, mientras que en El Estor ya eran varios días de bloqueo y diálogo.

En busca de dialogo

Ana Luisa Olmedo, vocera del CPD, explicó que la entidad busca constantemente el diálogo en los distintos conflictos detectados, pero que no depende solo de ellos, sino de la disposición de los grupos para dialogar. En otros casos, la comisión completa su trabajo y estos pasan a otras entidades para llevar a cabo las soluciones.

Con los grupos de presuntos exsoldados se realizaron 180 mesas de diálogo y se generaron dos acuerdos, dijo. En El Estor, Olmedo explicó que días después del inicio del bloqueo, los delegados del CPD buscaron el diálogo, pero los manifestantes dijeron que el único con quien hablarían sería el ministro de Energía y Minas, Alberto Pimentel.

El CPD cuenta actualmente con 160 expedientes activos con mesas de diálogo instaladas sobre temas como disputas territoriales, saneamiento territorial, incumplimiento de contratos, expedientes agrarios, energía eléctrica, reintegros y pago de salarios, caminos, conflictos de derechos y seguridad jurídica, falta de agua. En otros casos, las tablas se desactivan cuando continúan, agregó.

Otras razones

Respecto a las solicitudes de exsoldados, Casasola destacó que el desborde de sus solicitudes puede deberse al ciclo presupuestario ya que el plan de gastos está en discusión y pueden considerar que es hora de lograr que integren recursos para el bono para el 2022. .

Coincide con Balcárcel en que en el caso de las protestas en El Estor, también se refleja la necesidad de regular la implementación del Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para las consultas comunitarias. Este último mencionó, por ejemplo, que en países como Colombia, Ecuador, Perú y otros, existe un registro de autoridades ancestrales, aspecto que dio mayor certeza durante su integración para los procesos de preconsulta y consulta.

Posibles intereses políticos podrían verse reflejados en algunos casos de conflicto, dijo Balcárcel, aunque no indicó ninguno en particular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *