Monseñor Silvio Báez: "un gobierno que no sea fruto de la voluntad popular no es legítimo"

Monseñor Silvio Báez: «un gobierno que no sea fruto de la voluntad popular no es legítimo»

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio Báez, destacó que «un gobierno que no es fruto de la voluntad popular no es legítimo», y que la única forma de mantenerse en el poder requiere «miedo, represión y manipulación de justicia ”, que causa dolor y pobreza, reflexionó en su homilía del domingo.

El prelado dijo que al igual que Jesús preguntó a los discípulos: “¿Quién decís que soy? A nivel social y político, también es importante preguntarle a la población: «¿Quién dices que soy, cómo lo estoy haciendo? ¿Qué debo corregir? Y añadió que “en un mundo de mentiras, el que dice la verdad es perseguido, silenciado; en un mundo de injusticia, los justos son repudiados e incluso condenados a muerte ”.

El propio Báez ha sufrido ataques del poder político en Nicaragua por denunciar violaciones de derechos humanos contra la población. En efecto, esta semana, Daniel Ortega calificó a los sacerdotes como «terroristas de sotana» y «demonios de sotana», durante el acto del 37 aniversario de la Dirección de Operaciones Especiales de la Policía, y les reprochó no haber levantado barricadas durante las protestas contra su Gobierno en 2018 Anteriormente, también se había referido a ellos como “Fariseos”. Asimismo, la vicepresidenta, Rosario Murillo, los llamó “los demonios visionarios del mal”.

Báez señala que «hay muchas personas que pronuncian el nombre de Jesús, pero con su vida demuestran que no lo conocen». Estas personas hablan de amor, pero se adelantan, «complicando la vida a los demás con nuestro egoísmo y nuestras desmesuradas ambiciones». Hablamos de paz, pero hacer vivir angustiados a los demás, imponerse y silenciar sus voces de mil maneras, hablamos de hacer justicia, confundirla con venganza, condenar injustamente a los malvados en el amor. Cómodo para sus propios intereses. (…), él dijo.

En la misma línea, el obispo de la diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, recordó que la Iglesia tiene muchos fanatismos, gritan como esta gente de la época -bíblica- ante Cristo y Barrabás: ‘Vayamos a Barrabás, y crucificar a Cristo (…) ‘”, recordó el obispo, ante el resurgimiento de los ataques del régimen de Ortega y sus fanáticos, que desde 2018 han agredido a sacerdotes y creado campañas de difamación.

Esta semana, la maquinaria de propaganda de la dictadura acusó a varios sacerdotes de «interferir» en la vida política, entre ellos Monseñor Álvarez, Monseñor Silvio Báez y el Padre Edwin Román, párroco de la Iglesia de San Miguel de Masaya, en a través de un documental colgado en sus medios. cuentas.

Basado en el Evangelio de Mateo, Monseñor Álvarez dijo: “Feliz eres cuando te insultan, te persiguen y dicen todo tipo de calumnias, porque esto también se hizo con tus padres”, declaró el prelado.

La pandemia golpea a Nicaragua

Monseñor Álvarez también subrayó en su reflexión de este domingo que la población nicaragüense está sufriendo el embate de la pandemia. Mencionó que la enfermedad golpeó de manera “inesperada, impensable, inimaginable, con el dolor y sufrimiento de cientos de miles de infectados en nuestro país; algunos hospitales superpoblados, y muchos otros, sufren en el anonimato y el silencio de sus hogares, y todos también sufren de soledad (…) ”.

El repunte del covid-19 afecta a todo el país; sin embargo, la gente informó que en el norte el contagio era más evidente. Hospital San Juan de Dios, en Estelí, confirmado entre 150 y 200 murió en agosto, mientras que la Iglesia Católica sufrió la muerte de al menos cinco sacerdotes bajo sospecha de síntomas de covid-19 en el mismo mes, y más de cinco están actualmente luchando contra la enfermedad.

“La cruz de los más serios, de los intubados, de los inconscientes, por esta enfermedad, de los que luchan y luchan por la vida, y algunos luchan y luchan contra la muerte. Y la enfermedad que padecen los que no son tan graves, pero sí todos aislados de sus seres queridos, familias igualmente impotentes, incapaces de hacer nada ”, declaró el sacerdote.

Cabe mencionar que hasta el momento el brote de covid-19 no ha sido reconocido por el Departamento de Salud, que si bien ha aumentado el número de casos semanales que admite, solo reconoce una muerte por semana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.