Alaba y Lucas Vázquez someten a Barsa al Camp Nou - Prensa Libre

Alaba y Lucas Vázquez someten a Barsa al Camp Nou – Prensa Libre

Barsa salió en busca del Madrid desde el principio, ansioso por complacer a un Camp Nou prácticamente lleno, que ahora estaba de vuelta en todo su esplendor por primera vez desde la pandemia.

Así, los primeros veinte minutos estuvieron marcados por un claro dominio local, hasta que el conjunto blanco empezó a estirarse y Vinicius activó por banda izquierda para empezar a sembrar dudas en la defensa del Barça.

En su primera aparición en el área, el brasileño reclamó un penalti por un empujón de Miguenza que el árbitro no concedió. Y poco después, el Barcelona tendría la primera oportunidad del partido en un partido por la izquierda de Memphis que acabó con el balón en las botas de Dest.

El extremo estadounidense, que hoy volvía a actuar como extremo, envió inexplicablemente el balón a las nubes con Courtois prácticamente vencido.

Y es que hay al menos tres certezas en esta vida: que todos moriremos algún día, que el agua se moja y que el Barça de Koeman ha tocado menos que el equipo del manicomio.

Todo lo contrario al Real Madrid, que en su primera llegada impecable a la media hora solo tuvo que hacer cuatro pases en un bloqueo para que Alaba disparara con la zurda a Ter Stegen para llevar el marcador al 0-1.

Ancelotti, que repitió el once que batió al Shakhtar, fue claro en la trama desde el primer minuto, resistiendo los tímidos asaltos de su rival y lesionando el contragolpe.

Piqué logró igualar poco después, pero cabeceó demasiado en un córner de Memphis, y Alaba cubrió un disparo de Ansu Fati, asistido por Jordi Alba, poco antes del final de la primera parte.

Koeman pasó al banquillo en el descanso, trayendo a Coutinho por Mingueza, retrasando a Dest a un lado y pasando del 4-4-3 al 4-2-3-1, con el recién ingresado delantero brasileño actuando en el medio del campo. . El mismo retoque que había hecho el técnico holandés, sin mucho éxito, cuatro días antes, en la Champions League ante el Dynamo de Kiev.

Sin embargo, el Barça salió con más ambición que el Real Madrid al inicio de la recuperación pero, como muchos partidos de esta temporada, volvió a ser un deseo y yo no puedo.

Los de Ancelotti, a gusto en el redil, dejaron la usura al rival, y aún podrían condenar dos acciones de Benzema. La primera fue una volea pasada la hora en que el meta alemán se detuvo y diez minutos después el francés tropezó sobre la línea de meta y no pudo completar una asistencia de Mendy.

El Barcelona, ​​en cambio, solo se acercó a la portería de Courtois con un disparo de Dest y un cabezazo del recién ingresado Agüero, ambos desviados.

Con el paso del tiempo, el Barça buscaba desesperadamente la igualdad pero Piqué no pudo rematar un centro de Memphis y, mientras reclamaba un penalti, el Madrid montó su enésimo contraataque.

Esta vez fue Asensio, que acababa de refrescarse, parado solo frente a Ter Stegen. Y eso desvió su disparo a las botas de Lucas Vázquez, que no perdonó el segundo.

En la siguiente jugada, Kun marcó el gol de casa en pura acción de ‘9’, pero ya era demasiado tarde para el equipo de Koeman. El Madrid ha vuelto a asaltar el Camp Nou en otro emocionante clásico, pero ha perdido algunos pasos en cuanto a espectáculo y talento se refiere.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *