El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

Un sábado ingenioso – Prensa Libre

Repita el sábado, el cursor parpadea. Falta el café, la adrenalina esperada se niega a llegar. En cambio, como siempre, el tiempo se acaba, el tiempo corre y las letras exigidas por esta publicación simplemente no se pegan a la página. Se instala un rebelde.

Cuántos han escrito alguna vez sobre eso, las confesiones compartidas por quienes están llamados a escribir un artículo periódico, como una columna de opinión, como esta. Más fácil – se podría pensar – cuando el espacio es temático, porque siempre hay algo que decir sobre el tema en cuestión. No digamos si es la migración, que ocupa esta columna y que nos da tanto que contar. Pero con cincuenta semanas al año, una revisión temática semanal tiene otro gran desafío: cómo no aburrirse. Cómo ser lo suficientemente repetitivo para fijar una posición, pero al mismo tiempo cómo no ser lo suficientemente repetitivo como para hacerte perder el interés.

El sábado es exigente y el reloj, como siempre, es inclemente. La columna espera y el café no ha funcionado. Habrá que hacer algo diferente.

Pasó otra media hora. Acabo de regresar del barrido. Dicen que el ejercicio lleva más oxígeno y sangre al cerebro y, por lo tanto, se estimula el pensamiento. El piso ya está limpio, pero todavía hay demasiado blanco en la sábana. Tanto es así que aparece el pánico en escena. Y esto sucede en absoluta sinergia, en un baile para dos, con su pareja, la angustia.

Este mundo está formado por héroes y villanos que compiten por la atención, la distracción, el orden y la inspiración. A veces dominamos; ya veces es el otro. Llevo unos días escuchando clásicos del rock / blues de los 70, y esa es la excusa que me quedaré. Y el caso es que la música es como condimentos en la cocina. Hay algunos tipos que, como la sal, tienen el efecto de aumentar el contenido. Digamos, un Chopin inspira, eleva y destaca. Es genial trabajar con él. Por otro lado, existen otros tipos que, como la pimienta, solo invaden y conquistan; ellos son dueños del momento.
Cambian el sabor, cambian el estado de ánimo y los empujan a retirarse a su propio mundo. Creo que eso es definitivo: entrar en Creedence Clearwater cuando se trata de edición no fue una buena idea.

A veces, cuando suceden cosas como esta, tengo algunas buenas fuentes a las que les pregunto qué les interesaría durante la semana. Pero generalmente el consejo viene de lo que ya se esperaba. Evidentemente sobre los migrantes, que dominan estos escritos. Sobre El Ceibo, con lo que está pasando. O los dilemas de Don Biden, que cumple sus promesas más humanas de empate. O sobre la corrupción, que también invade las oficinas que tuvieron que lidiar con este flagelo humano. O cuántos, de todos los ámbitos de la vida, quieren dejar el país, a un lugar donde hay esperanza de una vida mejor. Aquí es donde suelo seguir mi camino, aunque sea más repetitivo, consciente de evitar entrar en áreas que no son mías, y cometer las imprudencias que a veces leemos en estas páginas.

Imagínese lo más destacado de ser un emprendedor y dar su opinión sobre el aspecto médico de una pandemia. O ser religioso y entrometerte en el gobierno, en los asuntos públicos. Es muy peligroso escribir tonterías y me niego a hacerlo.

Insistiendo Sabadito, esta vez, un escrito ingenioso. Apago la pantalla, ha llegado la hora de entrega. El sonido de las teclas se detendrá y la música, de nuevo, invadirá. Esta vez el café no funcionó. Así que algo más fuerte va a ocupar esta tarde. Salud para todos. Salud, en todos los sentidos.