El mayor desastre lo provoca la ignorancia - Prensa Libre

una oportunidad para reencontrarnos – Prensa Libre

Este mes, Centroamérica celebró doscientos años de independencia del Imperio español. Aunque a diferencia de lo que sucedió en otros países y regiones del mundo, no fue el resultado de guerras y luchas sociales, dio a las provincias coloniales la posibilidad de convertirse en repúblicas y forjar su propio destino.

Hoy es relevante preguntarse: ¿qué hicieron los países con la autonomía que les confiere la independencia? ¿En qué medida las sociedades han podido crear oportunidades de desarrollo y bienestar? ¿Cuál fue el papel de las élites en este proceso? ¿para tratar?

Responder a estas preguntas es esencial para hacer un balance y medir los desafíos que enfrentan los países de manera significativa y responsable. Según el Sexto Informe del Estado de la Región (2021), el Bicentenario de la Independencia sumerge a Centroamérica en la peor crisis de las últimas tres décadas debido, por un lado, a la convergencia de discrepancias históricas y tendencias desfavorables en materia de desarrollo sostenible. el desarrollo humano y los graves retrocesos en el ámbito político-institucional, y por otro lado, los graves efectos de la pandemia.

Cualquiera que sea el significado que se le dé al bicentenario, su conmemoración es un momento oportuno para evaluar críticamente nuestro futuro como repúblicas independientes y evaluar los desafíos y oportunidades compartidas.

Los países de Centroamérica están hoy fuertemente entrelazados por dinámicas sociales, económicas, ambientales y políticas que se entrelazan y se influyen fuertemente entre sí. De esta condición surgen desafíos y oportunidades comunes, frente a los cuales el margen de maniobra de cada país, actuando por separado, es muy limitado.

A diferencia de otros países o regiones del mundo que cuentan con grandes yacimientos de petróleo y materias primas muy valoradas en los mercados internacionales, las fortalezas de los países centroamericanos para promover su desarrollo son su rico patrimonio natural y su población. Además, la región cuenta con ecosistemas, cuencas e importante infraestructura compartida: 11 puertos internacionales en la costa del Pacífico y 14 en el Caribe, 20 aeropuertos internacionales, el Canal de Panamá como centro neurálgico del comercio mundial y una carretera que recorre 5.470 km. entre Nuevo Laredo, en México y Yaviza en Panamá.

El Istmo Centroamericano posee valiosos bienes que hoy deben ser reconocidos y revalorizados para, en una de las situaciones más complejas de su historia contemporánea, promover el desarrollo y el bienestar de su población. Hay tres temas críticos en los que la acción regional es necesaria y particularmente importante: la compra conjunta de vacunas para acelerar el proceso de vacunación que requiere la reactivación económica y social de la región, la definición de un protocolo de gestión migratoria, incluida la migración masiva. transregional y emprender acciones colectivas para fortalecer la democracia y la protección de los derechos humanos.

Sin estas acciones, Centroamérica no tendrá las condiciones de estabilidad social y política que necesita para generar confianza y estimular el crecimiento económico. Enfrentar los desafíos y aprovechar las oportunidades de Centroamérica es una responsabilidad compartida, pero quienes ocupan posiciones de liderazgo social, económico y político tienen un compromiso indelegable y decisivo para evitar convertir esta aspiración en frustración y perpetuarla. ganadores y perdedores de los beneficios y oportunidades del bienestar y el desarrollo.

* Informe del estado de la región del coordinador de investigación


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *