Una «mochila» con 20 años de experiencia en periodismo

Journalism Experience

Cuatro camisas y dos pantalones. Eso es todo lo que puse en mi equipaje cuando decidí irme de Nicaragua, después de haber meditado que, si quería seguir publicando investigaciones periodísticas sobre el régimen de Ortega-Murillo, me esperaba un silencio cauteloso o la cárcel, como me había advertido el Ministerio Público. partido en el poder. También llevaba conmigo una «mochila» con el bagaje de veinte años de experiencia frente al acoso periodístico, forjado en entrañables redacciones donde tengo decenas de amigos.

En los últimos meses, América Latina ha sido testigo del aumento del riesgo en Nicaragua para el ejercicio del periodismo, pero la escalada represiva que comenzó a fines de mayo, precisamente con el segundo allanamiento de las oficinas de confidencialidad en Managua, representó un régimen donde el cálculo político está ya no se percibe. Por el contrario, el deseo de imponer el terror a todos los ciudadanos, mediante la amenaza de cárcel y asedios en las casas de quien piense diferente, mientras quienes intentan salir del país se encuentran con restricciones de viaje al aeropuerto. Un país que se ha convertido en una enorme prisión.

Para estas sucias tareas, los jefes de gobierno cuentan con el Poder Judicial que pasará a nuestra historia como protagonista de uno de los capítulos más infames de la persecución por motivos políticos también contra los medios independientes. Desde el 3 de junio, cuando fui al Ministerio Público como testigo en el caso de la investigación de la Fundación Violeta Barrios, por mi labor como docente, más de treinta personas han sido detenidas, entre candidatos presidenciales, líderes estudiantiles, empresarios, campesinos. , diplomáticos, defensores de derechos humanos y un periodista que fue enviado a la cárcel por interrogar a Ortega en las redes sociales.

Con tres leyes aprobadas a finales del año pasado que penalizan el ejercicio del periodismo y que los fiscales utilizan para intimidar durante los interrogatorios – la favorita es la que castiga las «fake news» o los ciberdelitos – los reporteros han optado por no firmar más sus artículos para proteger su seguridad. Es un hecho que se puede ver en todos los medios del país. El reportaje se realiza a escondidas, como se hacía en los patios de las antiguas iglesias con el periodismo llamado catacumbas en la época de Somoza.

En 2001, Daniel Ortega se comprometió a respetar la libertad de expresión y firmó la Declaración de Chapultepec, una iniciativa de la SIP. A la derecha, el autor de este artículo cuando era un joven reportero. Foto de archivo / LA PRENSA.
Ceux d’entre nous à l’extérieur continuent le travail tout en préservant notre intégrité, mais si quelque chose nous unit dans les deux cas – journalistes au Nicaragua et à l’étranger – c’est l’engagement d’informer et de documenter lo que pasa.

Si bien las presiones pueden resultar en citaciones a la fiscalía o visitas inesperadas de civiles a mi casa, como la que ocurrió el 6 de agosto al mediodía, cuando se identificaron como policías al tocar la puerta y dijeron que estaban tratando de Confirmo mi dirección porque me entregarían una citación para presentarme esa misma tarde – nuevamente – a la Fiscalía, pocas horas después de enviar una solicitud de investigación periodística a la presidencia. De confirmarse, probaría una vez más la instrumentalización de la acusación y su falta de vergüenza.

En varios casos, desde hace meses, los convocados se encuentran detenidos a los pocos minutos de salir de la fiscalía en un acto abominable de intentar silenciar al crítico, utilizando el poder de la fuerza. No quiero someterme a todo esto. Con total libertad, seguiré informando sobre Nicaragua donde quiera que esté. Agradezco a las fuentes que nos han ayudado a investigar este sistema político y les pido que continúen con nosotros compartiendo información relevante para informar a la ciudadanía de lo que está sucediendo de manera oportuna para que puedan tomar decisiones informadas.

Esta generación de periodistas, que ahora están siendo perseguidos, es una continuación de los que nos precedieron. Seguimos los pasos de Pedro Joaquín y Jaime Chamorro Cardenal, Horacio Ruiz, Danilo Aguirre Solis, maestros de generaciones. Hacemos caminos caminando. Me enorgullece pertenecer a Confidencial y ver cómo afrontaron todo, a pesar de la represión. En tiempos difíciles, su buen ejemplo a seguir es: trabajar duro profesionalmente, controlar la potencia. Como decía Saramago, citado a menudo por Sergio Ramírez, al escribir piedras, «no es mi culpa que salgan monstruos de vez en cuando».

* Este artículo fue publicado originalmente en español en Confidencial y traducido por Havana Times.