FUNIDES

BCN eleva sus proyecciones de crecimiento para 2021 entre un 5% y un 7%

El Banco Central de Nicaragua (BCN) anunció que el Producto Interno Bruto (PIB) creció un 9,9% en el primer semestre del año, elevando su pronóstico de crecimiento anual, del 4% al 6% inicial esperado, entre el 5% y el 6%. 7%, según declaraciones del presidente de esta institución, Ovidio Reyes, en el programa de televisión Estudio TN8.

«Este 9,9% tiene sentido, porque se compara con el período anterior de 2020, cuando la economía cayó drásticamente», dijo un economista que optó por el anonimato para evitar represalias contra su entorno familiar.

Los datos del Banco Central también muestran el Índice Mensual de Actividad Económica (MAEI, que sirve como precursor del PIB), creciendo 16,7 por ciento en junio, mientras que las exportaciones de mercancías en julio sumaron 312,7 millones de dólares, para crecimiento interanual. en un 27,6%, después de finales de julio de 2020, a 245,1 millones.

En los últimos años, el CBN se ha caracterizado por su optimismo en la presentación de sus proyecciones de desempeño, pues economistas independientes vislumbraban tasas de crecimiento inferiores a las propuestas por el oficialismo, atacado por un mal que cuestiona su credibilidad: la falta de disponibilidad de estadísticas. que permiten contrastar sus números.

Incluso si una nueva cuarentena desacelerara la economía nuevamente, como lo hizo desde fines de marzo de 2020, cuando el gobierno reconoció el primer contagio, informes de varios líderes empresariales, entre propietarios y directores de pymes y empresas medianas, sugieren que los niveles de consumo se mantienen. , al menos en artículos de las categorías más populares.

“Los bienes de consumo tuvieron un fuerte comportamiento comercial durante este primer semestre. Tengo la impresión de que hay una mayor circulación de efectivo en los últimos meses. El problema es que hay pocas estadísticas y, por lo tanto, es difícil identificar la fuente del crecimiento ”, dijo el presidente de una cámara de comercio adscrita al Consejo Superior de la empresa Privada (Cosep).

Agregó que “las empresas están tomando medidas más extremas, más similares a lo que se suponía que se haría en abril y mayo del año pasado. En general, vemos que llegamos casi al mismo nivel de enfermedad que el año pasado ”.

Su impresión es que «hay una fuerte demanda de productos de consumo», pero «con más cautela», en cuanto a la adquisición de bienes duraderos, como inmuebles, donde «la gente está esperando a ver qué pasa, antes de tomar decisiones importantes».

De hecho, el sindicato de desarrolladores señala que «el repunte (del covid-19) ha bajado las ventas», hasta el punto de que están considerando seriamente cancelar el programa que habían planeado en octubre.

Por otro lado, la venta de autos nuevos en agosto tuvo su mejor mes desde abril de 2018.Si se colocaron 300 autos nuevos por mes a principios de año, y 800 durante los últimos tres meses, para llegar a las 1000 unidades vendidas en uno. Este mes es una excelente noticia, tanto para ellos como para los bancos que los financian, a pesar de que la Asociación de Distribuidores de Automóviles (Andiva) ha decidido cancelar su salón presencial, que podría realizarse de forma virtual, a finales de este mes.

Diferentes formas de temor

La situación es bastante similar si se comparan bares o empresas que distribuyen bienes de consumo, como se explica. Emilio, que vende bocadillos, y ha visto morir a sus clientes, oa algunos de sus familiares, lo que a veces resulta en el cierre de las tiendas de abarrotes que operaban y en una caída en las ventas (y precios y comisiones) para él.

La situación es diferente para Lenín Gutiérrez, propietario de la empresa de paquetería ‘Ya Llegué’, que opera en Rivas, cuyas operaciones han crecido de 30 a 40 entregas diarias hace unas semanas, a 60 pedidos en la actualidad, porque «la gente muestra más miedo». , porque esta cepa sería más mortífera «que la que provocó la epidemia de 2020.

«La pandemia está aumentando nuestro volumen de negocios, pero preferiríamos que los centros de entretenimiento cerraran, para detener la tasa de infecciones», preguntó.

Raúl Valdez, quien entrega paquetes a Managua (en su mayoría comida de restaurantes tradicionales y restaurantes de comida rápida), explicó su percepción de que el resultado del aumento de contagios no fue el mismo que en mayo de 2020, cuando “Los pedidos fueron despedidos como locos porque la gente tenían más miedo ”, comparó.

“Este año, hasta ahora, la gente sigue pidiendo, pero en menor cantidad. Lo que veo es que corren el riesgo de irse ”, aunque su criterio es que el comportamiento de las personas está marcado por su nivel socioeconómico.

“La gente siempre tiene miedo, pero lo que más importa son las clases medias, las clases medias altas. Quienes viven en las subdivisiones reciben pedidos en una mesa fuera de su casa. Nos llaman para decirnos dónde dejar sus pedidos y no pagan en efectivo, sino con tarjeta, mientras que la gente de los barrios presta menos atención a la prevención ”, dijo.

Finalmente, el gremio de turismo informa que “la actividad sigue deprimida. Los hoteles tienen una tasa de ocupación promedio de entre el 10% y el 14% ”, y predicen que esto se extenderá con el tiempo, ya que el rebrote ha aumentado el temor al contagio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *