Guatemala aún no está en condiciones de masificar las pruebas diagnósticas - Prensa Libre

Guatemala aún no está en condiciones de masificar las pruebas diagnósticas – Prensa Libre

Guatemala lleva 20 meses lidiando con el coronavirus y sigue sin poder brindar a la población un acceso masivo a una prueba para saber si tiene el virus, a pesar de que existe una legislación que facilita los recursos y los procesos de obtención de diagnósticos.

La Ley de Emergencia para la Atención de Covid-19 ordena a las entidades de salud adquirir 1,552,000 pruebas y destina Q556 millones para ellas.

De ese dinero se han invertido 225 millones de Q, entre suministros médicos y pruebas, pero no hay un desglose exacto de cuántas pruebas hay, según el eurodiputado Orlando Blanco, presidente de la Comisión de Seguridad Social.

Incluso la aparente mala gestión y planificación del Ministerio de Salud dejará una gran cantidad de recursos sin utilizar para responder a la pandemia.

“El presupuesto se cerrará el 20 de diciembre. Esto significa que no habrá movimientos financieros. Esto implicaría que el Ministerio de Salud, antes del 15 de diciembre, tendría que hacer ajustes de cuotas para el resto del año. Creemos que habrá una infraejecución muy fuerte. Ahora hay 1.870 millones de Qs sin ejecutar y alrededor de 800 millones de Qs dejarán de ejecutarse ”, advirtió Blanco.

Según él, la ley de emergencia no ha sido bien utilizada por las autoridades sanitarias, porque habrá dinero que podría haberse utilizado para atender mejor a la población.

Quejas por falta de pruebas

Actualmente, los centros de salud que realizan pruebas gratuitas de detección de coronavirus operan según un horario que no se corresponde con el de la población trabajadora, ya que es exclusivamente durante la jornada, de lunes a viernes.

La actual crisis económica, por la propia pandemia, imposibilita que muchos paguen por un laboratorio privado, donde tendrían que destinar Q300 para pruebas de antígenos, lo cual es incierto, o hasta Q1,000 para PCR., Que es más confiable.

Este problema ha existido en Guatemala desde la llegada del covid-19 y continúan las denuncias por falta de acceso a las pruebas, según datos de la Defensoría del Pueblo de Salud de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH).

“Las pruebas no han sido universalmente accesibles. No solo hay limitaciones en los horarios, sino también en los días. La mayoría de los servicios de atención médica no se presentan los fines de semana, y ese es solo un problema más con la falta de acceso a las pruebas. Recuerde también que más del 60% de las pruebas se concentran en el departamento de Guatemala. En las últimas semanas hemos recibido alrededor de cinco denuncias a la semana por falta de acceso a pruebas ”, dijo Calderón.

Mal y tarde

En lugares donde se dispone de pruebas, los resultados no son inmediatos, lo que podría hacer que muchas personas asintomáticas continúen con su jornada laboral normal y expongan a sus colegas a infecciones, debido a la ineficacia del sistema para responder de inmediato.

Los síntomas del covid-19 pueden durar más de dos semanas, tiempo durante el cual a veces es igual que una persona conozca su resultado, según Óscar Chávez, investigador del Laboratorio de Datos.

“Varía mucho dónde se hace y el tipo de prueba. Si haces una prueba rápida en la capital, tal vez al día siguiente o unos días, recibes el resultado, pero si lo haces dentro de la República, peor si es el PCR, puede tardar una semana para dos. También influye si se hace en público o en privado, pero eso es parte del problema, porque el acceso a los diagnósticos debe ser el mismo para todos ”, dijo.

Mala estrategia

Que la ley de emergencia sanitaria no se utilizó correctamente no es la opinión exclusiva de los diputados de la oposición. Sofia Montenegro, de la organización Diálogos, también señala deficiencias en el uso de esta regla.

Montenegro no solo designa al Ministerio de Salud, pues considera que esta es una respuesta común que todas las entidades estatales, lideradas por el ejecutivo, deben resolver.

“A diferencia de otros países, donde el liderazgo ha sido asumido por el Órgano Ejecutivo y se ha observado un efecto positivo en el proceso de inmunización, aquí lo que debería ser un consenso es que la política más importante de la pandemia es acelerar la vacunación. No es algo sectorial, debe ser multisectorial y multinivel, para incluir a los actores públicos, la sociedad civil y el sector privado. Todo esto podría mejorar la gestión ”, enfatizó.

Rechazar las críticas

Eliú Mazariegos, director del sistema global de salud, explicó que no existe una centralización de las pruebas diagnósticas, como señalan otras fuentes.

Indicó que el Ministerio de Salud distribuye estratégicamente las pruebas, para evitar que una región del país falte y así tener una respuesta adecuada a la enfermedad.

“La asignación de pruebas se realiza según la incidencia de casos detectados durante el año y se realiza un promedio de la cantidad asignada a cada departamento. Decir que las pruebas están centralizadas no es así ”, enfatizó.

Respecto al hecho de que los horarios para acceder a una prueba no están adaptados a toda la población, indicó que se puede obedecer al poco personal que tiene cada centro de salud, pero recalcó que hay «instrucción» de que las pruebas se realicen todo el tiempo de atención.

“Nuestro propio personal es el que viene y hace estas pruebas. Por lo general, solo establecen un tiempo específico para las pruebas, pero la instrucción que se ha dado de manera centralizada es que las pruebas están disponibles durante sus horas de operación como centro de salud. Esto se les repitió una y otra vez, para que las pruebas se pudieran realizar durante todo el horario de funcionamiento de las redes de servicio ”, explicó el gerente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *