El artículo 8 del estado de Calamidad podría atrapar la discusión para aprobar la medida – Prensa Libre

El artículo 8 del estado de Calamidad podría atrapar la discusión para aprobar la medida - Prensa Libre

El presidente Alejandro Giammattei ha enviado un nuevo decreto de estado de emergencia que está en manos del Congreso de la República.

Durante el fin de semana, los eurodiputados debatieron la medida en dos sesiones, durante largas horas, y ayer intentaron, por segunda vez, votar la emergencia nacional, pero fue en vano. A última hora de la tarde, el congresista Antonio Arenales, del Poder Judicial de Valor, interpuso un recurso ante la Corte Constitucional contra el Pleno del Congreso para suspender el proceso de tres lecturas del estado de Calamidad y ser aprobado. O impreso en sesión.

Si bien muchos legisladores coinciden en que el estado de Calamidad permite restricciones a la movilización de la población, el tema de las compras sigue siendo motivo de controversia y podría obstaculizar la aprobación del Decreto 8-2021.

La semana pasada, un grupo de médicos encabezado por el presidente del Colegio de Médicos y Cirujanos de Guatemala, Jorge Ranero; El epidemiólogo Edwin Calgua y la infectóloga Iris Cazali presentaron una serie de propuestas a Giammattei y a los líderes del bloque parlamentario que priorizaban la necesidad de un toque de queda que estaría vigente a partir de las siete de la tarde, siendo más restrictiva la convocatoria de fines de semana.

Los directores de los hospitales de San Juan de Dios y Roosevelt también se reunieron con la Comisión de Bienestar del Congreso y explicaron que un estado de emergencia para comprar medicamentos no sería la solución porque hay escasez global.

Por ello, al recibir el decreto ejecutivo, los legisladores no parecieron satisfechos aunque, a diferencia del decreto anterior, que desaprobaron en agosto pasado, se agregó en esta ocasión un apartado que aseguraría la transparencia en las compras de compras.

«Sabemos que hay una necesidad urgente porque hemos hablado con los directores de los hospitales y con los médicos que han venido al Congreso», dijo la diputada del Partido Valor, Lucrecia Palomo, quien acogió con satisfacción la inclusión de este decreto en el artículo 15 del controlador. Cuentas Generales (CGC) para generar verificaciones y auditorías en el proceso de compras.

Lea también: ¿Cuáles son las nuevas restricciones en Guatemala publicadas en el Diario Oficial?

Artículo octavo

Carlos Barreda, de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), fue contundente al decir que no apoyan el estado de Calamidad a pesar de que se hacen cambios. «Esta ya es una medida tardía, no recoge muchas de las recomendaciones que han formulado los médicos, se limita a compras incontroladas y restringe garantías», dijo.

El artículo 8 del Decreto 08-2021 autoriza al Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social y al Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS) la compra o adquisición de bienes, obras de ampliación y acondicionamiento de hospitales operativos, servicios y suministros exclusivamente para la prevención, diagnóstico y tratamiento de la emergencia sanitaria provocada en el país por la pandemia provocada por el virus SARS-CoV-2 y sus variantes.

Según se detalla, las compras y contratos se realizarán de manera competitiva, solicitando ofertas electrónicas a través del sistema Guatecompras. Si no se recibe ninguna oferta dentro de las 24 horas, se puede realizar una compra directa.

La lista básica de bienes, servicios y suministros que se pueden adquirir bajo esta modalidad abarca desde medicamentos como Tocilizumab y Remdisivir, que se utilizan para el tratamiento del covid-19, hasta servicios de publicidad en medios.

Además, se ofrecen brigadas masivas de detección y vacunación -que arrancaron el viernes pasado-, la entrega de kits a la población y la masificación de pruebas diagnósticas.

«No necesitan un estado de calamidad para hacer esto», respondió la diputada del Partido Bien Evelyn Morataya.

El parlamentario agregó que este decreto no incluye medidas económicas dirigidas a proteger el sector turístico, las micro y medianas empresas o la economía informal.

“El confinamiento que solicitaron los médicos no se refleja en el estado de Calamidad, no solicitaron estado de emergencia para compras. Tampoco se trata de restricciones para los feriados nacionales, no se mencionó nada sobre las antorchas ”, agregó.

Óscar Chinchilla, diputado de la bancada de Compromiso por la Renovación y el Orden (Creo), agregó que discutirían cambios para que lo aprobado no sea modificado por el Ministerio de Hacienda.

“Hay que poner mucho énfasis en la regulación, porque luego vas al Ministerio de Hacienda y allí cambian muchas cosas que entran en el decreto. También es importante tener un precio máximo ”, dijo.

Lucrecia Hernández Mack, parlamentaria de la bancada de Semilla, coincidió en que el fortalecimiento del plan de vacunación a través de las brigadas anunciadas que también probarán a quienes presenten síntomas de covid son «medidas de llenado» que se pueden implementar sin ella. estado de emergencia.

“Coincidimos en que estamos dispuestos a apoyar las medidas restrictivas, aunque pensemos que son insuficientes, porque todavía es demasiado tarde. En lo que no estamos de acuerdo es en el artículo 8 porque es un lío, es un enfoque confuso y abre la puerta al saqueo ”, explicó.

Para Sonia Gutiérrez, del banquillo de Winaq, el artículo en cuestión sigue siendo ambiguo. «La cuestión de las compras es una cuestión bastante compleja en estados de calamidad porque es el factor que produce dudas, son fuentes de corrupción, no genera confianza dada la poca credibilidad que tiene la institución a cargo, que en este caso es el Ministerio de Salud ”, dijo.