political prisoners visit

Tras meses de aislamiento, el régimen de Ortega permite visitas a presos políticos

Los familiares de al menos 20 presos políticos han logrado visitar a sus familiares encarcelados por primera vez, después de más de 80 días en total aislamiento. Las primeras en recibir visitas fueron las dirigentes opositoras Violeta Granera, Tamara Dávila, Dora María Tellez y Ana Margarita Vigil; el empresario José Adan Aguerri; el exdiputado José Pallais; los ex candidatos presidenciales Juan Sebastián Chamorro, Arturo Cruz y Félix Maradiaga; y los ex empleados de la Fundación Violeta Barrios Walter Gómez y Marcos Fletes, quienes recibieron una visita de 20 a 30 minutos a la prisión “El Nuevo Chipote” en Managua.

Desde finales de mayo, el régimen ha encarcelado a 35 líderes de la oposición, incluidos siete que aspiraban a presentarse a las elecciones presidenciales previstas para noviembre. Si no hubieran sido encarcelados y se les hubiera prohibido postularse, cualquiera de los siete podría haberse enfrentado a Daniel Ortega, quien se postula para otro período electoral.

Treinta y uno de los detenidos se encuentran en la cárcel “El Nuevo Chipote”, mientras que cuatro se encuentran bajo arresto domiciliario. Gómez y Fletes habían estado aislados e invisibles durante 95 días; Cruz por 87; Maradiaga, Chamorro, Granera y Aguerri por 84; Pallais por 83; Dávila por 80; y Vijil y Tellez durante 79 días. A ninguno se le permitió entrar en contacto entre sí, con otros presos, con sus abogados o con el mundo exterior.

Las visitas se realizaron cinco días después de que nueve de los once presos políticos fueran acusados ​​formalmente por la fiscalía de «conspiración para socavar la integridad nacional», perjudicando así a la sociedad nicaragüense y al Estado nicaragüense.

Walter Gómez y Marcos Fletes, los dos empleados de la Fundación, fueron imputados formalmente el 23 de agosto por los presuntos delitos de blanqueo de capitales y activos, malversación, detención indebida, mala gestión y falsedad ideológica.

Visitas a otros detenidos previstas para septiembre

Todos los cargos se formularon en audiencias previas al juicio celebradas en completo secreto, a las que ni siquiera los abogados defensores tuvieron acceso. No obstante, la Fiscalía emitió un comunicado alegando que las audiencias se realizaron de conformidad con los artículos 410 y 412 del Código Penal de Nicaragua.

En un comunicado posterior, la Fiscalía dijo que “a partir del martes 31 de agosto se iniciaron las visitas de familiares de los detenidos a través de los procesos descritos en declaraciones anteriores, todo de conformidad y de acuerdo con la Constitución de Nicaragua, el Código Penal y la Código Procesal Penal, reconociendo el derecho del imputado a comunicarse y visitar a sus familiares. «

A otros nueve presos se les permitió recibir visitas familiares el miércoles 1 de septiembre.

Hasta ahora, el régimen había bloqueado todas las visitas a los presos políticos y también se había negado a permitirles recibir alimentos y otros artículos de primera necesidad, permitiendo sólo ocasionalmente cantidades limitadas de agua potable o agua potable, otros líquidos y drogas.

Hugo Torres, Víctor Hugo Tinoco, Pedro Vasquez, Lesther Alemán, Max Jerez, Pedro Joaquín Chamorro, Suyen Barahona, Luis Rivas y Miguel Mora pudieron ver a un familiar por primera vez durante sus meses de encierro. Fotos: Confidencial / Jorge Mejía

Delgado y pálido

Solo se permitió la entrada a un miembro de la familia para visitas limitadas de 20 a 30 minutos, en una habitación pequeña en el complejo penitenciario y sin los guardias. Todos los presos de conciencia estaban muy delgados. Algunos habían perdido hasta 20 libras, según fuentes familiares. Estaban pálidos por la falta de luz solar y dijeron que estaban aislados, no les permitían hablar y los sometían a interrogatorios diarios.

Le frère de Dora Maria, Oscar Tellez, également avocat, a déclaré à l’Associated Press qu’il avait parlé avec sa sœur et avait observé qu’elle était «très maigre et pâle, car ils ne reçoivent la lumière du soleil qu’ una vez por semana».

“Mi hermana perdió 12 libras. No la maltrataron, pero tampoco la tratan bien, pues está totalmente aislada como el resto de los presos políticos. No pueden verse ni hablarse ”, dijo Óscar Téllez a periodistas de AP.

Consuelo Cruz, hermana de Arturo Cruz, dijo Confidencial que había visitado a su hermano, que había sido tratado «adecuadamente» por las autoridades penitenciarias.

La «tortura psicológica» denunciada

Los ex candidatos presidenciales Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro en una entrevista en diciembre de 2019. Foto: Confidencial

Familiares y el equipo legal de los ex candidatos presidenciales Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro denunciaron la tortura psicológica que sufrieron durante su encarcelamiento. También denunciaron irregularidades, incluidas las audiencias realizadas a las 3 de la mañana en el penal “El Nuevo Chipote”, donde se encuentran recluidos.

Según el comunicado emitido, Chamorro y Maradiaga perdieron un peso considerable durante su tiempo en prisión, posiblemente hasta 25 libras. Sin embargo, no muestran signos externos de lesiones físicas.

“En el caso de Juan Sebastián Chamorro, si bien dice que no fue golpeado ni maltratado físicamente, sufrió tortura psicológica. Por ejemplo, las luces brillantes están encendidas las 24 horas del día en su celda. Y fue sometido a intensos interrogatorios diarios que normalmente duraban al menos una hora ”, señala un comunicado de familiares y equipo de defensa.

La declaración señala: «Aunque Félix Maradiaga también afirma que no fue golpeado ni torturado físicamente después de su detención inicial, fue torturado psicológicamente y sometido a frecuentes y duros interrogatorios».

Maradiaga, pidió a los miembros de su familia que llevaran su mensaje al mundo: “Soy fuerte, tengo fe y le rezo a Dios a diario por Nicaragua.

Audiencias cerradas y denuncias de violaciones al debido proceso

Chamorro y Maradiaga también enfrentan una audiencia preliminar programada para el 3 de septiembre sobre los cargos contra el régimen.

“En otra violación extraordinaria de sus derechos al debido proceso, se les dijo a sus familiares que sería una audiencia cerrada en El Chipote, en lugar de uno en la corte ”, señaló el comunicado de prensa.

El comunicado cita al abogado internacional Jared Genser, quien manejó el caso de los ex candidatos encarcelados Félix Mardiaga y Juan Sebastián Chamorro. Aplaudió la posibilidad de que los familiares finalmente vieran en persona a los presos políticos, pero también protestó por las condiciones de su encarcelamiento.

“Después de estar desaparecidos durante 84 días, nos alegra saber que Juan Sebastián y Félix están vivos. Sin embargo, las circunstancias de su detención siguen siendo las mismas. Son presos políticos del régimen de Daniel Ortega, porque han declarado su candidatura a la presidencia. Su acusación no solo se basa en leyes que violan el derecho internacional, sino que también se han violado reiteradamente sus derechos al debido proceso. Enfrentan de 15 a 25 años de prisión por atreverse a declarar sus candidaturas e intentar postularse contra Daniel Ortega a la presidencia ”, dijo Genser.

Este artículo fue publicado originalmente en español en Confidencial y traducido por Havana Times.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.