El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Solo puedes construir el país que sueñas – Prensa Libre

Las realidades son duras y las decepciones fuertes. La política, la corrupción y la delincuencia ya han hecho mella en las aspiraciones de los guatemaltecos y sus esfuerzos por lograr un desarrollo acorde con el enorme potencial humano y natural de esta tierra que conmemora dos siglos de haber iniciado su andadura como esa nación. La pandemia ha dejado al descubierto brechas y desequilibrios, debilidades institucionales y fallas funcionales del Estado que deben corregirse sin perder avances democráticos ni incurrir en polarizaciones estériles.

El gran desafío para los guatemaltecos de hoy es salvar estas útiles enseñanzas de las cenizas del pasado, para no cometer los mismos errores que llevaron a una apresurada e innecesaria anexión al Imperio Mexicano a menos de cuatro meses de la ‘independencia’. Luego vino la cristalización del ideal centroamericano a través de un sistema unificador roto por las luchas entre los campamentos y los prejuicios generados por grupos interesados ​​en lucrarse con la división. No fueron ni la única ni la última terquedad en derrocar el proyecto de unidad regional. Dentro de los mismos países, ya constituidos como repúblicas, prosiguieron las luchas que solo requirieron de un poco de madurez, moderación y empatía para forjar caminos de consenso. Lamentablemente no fue así.

Por eso hay una urgente necesidad de reconstruir el sueño llamado Guatemala, un ideal que unifica la hoja de ruta sin perder diversidad cultural y diferencias de opinión, pero sin extremismo, rencor o intereses de corto plazo. Es nuestra misión como guatemaltecos encontrar acuerdos ciudadanos viables.

Criticamos lo acordado el 15 de septiembre de 1821, bien por sus implicaciones sociales, bien por sus signatarios, bien por las circunstancias en las que se desarrolló el Plan Pacífico, ampliamente estudiado en sus insuficiencias pero también en su potencialidad como primera modelo democrático para una región que pasó más de tres siglos bajo el dominio colonial. Sin embargo, esta fecha es el referente histórico para las cinco repúblicas hermanas que a pesar de las vicisitudes, los respectivos dictadores y las desafortunadas guerras internas han encontrado vías de integración aún en proceso de mejora y consolidación.

Casi un tercio de la vida de Guatemala como República ha transcurrido bajo regímenes dictatoriales, con algunos respiros democráticos que no duraron más por los mismos factores antes mencionados, entre los que el más doloroso es la vulnerabilidad de gran parte de la población. plagado de divisiones establecidas, espoleado por discursos de panfletistas que abundan hoy y se camuflan en las redes sociales.

Aquí es donde entra el papel de la libertad de expresión, fundamental en la promoción de las primeras ideas independentistas, piedra en el zapato de los autoritarismos intolerantes y un servicio de información pública que se ofrece a la ciudadanía para formarse su propio juicio, evaluar, tomar decisiones y ser . responsabilizado por ellos a través de la rendición de cuentas de quienes detentan el poder del gobierno. El 14 de septiembre de 1951, cuando estaba a punto de circular durante un mes, la editorial de Prensa Libre incentivó la búsqueda de un desarrollo equitativo. Setenta años después, la exhortación es casi la misma, pero eso significa que en Guatemala tienen que empezar a hacer cosas diferentes para aspirar a legar resultados diferentes a las generaciones posteriores.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *