Volver al punto de partida doscientos años después

Volver al punto de partida doscientos años después

«… Tan pronto como ocupó el puesto codiciado,

en marzo de 1531, Castañeda dejó caer la máscara

y siguiendo el ejemplo de su antecesor (Pedrarias Dávila),

era tan despótico y rapaz como aquél … «

JD Gamez (1888)

Después de haber alcanzado los doscientos años de independencia frente a España, los resultados no pueden ser peores: Nicaragua está sometida al mismo régimen despótico al que los gobernadores provinciales de la colonia condenaron a los pueblos originarios. Bajo la dictadura de Ortega, nos remontamos a la época en que los seres humanos, privados de todo tipo de derechos reconocidos, eran despedazados en lugares públicos por perros de presa. De la mano de Ortega volvimos a tiranosaurios colonizadores sin restricciones ni garantías. Tampoco hay rastros del régimen republicano que los supuestos héroes intentaron iluminar hace dos siglos. Doscientos años después, no hay nada que celebrar.

Antes de 1821, Nicaragua contaba con figuras sanguinarias como gobernadores como Pedrarias Dávila, Francisco Castañeda y Rodrigo Contreras, entre otros lamentables recuerdos. Los cronistas de la época coinciden en destacar el trato inhumano infligido a la población por quienes, en tierras de Centroamérica, gobernaron en nombre de la Corona española, a pesar de los decretos y certificados emitidos por los propios Reyes Católicos para proteger los derechos. de los indios.

Pero así como los gobernadores españoles de la provincia nicaragüense ignoraron el cuerpo doctrinal incluido en las leyes de la India promulgadas en el siglo XVI y siguieron sometiendo a nuestros pueblos, así los jerarcas de Ortega actúan en el presente, violando todos los tratados y convenciones contenidas en las normas internacionales. derecho de los derechos humanos, para oprimir a los nicaragüenses.

Hace doscientos años, las autoridades coloniales se comportaron como señores feudales de la horca y los cuchillos en tierras que veían como reservas privadas, miles de kilómetros y meses de navegación desde la metrópoli. Han actuado sin respeto por la dignidad de personas que nunca han consentido ser gobernadas con tanta crueldad. Fueron vistos simplemente como materiales consumibles, sin valor; pueblos enteros diezmados, vendidos en los mercados de Panamá o Perú. Había personajes abyectos como Martín Estete, el esbirro más viejo de Pedrarias, que tenía su propio zapato para herrar a los indios que eran llevados a trabajar como esclavos en las minas, en el campo o donde lo juzgaran los señores.

Los opositores políticos aguardaban el club, la decapitación, el destierro o las mazmorras del actual soberano. No había frontera en la geografía de Centroamérica y el Caribe donde las personas, rivales o competidores molestos no fueran desterrados en un intento de eliminarlos del medio.

En el siglo XXI, en Nicaragua, regresamos a esa época sin leyes ni derechos. Ortega actúa como si el país fuera de su dominio, sin otra ley que su voluntad y sin más derechos que los temporalmente otorgados por su gracia. Nadie, absolutamente nadie, está seguro en ningún lugar, en casa o en el trabajo, en el campo o en la ciudad. La única certeza es la incertidumbre de ser acosado, acusado y encarcelado bajo las acusaciones más ilusorias, sin más evidencia que la sospecha inspirada por el odio y la paranoia.

Como en los regímenes fascistas, todos somos culpables hasta que se demuestre lo contrario, y en tal situación cualquiera puede desaparecer durante 90 días en condiciones de absoluto aislamiento, sin habeas corpus ni otros manjares inventados por «los intrusos que buscan derrocar la revolución». Además, durante los últimos días se ha sabido que sus rehenes han sido sometidos a las más crueles torturas psicológicas, como privación del sueño, interrogatorios varias veces al día, mala alimentación, negativa a tener horas de sol y otras inhumanas. condiciones de detención. Todo esto con el único propósito de quebrar la moral de los internos, para obtener la evidencia que autocumple las profecías de los verdugos y sus amos. Los sicarios ya no usan cascos ni espadas, visten uniformes y pistolas.

En el ámbito de la libertad de expresión, el retroceso no ha sido menor. La persecución de la prensa independiente, incluido el saqueo de estudios por CONFIDENCIAL, 100 por ciento noticia, el cierre de El Nuevo Diario y La Prensa, así como el encarcelamiento de periodistas por el simple hecho de ser periodistas, trajeron a Nicaragua de regreso al período colonial antes de la promulgación de la Constitución de Cádiz, según la cual la primera Se fundaron artículos periodísticos en nuestro país.

En todas las líneas de la historia comparada entre el período colonial anterior a 1821 y el actual, la diferencia con los gobiernos de esa época es que la dictadura de Ortega no tiraniza en nombre de una potencia extranjera, aunque sí se comporta como una fuerza ocupante. que trata a sus compatriotas como vasallos.

Como bajo el yugo colonial, los derechos humanos han perdido todas sus condiciones: no son ni universales ni individuales. El pueblo de Nicaragua no se ve a sí mismo valioso por ser humano, ni por ser nicaragüense. Simplemente fueron confiscados por la dictadura, ya no son derechos del pueblo. Finalmente, al no reconocerlos, no se les confiere validez jurídica y, menos aún, significación moral.

Al pulverizar los derechos civiles y políticos que sustentaban la condición de ciudadanía, la dictadura también anuló los cimientos del régimen republicano, cuya principal seña de identidad es el origen electivo del jefe de Estado. Sin embargo, con la derogación de facto del derecho del ciudadano a elegir y ser elegido, también se cancelaron todas las posibilidades de realizar elecciones libres y competitivas, gracias a las cuales todos los nicaragüenses pudieron participar en pie de igualdad en la selección del titular de la régimen presidencial. .

En tal estado de cosas, incluso si el dictador se elige a sí mismo el 7 de noviembre para cumplir con un trámite inútil, no honrará la fundación de Nicaragua como república independiente hace 200 años. Puede erigirse como gobernador neocolonial o como rey de su feudo, pero no tendrá la legitimidad para ser reconocido como presidente de la república. Sin libertades cívicas, no hay ciudadanía y sin ciudadanía con derecho a voto, no puede haber jefe de Estado que encarne a la república.

Doscientos años después, hemos vuelto a donde comenzamos con la misión de reconstruir el país, una vez más; coser la empresa, una vez más; y rehacer el Estado una vez más, pero esta vez sobre la base de la justicia y sin impunidad. Sísifo comienza de nuevo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.