Quién gana y quién pierde en la invasión talibán de Afganistán – Prensa Libre

Congreso incapaz de modernizar legislación - Prensa Libre

Afganistán ocupa una posición estratégica que a lo largo de los años ha atraído el interés de muchas potencias. Limita con Irán, Pakistán, China, Turkmenistán, Uzbekistán y Tayikistán. (Estos tres últimos son importantes reservas mundiales de petróleo y gas natural). Además, cabe señalar que el subsuelo afgano es rico en minerales sin explotar, con depósitos de oro, cobre, uranio, piedras preciosas y litio.

Con la reanudación del poder de los talibanes en Afganistán, se abren nuevos escenarios humanitarios, políticos y económicos que involucran a todo el planeta. Estados Unidos aún no ha terminado de irse, y sus aliados y otras potencias ya han comenzado a reposicionarse para negociar intereses estratégicos y perspectivas de recuperación económica. Ejecutar el retiro fue simplemente desastroso, basado en escenarios y cronogramas. Por lo tanto, podría parecer a todos los efectos una derrota rotunda para los estadounidenses, que a los ojos del mundo desperdiciaron 20 años de guerra en Afganistán, que costó a los contribuyentes miles de millones de dólares. Sin embargo, a pesar de este desastre, si hubo un grupo que se benefició de él durante mucho tiempo, los fabricantes de armas, aviones, bombas y tanques.

La predicción de Rusia (por su propia experiencia) se hizo realidad cuando advirtió a Estados Unidos que se vería arrastrado a una guerra sin fin, de la que nunca saldría victorioso. Otro gran perdedor es el pueblo afgano, que ahora tendrá que vivir con el caos, el abuso y la miseria que traen consigo los talibanes. Pero lo que ha levantado una alerta global es la posible reconfiguración y activación de grupos terroristas como Al-Qaeda o ISIS.

¿Quién gana aquí? En este escenario, Rusia, China, Irán y Turquía ya han elaborado su plan. Moscú y Beijing ya se han abierto a la colaboración con el gobierno talibán. Visualizan el caso particular de Afganistán como un nodo gordiano de comunicaciones terrestres, lo que para ellos es de trascendental importancia. Saben que es un país rico en recursos minerales. Se han identificado más de 1.400 sitios mineros potenciales, con 91 recursos extraíbles. Entre estos, uno de los más importantes, desde el punto de vista económico actual, es el litio, que se utiliza para fabricar baterías para teléfonos inteligentes y casi todos los dispositivos tecnológicos.

China, que comparte una pequeña frontera con Afganistán, teme que si los talibanes toman el control de todo el país, los grupos islamistas se fortalecerán y podrían cruzar su frontera. Y quizás se tomaron muy en serio el mensaje que dejaron los estadounidenses cuando abandonaron Afganistán: si los talibanes conquistan Kabul sin consecuencias, también podrían hacerlo en Taiwán.

Rusia, China e Irán no han realizado ningún cambio drástico en el funcionamiento de sus respectivas embajadas en Afganistán, además de convertirse en los tres primeros países en poder reconocer al gobierno talibán. Irán ve en la retirada estadounidense de la zona, una posibilidad de reforzar su presencia en la región de Oriente Medio, incluso de reforzar sin problema su armamento militar. Ya ha reanudado las exportaciones de productos petrolíferos a Afganistán tras una solicitud de los talibanes.

El colapso de Afganistán ha despertado en Europa los viejos fantasmas vinculados a las emergencias migratorias humanitarias que vendrán con el riesgo de tener consecuencias inmediatas. En política internacional ya se sabe que el lugar donde alguien se jubila es inmediatamente ocupado por otro, por lo que ahora, en los próximos días, veremos una reconfiguración de las fallas geopolíticas globales, con un escenario desolador.