Quienes confiscan libertades traicionan al país

Clínica móvil

La última ola represiva de la dictadura de Ortega utilizó como argumento para encarcelar a los opositores el único artículo de la Ley, que en su delirante formulación y dolorosa ortografía (¿Sabrán que hay un punto final y seguimiento?), Califica como «traidores a la patria ”(sí, entre comillas y en mayúsculas) a prácticamente todo aquel que, de pensamiento, palabra y obra, quiera un cambio político para el país en el que vive. Califica de traidores a quienes, en el ejercicio del civismo, aspiran a reprimir un régimen dictatorial que ha confiscado cualquier tipo de libertad. En el imaginario de los dos polos surgen dos ideas de patria: una poblada por vasallos resignados a su destino, y la otra por ciudadanos con deberes y derechos, incluso para tramar, conspirar o planificar un cambio de régimen. El verdadero crimen es ser parte de los opresores, no resistir individual o colectivamente para restaurar las libertades.

En general, la patria se entiende como el lugar al que todas las personas se sienten vinculadas por nacimiento o adopción de diferentes formas, entre las que destaca la afectiva, vinculada a la historia. Pero también hay motivos legales que reconocen la condición nacional de este lugar y, por tanto, un estatuto basado en deberes y derechos que son la base de las libertades de todos. Por esta razón, patria y nación se han considerado sinónimos.

Esto significa que la Patria es ante todo una comunidad política fundada en un contrato social entre autoridades y ciudadanos, traducido en un texto constitucional que regula la convivencia. Lo contrario sería una finca, una reserva privada o un enclave donde prevalecen los caprichos del amo, señor o dama feudal. En resumen, no hay patria posible sin ciudadanos.

Pero la Ley N ° 1055 establece lo contrario. En sus palabras, el FSLN se encuentra entre los mayores traidores a la patria de los tiempos modernos. Veamos esto en parte. El FSLN libró una lucha armada que, para muchos, fue un golpe de Estado que alteró el orden constitucional. Aquí estamos entrando en un viejo debate: si el cambio violento es liderado por un movimiento de izquierda, es una revolución; si lo promueve la derecha, es un golpe de Estado. Pero si nos atenemos al texto de 1055, fue un acto de traición para el país. Luego señala a quienes «fomentan o fomentan actos terroristas, que cometen actos que atentan contra la independencia, la soberanía y la autodeterminación», que según Somoza en la década de 1970 fue ni más ni menos lo que hizo el FSLN con la lucha armada y el apoyo. buscó a la comunidad internacional, en particular a la OEA, México, Venezuela y Costa Rica, entre otros. Y termina con «que inciten a la injerencia extranjera en los asuntos internos, exijan intervenciones militares, se organicen con financiamiento de potencias extranjeras para cometer actos de terrorismo y desestabilización», precisamente lo que ha hecho el FSLN desde su fundación al forjar alianzas con Cuba, y luego con la URSS y otros países del bloque socialista. Todo esto sin mencionar la larga lista de nacionalidades que se sumaron a las luchas en los años 70 y 80 en nombre del internacionalismo.

¡Cómo pueden los dirigentes de Ortega actuar de espaldas a la historia tan cínicamente! En nombre de lo que la lógica maniquea buscaba el apoyo internacional para la lucha contra enemigos poderosos, un acto de patriotismo en el pasado, pero ¿es esto ahora una condición suficiente para ser declarado traidor a la patria?

Si los nicaragüenses hemos recurrido a la denuncia en todos los foros internacionales posibles es porque se han cerrado todos los canales nacionales para hacer justicia a las violaciones de derechos humanos cometidas por Ortega. Si el estado se ha convertido en una empresa controlada por la familia Ortega, debemos buscar salidas fuera de las fronteras nacionales.

Esto es lo que está sucediendo con instituciones como la Defensoría del Pueblo, que desde la época de Omar Cabezas se ha convertido en un aparato auxiliar de los abusos que sufre la población, como cuando organizó manifestaciones contra las celebraciones de la Internacional de los Derechos Humanos. Día. Lo mismo ocurre con la Fiscalía, cada vez más claramente transformada en un brazo coercitivo de la represión política. Por eso las organizaciones nacionales defensoras de derechos humanos llevan sus voces ante el Consejo de los Derechos Humanos de la ONU, ante la CIDH de la OEA y recurren a las alianzas internaciones con plataformas mundiales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch y la Unión Europea, Entre otros.

La cooptación del Estado por parte del FSLN para garantizar la impunidad de los atroces crímenes cometidos con mayor notoriedad a partir de 2018, obligó a buscar vías alternativas de acceso a la jurisdicción de justicia universal contempladas también en algunos países. Corte Criminal Internacional. Si el orteguismo no hubiera arruinado el estado de derecho y si los tribunales fueran independientes de las órdenes ejecutivas, ningún compatriota elaboraría una estrategia para hacer que los criminales rindan cuentas fuera de las fronteras del país.

Que no digan que el pueblo nicaragüense busca apoyo para invasiones militares o para realizar atentados terroristas. Por el contrario, el activismo internacional es una derivación del rechazo a cualquier salida armada que conduzca a una nueva guerra civil. No hay nadie en Nicaragua, en las cárceles o en libertad, en la clandestinidad o en la vida pública, dentro del país o en el exilio, que haya orquestado o promovido acciones armadas contra la opresión. Los únicos interesados ​​en las salidas violentas son los líderes de la dictadura porque los caminos violentos son los únicos que conocen y son los únicos que garantizan su supervivencia.

Quienes buscan justicia y libertad por medios pacíficos no traicionan a su patria, adhiriéndose al contrato que las autoridades legítimas han firmado con todos los ciudadanos. La patria es traicionada por quienes quieren convertir a Nicaragua en un desierto sin leyes ni derechos, gobernado por un grupo de gente decadente y sin corazón.