Los cargos de "conspiración" solo tienen evidencia "falsa"

Los cargos de «conspiración» solo tienen evidencia «falsa»

El Ministerio Público, controlado por Ortega, acusado del delito de «conspiración para socavar la integridad nacional“A 30 opositores, incluidos 28 en prisión y dos que abandonaron el país. Para dos abogados penalistas consultados por CONFIDENCIAL Estas acusaciones son «inconsistentes» y la evidencia presentada «es falsa» porque no prueba ningún delito.

El coordinador de Acción Penal, Boanerge Fornos, explica que el motivo principal de estas detenciones fue «inhibir a los posibles candidatos» de los opositores y por eso fueron detenidos bajo la «Ley de Defensa de los Derechos. Del pueblo a la independencia, soberanía y autodeterminación». por la paz ”(Ley 1055), una nueva ley de un solo artículo destinada a allanar el camino para la reelección de Daniel Ortega y Rosario Murillo. Luego de 90 días de una supuesta investigación, fueron imputados por delitos contenidos en el Código Penal de Nicaragua.

“Los delitos amparados por la ‘Ley de Soberanía’ ya estaban establecidos en el Código Penal desde 2008. Crearon una ley, cuyos delitos podían ser perseguidos, demostrando persecución penal por motivos políticos, a través de la instrumentalización de las instituciones del Poder Judicial”. él menciona.

Para el profesor y abogado penalista, María Asunción Moreno, la primera gran inconsistencia «es haberlos detenido en base a una ley que no tiene carácter penal, ya que la Ley 1055 no regula ningún delito».

Moreno considera que los cargos penales que ha presentado la Fiscalía del régimen contra líderes opositores y profesionales independientes carecen no solo de base legal, sino también de sentido común y pruebas, pues es evidente que se trata de actos de «juicios políticos».

«Las pruebas no muestran nada»

Entre los imputados por esta ley se encuentran los candidatos presidenciales Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro, Miguel Mora y Medardo Mairena, quienes, antes de ser detenidos entre junio y julio pasados, anunciaron su intención de postularse a la presidencia en las elecciones de noviembre. Próximo.

El abogado Maynor Curtis, defensor de los presos políticos, detalló en una entrevista para el programa Esta semana que, hasta el momento, la Fiscalía no ha podido probar los presuntos delitos de lavado de activos o conspiración contra el Estado de Nicaragua, de los cuales se imputan 40 opositores, y por el contrario, ha resaltado que las pruebas que presentan son certificados de validación de jueces, testimonios de policías o personas que «no pagan nada» a la investigación.

El artículo 31 del Código Penal establece que “existe conspiración cuando dos o más personas acuerdan cometer un delito y deciden realizarlo”. Si bien el artículo 410 especifica que atentan contra la integridad nacional “quien comete actos que tiendan a atentar o dividir la integridad territorial de Nicaragua, a someterla total o parcialmente a la dominación extranjera, a socavar su carácter de Estado soberano e independiente”. .

Para el Dr. Moreno, “La prueba ofrecida por la Fiscalía no guarda relación con los hechos alegados”.

«Cuando ve en las acusaciones la narración de los hechos, se da cuenta de que los hechos no constituyen, desde ningún punto de vista, actos que tengan como objetivo dividir el territorio nacional o poner parte del territorio al servicio del dominio de un extranjero ”, dijo.

Fornos valora que los hechos imputados no figuran en el delito por el que se les imputa yDónde. “Se les acusa de denunciar, en ejercicio de su derecho, las graves violaciones a los derechos humanos que sufre la población nicaragüense. No pidieron ninguna intervención, preguntaron qué establece el derecho internacional humanitario ”, menciona.

“Es lo mismo que hicieron los sandinistas en su lucha contra la dictadura de Somoza cuando acudieron a la OEA a denunciar las múltiples violaciones de derechos humanos. Ahora no conocen este mismo derecho a denunciar ”, insiste.

Los dos juristas coinciden en que los «injustamente procesados ​​no han cometido actos que tengan por objeto afectar al Estado o al pueblo nicaragüense».

Sanciones e inhibiciones

El abogado internacional de Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro, Jared Ganser, denunció la realización de una «audiencia secreta» contra los dos ciudadanos. Patrón que se repitió con el resto de los 34 presos políticos presos en el marco electoral.

“Es tan horrible como espantoso que Félix Maradiaga y Juan Sebastián Chamorro hayan sido acusados ​​de cargos políticos tan flagrantes que pueden ser encarcelados. Como si no fuera lo suficientemente malo (Daniel) El régimen de Ortega ni se molesta en hacer que el proceso parezca legítimo. Representa claramente el ataque más flagrante y frontal a la democracia y los derechos humanos en el mundo ”, denunció la defensora.

Para el Dr. Moreno, la aplicación de la sentencia dependerá del artículo del Código Penal que se aplique al imputado. Si son declarados culpables en virtud del artículo 410 de “atentar contra la integridad nacional”, pueden ser condenados a 10 o 15 años de prisión. Mientras que en el caso de una condena en virtud del artículo 412 por «provocación, propuesta y conspiración», las penas serían de 5 a 10 años de prisión.

“Lo principal que quieren es inhibir a cualquiera que se les oponga. Creo que esta es la principal sanción que quiere imponer el régimen ”, dijo Moreno.

El coordinador de Acción Penal, Boanerge Fornos, lamenta que «lo terrible aquí es que serían sanciones ilegales e inmorales porque el proceso penal es falaz y no tenían derecho a defensa».

«Estas personas son procesadas injustamente sin haber cometido actos destinados a afectar al estado o la sociedad., porque las sanciones que otros países han pronunciado soberanamente están dirigidas exclusivamente a funcionarios del gobierno de Ortega-Murillo. Solo les afecta a ellos personalmente, no al resto de los ciudadanos del país ”, dice.

En tanto, Moreno advierte que existen cargos en los que se señala incluso a una persona por conspirar contra la integridad nacional, lo cual es técnica y legalmente «insostenible» ya que se necesitan dos o más personas para cometer este delito.

«No veo cómo se pueden desenvolver estos procesos políticos, porque son desde un principio con detenciones ilegales, procesos de persecución, criminalización de la disidencia y la única solución legal posible es la declaración de nulidad de todo esto», dijo el abogado penalista. .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *