Régimen destituye a magistrado leal por manejar apelación de CxL

Régimen destituye a magistrado leal por manejar apelación de CxL

Un pasado de lealtad en la militancia sandinista, cultivado durante décadas, no impidió el despido por parte de las órdenes superiores de Gerardo Rodríguez Olivas como magistrado y presidente de la Corte de Apelaciones de Managua (TAM).

Si bien este lunes circuló en los medios de comunicación la versión de su abrupta salida, en la que se decía que ni siquiera se le permitía ingresar a su despacho, la Corte Suprema de Justicia (SCJ) -controlada íntegramente por el partido en el poder desde 2014- ha No hizo ninguna declaración sobre Rodríguez Olivas, quien también coordina el sistema de despacho judicial en Managua y ha mantenido contacto directo con los jueces.

Lo único confirmado es que su destitución se produce luego de que se hubiera tramitado un recurso de apelación, con base en los Apelaciones, sobre el caso de despojo de la personalidad jurídica del partido Ciudadanos por la Libertad (CXL), intervenido el pasado mes de agosto, en pleno período represivo. escalada del régimen contra la oposición.

Esta escalada represiva significó la eliminación de la competencia política en las elecciones presidenciales de noviembre, a través de dos canales: dejar a la oposición sin partido – al despojar a CxL de su personería jurídica, semanas después de cancelar también el Partido Restauración Democrática (PRD). ser el otro vehículo de la oposición – y también encarcelar a siete candidatos presidenciales que se encuentran entre los 37 líderes políticos y cívicos detenido desde finales de mayo por presuntos cargos de «traición» o «blanqueo de capitales».

El ex magistrado no se encuentra por ninguna parte. Este martes, su teléfono celular permanece apagado, lo que lo lleva directamente al correo de voz. En uno comunicado de prensa el lunes, CxL describió que la Segunda Sala de la Corte de Apelaciones aceptó su recurso de apelación del 9 de septiembre a las 9.46 a.m. y lo notificó el 1 de octubre a las 10:24 a.m. Sin embargo, otra sentencia judicial posterior estableció lo contrario. Se emitió 34 minutos después de la primera y se notificó siete horas después de la notificación inicial.

En la CSJ solo se informó que el recurso de apelación de Óscar Sobalvarro, vicepresidente de CxL, había sido desestimado en un texto breve de dos párrafos La policía no dijo nada ni sobre el presunto allanamiento de la residencia del ex magistrado ni sobre los motivos que habrían llevado a esta situación.

En CxL, sus autoridades tampoco comentan sobre esto. Todo este proceso con los recursos y la acusación de Rodríguez sucedió un mes antes de las elecciones presidenciales, cuando la comunidad internacional denunció el proceso electoral por la falta de garantías para un ejercicio democrático.

Así fue la destitución de Gerardo Rodríguez

Fuentes judiciales han confirmado, en el ambiente de secreto de este poder estatal, que el conflicto interno surgió porque Rodríguez Olivas no consultó al FSLN para dar paso a la tramitación del recurso de amparo de CxL, mecanismo que es habitual, porque luego son marginados en la Sala Constitucional del Tribunal Supremo en espera de una decisión política.

Según otro abogado, el ex magistrado sí consultó a la presidenta de la CSJ, Alba Luz Ramos, y fue ella quien ordenó su ingreso con la intención de dejarlo «dormir» más tarde. Sin embargo, cuando fueron informados en El Carmen, residencia y despacho de Daniel Ortega, solicitaron a los magistrados y al Ministerio Público saber qué había sucedido. Se dice que la presidenta de la CSJ se ha «lavado las manos» y Rodríguez ha caído en desgracia.

CONFIDENCIAL Envió una solicitud de información al correo electrónico del portavoz del Poder Judicial, Roberto Larios, pero no respondió. Mientras tanto, la jueza Ramos, al enterarse de que era periodista, negó que fuera ella. “Aquí no hay doctoras”, dijo.

En las versiones no oficiales de la prensa nacional se menciona que el magistrado Ernesto Rodríguez Mejía ya fue designado presidente del TAM, pero las autoridades correspondientes tampoco han emitido un comunicado de prensa oficial.

«Fiel guardián de la tiranía»

La salida de Rodríguez provocó diversas reacciones entre los abogados nicaragüenses.

Durante sus 15 años como presidente de TAM, Rodríguez Olivas fue un fiel juez del sandinismo. Fue reelegido el 26 de marzo de 2021 como presidente de este órgano judicial por unanimidad por los magistrados de las cinco cámaras de apelación.

Según un memorando del Poder Judicial, su colega Alfredo Barquero Brockman propuso su reelección por «su capacidad para reaccionar con rapidez y eficacia coordinando la jurisdicción de Managua». El ex magistrado sonrió frente a las cámaras.

Para el defensor de derechos humanos Gonzalo Carrión, la decisión de despedirlo es extraña porque es un hombre con pasado sandinista, a quien describe como «un fiel guardián de la tiranía».

“Rodríguez es quien manejó todos los hilos de la administración de justicia, en todo lo que concierne a Managua. Sabe lo que se decide y cómo se decide. Incluso por sus características, además de conocer la ley, había hecho una demostración fehaciente de su subordinación al partido y cumplió con las órdenes del FSLN ”, dijo Carrión.

Rodríguez atacó públicamente a quienes consideraba enemigos de la justicia, incluido el diario La Prensa, por denunciar abusos en los tribunales. En 2017, el funcionario negó que hubiera habido una pelea entre sindicatos y agregó «no le demos al enemigo de qué hablar» en referencia al periódico más antiguo del país, intervenido por la policía en agosto pasado bajo cargos. de la presunta comisión de fraude aduanero y blanqueo de capitales.

En 2018, Rodríguez participó con otros jueces en la celebración de la revolución sandinista el 19 de julio. Aunque el ex magistrado no vestía ninguna camiseta alusiva al FSLN, los compañeros que lo rodeaban tenían en la camiseta la imagen del Che Guevara, Sandino o de los propagandistas oficiales del gobierno.

El expresidente de la Corte de Apelaciones, Gerardo Rodríguez (camisa a cuadros), con los magistrados Octavio Rothschuh (Sandino en su camisa) y Edgar Altamirano, celebrando el aniversario de la revolución sandinista en 2019. Foto tomada de La Prensa

La participación en actividades partidistas y la subordinación de la actuación de las autoridades judiciales al FSLN es una práctica impuesta por el partido gobernante en Nicaragua.

Según un informe de la plataforma de periodismo latinoamericano Connectas, titulado «El juez de Caudillo», El control del partido gobernante en el poder judicial es mayoritario e influye en los tribunales no solo a través de los altos funcionarios, sino también a través de las juntas de gobierno sandinistas y la juventud sandinista, que son estructuras partidarias que funcionan como un poder paralelo dentro de la institución.

El poder judicial ha sido cuestionado por fabricar condenas contra opositores en las protestas de 2018, lo que ha llamado la atención de la comunidad internacional. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), adscrita a la OEA, dijo en su momento que el proceso se desarrolló bajo cargos «infundados».

En enero de 2019, en tu carta de renuncia, el ex magistrado del Tribunal Supremo, Rafael Solís, denunció la imposición de un «estado de terror» y cuestionó la consolidación de una dictadura con «las características de una monarquía absoluta de dos reyes, que ha eliminado todos los poderes del estado» , dejando el mismo poder judicial al que pertenezco en su mínima expresión ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *